Pero, ¿donde están los “pastores”? (1ª parte)

Pero, ¿donde están los “pastores”? (1ª parte)

(Nota necesaria)

(Nota.- Los pastores utilizan un cayado, o báculo, sobre el que se apoyan y les sirve de guía, y distintivo de su profesión, y con esa ayuda conducen el ganado.

 

Del diccionario de R.A.E. de la Lengua:

 

1 Bastón grueso, generalmente de madera, y con el extremo superior curvo que se usa principalmente para conducir el ganado. “cayado de pastor”.

 

  1. Báculo pastoral de los obispos).

 

Volvamos al encabezamiento…

Porque es necesario no “perder el hilo, ni el ovillo…”para llegar a una conclusión que, al menos, nos haga pensar un poco.

(INCISO.- No es costumbre nuestra, “conducir mirando siempre por el espejo retrovisor…”(palabras de D. Carlos Hugo, q.e.p.d.) en una charla informal, que este Buen Rey nunca hablaba -seriamente “informal”- cuando hablaba de política…Y por lo mismo, los que con él tuvimos la suerte de aprender, podemos hacer nuestras, el sentido, y la razón, de estas sabias palabras…) Y, así…

Recorrer un poco “a vuela pluma” las experiencias vividas, y por tanto aprendidas, hoy nos vamos a ocupar de saber donde andan -si es que están en algún lado- que suelen estar. (Pero siempre en el “otro”).

Ha dicho algo la “Conferencia Episcopal Española” siquiera no sea más que un comentario, pero, eso si, que no ponga en peligro “el pesebre”? (NOTA.- Curiosamente solo se acuerdan de él, en según que “altas instancias”, y de que en uno, así de humilde -que no es el suyo claro- nació el Redentor, cuando llega la fecha de la Natividad). Digo ha dicho algo contra la “violencia de genero”. Algo contra esa barahúnda, que asola cada verano, y ENSUCIA, y llena de VERGÜENZA, la tierra española? Contra esa gentuza, de aquí y de allá, que hace de España -y eso lo advertimos, y lo pueden leer, y su fecha, en el, adjunto, “MANIFIESTO DE CANTAVIEJA. que la J.N. del R. publicó advirtiendo de ese “disfrute democrático” que supone -para algunos bolsillos eso si- esos “aquelarres” de cualquier signo, que se anuncian a “bombo y platillo” sobre todo la cantidad de dinero con que, algunos, se lucran. Digamos -con todo respeto- que cada uno se vista como le dé la gana, ¡pero que se vista! pues las calles son de TODOS, y no solamente de los que se lucran con esos “felices eventos”. Y que lo único que cuentan son los euros, o dólares, o  lo que sea, que dejan en algunos bolsillos…

¿Dónde está del decoro?

Donde el respeto que esos -ellas y ellos- exigen a los demás?

Donde están los “pastores” que deben cuidar del rebaño? Sea este de donde sea, y venga de donde venga?

Donde las enseñanzas que pretenden hacer creer, cuando ellos mismos, son parte -interesada- del conjunto?

(INCISO.2.- Su “báculo” ha dejado -con alguna honradísima excepción-  de ser “guía” para el rebaño que dicen guiar (?)y proteger (?). Una vez, en un “Aplech”-reunión de los carlistas catalanes, en la Sagrada Montaña de Montserrat- un hombre, un hombre honrado: D. Juan Casañes Balcells, q.e.p.d., lo dijo, y denunció públicamente -corría el año 1976- rodeados como estábamos por las “F.F. de Orden Publico”, a esta “jerarquía de pastores” recordando como… “…esa misma actitud -igual que la de ahora, digo yo- que adoptaron durante la II República, condujo al asesinato más de 13.000 sacerdotes y religiosas….” Yo estaba allí).

Dicen las Escrituras…

“Yo conozco a mis ovejas, y mis ovejas me conocen a mi…”

(Evangelio de San Juan 10 11-18)

¿Será por eso mismo, que, cada vez, hay menos gente en el “redil” llamado Iglesia, en los días de Culto?

¿Será por eso por lo que las ovejas, desearían tener, o encontrar, a otro nuevo “pastor”? Solo es una pregunta…

Cuando el “pastor” abandona a sus ovejas, y no corre a buscar a aquella que se ha descarriado, y no la trae, feliz, sobre sus hombros, y se alegra de haberla encontrado. Entonces ese “pastor” se convierte -seguimos las Escrituras de San Juan- se convierte en un “asalariado” que solo le importan sus emolumentos. Y “olvida” que no era su misión cuando llegó a ese puesto…Y solo le importa lo que cobra, sea de la forma que sea (prebendas, exenciones, áticos de 400 m2, o “palacios episcopales” servidos, generalmente por otras personas que -sin cobrar, claro está- valga la redundancia, está a “Su servicio” de buena fe claro, pensando que su entrega es la mejor manera de hacer ese servicio al que, su voluntad, y su vocación, les obliga). Y que, cada uno, desde su Libertad, elija el camino que, más o menos derechamente, le lleva hacia su meta…

No estamos en aquel aciago año de 1936, ni en los que lo precedieron. Hoya las cosas se hacen de otra manera, tal vez más sutil, llenándose, algunos muchos, la boca de “democracia” y “respeto”. Mientras, eso sí, su antiguo cayado, está -y está a la vista- es solo, tan solo, una muestra de connivencia, no diré con el lobo, pero sí más cercanos a él que al rebaño que dicen cuidar…

 

Y esta es mi modesta opinión.

 

Sulpicio Motilla Olmo

Director

LAS CLOACAS DE EUROPA…

“Las cloacas de Europa…”

(Podríamos decir: el “hoy” de España”?)

No sin dolor, amigos lectores -pues necesario es llamar a las cosas por su nombre- y con amargura infinita, nos toca hablar de esto.

Chesterton, en sus escritos, nos habla de la “modernidad”, de la sociedad actual, no solamente la nuestra, la de aquí, si no también de la que está asolando al occidente actual (cuyo exponente se puede ver en ese, sufrido pueblo norteamericano). Y lo hizo ya hace muchos años, aunque no tantos (total era el siglo XX, no hace pues tanto…) Cuando decía:

“…pero carecemos del valor necesario para calcarnos en el tiempo fuerte del paganismo. Y solo hemos copiado, de él, su DECREPITUD…”

                                                             (Chesterton)

Sabemos de que estamos hablando. Verdad?

Porqué cuando a las gentes sencillas -entendiendo como tales a aquellas gentes, todas, que aman sus tradiciones, a la tierra que les vio nacer, a la que sus padres amaron, y otros antes que ellos, se la “ningunea”, se la usa como “moneda de cambio” – cuando no se vende directamente, a “Fondos buitre”, hartos ejemplos hay- convirtiéndola en el “estercolero”, en el “depósito de detritus”, de otras naciones, o de otros “poderes fácticos”, generalmente económicos, de los cuales se aprovechan unos pocos -casi siempre los mismos, o sus “adláteres”, “allegados”, “siervos a sueldo”, arribistas, y otros, a los que ya, ni sus propios padres -si no son de su misma naturaleza- se dignarían reconocer, a costa de los demás, de los sencillos. Digámoslo claro:

De todos aquellos, a los mueve un Ideal Común

Hablamos de todos esos, indeseables. Sean de donde sean. Se cubran con el lenguaje, y la bandera, que se cubran. (Las banderas no nacieron para ese fin). Esos son los que convierten, a un pueblo, en “mercancía”, que se vende al mejor postor… Y con él, a su Patria, y a su tierra. O, a aquella que le acogió al llegar, y él -ella- la hizo suya con su esfuerzo, con su trabajo, con su amor de cada día, y su agradecimiento. De esos nadie habla. Y, los otros, cuando lo hacen son como aquellos fariseos que hablan las Escrituras… “sepulcros blanqueados”. Y dentro, lo decíamos al principio, el “detritus”, de una sociedad, cobarde y decadente, de la que nos habla el inigualable Chesterton. Pero, ¡ay! es el “signo de los tiempos”. Antaño hubo otros, que eran auténticos. Que representaban a TODOS. y TODOS, los sentían como suyos, y que nadie se atreviera a ofenderlos, porque era el verdadero lenguaje de todos. Y, cada uno, hacía suyo el del otro, pues para el otro era igual de importante que el propio…

¿Pero hay alguno de uds, amigos lectores que se sienta representado por una cloaca?

Eso está pasando, y todos los que no “miran para otro lado” -algún día habrá que hablar también de esos- lo sufren, sufrimos, en sus carnes, y lo que  es peor: en sus almas. Pues el cuerpo se pude curar… Pero ¿quien cura las heridas del alma? (¿Acaso esos “pastores” que se habla también un poco más arriba?)

Un poeta  (Rabindranath Tagore) por decir uno que, no siendo cristiano, si era un hombre sabio, escribió:

“El bien, puede aguantar derrotas… el mal, NO”

No nos rindamos pues. El “Rey Caballero, nuestro GRAN REY, D. Carlos VII, también dejo escrito en sus “memorias:

“Cuantas veces he oído decir… Todo se acabó. Y yo he pensado siempre: Haz lo que debas, y que sea los que Dios quiera…”

Pasará este verano -sus incendios, provocados, también- y llegará un nuevo invierno, y otras primaveras. Y otros, después de nosotros, que seguirán alzando bien alta, la Bandera, de la Justicia, de la Verdad. La bandera de todos aquellos que no miran para otro lado, sino DEL MISMO LADO. Y, nosotros, también, ESTAREMOS AHÍ:

 

Un fuerte abrazo. Los del Oriamendi.

“Qui te el cul llogat…” (refrán catalán)

“Qui te el cul llogat…”

(refrán catalán)

… no seu quan vol”

 

(Quien tiene su culo “alquilado”, no se sienta cuando quiere…)

 

Esto viene a cuento hoy, con esa “remodelación” de los “entes directivos” de algunos partidos políticos (incluidos -como no, y a causa de..- de las “bandas de mariachis”, y de otras un poco antes, del Congreso de los “disputados”.

 

No se piense en nada obsceno, porque, el sentido del refrán, no va por esos caminos, sino por lo del oportunismo de los “líderes”, y el SOMETIMIENTO, de los que los aplauden. Pretendiendo ocupar -o aspirando a ello- una “silla” en grupo directivo, o cerca de él. Siempre claro está, en una “silla” de designación previamente señalada, por el que “manda”. De ahí la moraleja de “no se sienta cuando quiere…” de ese simpático refrán catalán.

 

Y así hemos podido ver -y aguantar- como los principales “grupos de la oposición” han aumentado su “numero de sillas” para dar cabida a los nuevos “inquilinos” (Léase: nuevos “fieles colaboradores”, en otros tiempos, más o menos aciagos, llamados “cipayos”, o “mercenarios”).

(Cipayos: Soldado indio de los siglos XVIII y XIX al servicio de Francia, Portugal y Gran Bretaña. Despectivo: Secuaz a sueldo).

Con el único fin -claro está- de que la “Dirección General del Partido”, o sus llamados “Órganos directivos” sean absolutamente “leales” -mientras cobren, claro está- sus emolumentos. (Y, si se “sientan” lo hagan en el lugar designado… que para eso cobran. “Cipayos. Al fin y al cabo…”

Lamentables espectáculo,  a nivel mundial, para una “demoniocracia” madura, y responsable. (Pero este, amigos míos, es el juego del “Liberalismo democrático” que nos trajo Fraga Iribarne -recalcitrante ministro de Franco, recuerdenlo- y quien esto firma conoce de que habla, pues tuvo que estudiar, “textos” escritos por ese personaje, allá en los, ya lejanos tiempos, de la “democracia orgánica” que aquel “Caudillo, Centinela de Occidente”, nos ofrecía como la mejor de las maneras de hacer de España, un “país moderno”).

Y así estamos…

En fin, es esta “canícula veraniega” en la que nos encontramos, y a la vista del mes de Septiembre -más de lo mismo- y sin marcharnos de vacaciones (no nos las podemos permitir, por nuestra dedicación a lo que consideramos nuestro DEBER) deseamos, a TODOS, que pasen Uds., un buen mes de Agosto…

Que “desenchufen”, en lo posible, los “móviles” de las “noticias”, y las “teles” de las tertulias, y de la política, y tengan, al menos por unos días, unos momentos felices, con sus familias, con sus amigos, con toda la buena gente que aún queda mucha (G. a D.) y sean felices.

Ah! Cuando alguien duda, por nuestra escasez de medios, o por lo que sea de nuestros “avances” en la sociedad, y haciendo bueno, ya “metidos en harina…” que decía mi buen padre (q.e.p.d.) le responderemos con aquel otro refrán, esta vez vasco (o si prefieren: euskaldun) que dice:

“El que tiene buenas piernas no necesita caballo…”

“Hanka onak dituena, ez du zaldirik behar …”                                        ¡¡Féliz verano!!  Amigos.                                                                                                                            Oriamendi.

De las “bandas” y los “bandoleros”…

A los españoles.

Nos están robando, españoles. Una banda de forajidos que se ha apoderado del poder público para saquear a mansalva a la patria. Y creo que tenemos derecho a creer que el rey cobra su quiñón del botín, según uso de cruzada. Por algo dijo más de una mala vez que él sería rey destronado, pero no tronado. Y de aquí esa indecente comedia de hallarse secuestrado por la dictadura y de no tener con qué sustituir a sus reales bandoleros de tanda. Mas él tendrá que rendir cuentas de que no le redime el pasar por sus dedos febriles las del rosario en un ataque de atrición cobarde. Y en último caso que se vuelva contratado a Deauville.

Nos invitan a discutir y con moderación sobre principios, pero cuando unos salteadores nos están desvalijando la casa no hemos de ponernos a discutir con ellos del derecho de propiedad y lo que es el robo. Lo que apremia es arrojarlos y a poder ser por el balcón abajo. Las discusiones después.

Miente el doctor eso por causa de deshonor, castizo profesional de la uña sucia y de la boca aun más sucia de mentira, miente como un estafador que es, cuando dice que obedecemos a prejuicios doctrinarios de liberalismo. No invocamos la libertad, ni la Constitución, ni los derechos del hombre, ni los mandatos de la conciencia universal y sí nos mueve pasión es la de la justicia.

Cuando el señor Sánchez Guerra desembarcó en Valencia, de lo que habló fue de la fortuna que había fraguado en el ministerio con el chanchullo de los saltos del Alberche el duque de Tetuán, socio meritísimo de la banda de salteadores, todos a escote de granjería criminal.

Ante esa bajuna Asamblea a la que han ido a deshonrarse ciertos ciudadanos, algunos con hambre de notoriedad siquiera infame –otros, más advertidos, se han retirado a tiempo- no osó negar el cabecilla de la banda y caballero de industria, sus depredaciones. Dijo, refiriéndose a la de los teléfonos, que los generales –insultando así a los que no lo son de la banda- no tienen por qué entrar a examen de los términos de un contrato. Y él, entonces, ¿por qué hizo encarcelar al Sr. Ossorio y Gallardo después de haberle atajado una carta privada que dirigió a don Antonio Maura? Ya para entonces se había él entrevistado con cierto personaje cubano, Orestes Ferrara, que trató con él del contubernio telefónico.

Las cosas están tan claras ya hoy, españoles, que el que se confiese de la llamada Unión Patriótica, no es persona honrada; no lo es. Hay que negarle hasta el saludo. Es encubridor, si no cómplice, de ladronería. O es tonto de remate y menos lo merece, pues como tonto, comido de envidia y de odio a toda excelencia natural. Son la hez de los fracasados. Y los que abjurando de esa unión colaboran como sea con la tiranía depredatoria, peor que peor. Ni para criticarla bajo censura permite la honradez colaborar con ellos. No se le puede dejar al reo que presida el tribunal que ha de juzgarle. Ni se puede consentir que ejerza de poder ejecutivo el ejecutor.

Y no invoque la banda la Patria blasfemando. La patria no son ellos ni la persona. Como ladrones: traidores. Y de esto les acusamos, de ladrones, traidores ladrones. Nos están saqueando, españoles, y deshonrando a España ante el mundo civil y civilizado. Y, encima, el inri de las zafias y groseras majaderías del Primo ese. El pus mancha tanto como la sangre y nuestra España está manchada. Hay que limpiarla a raspa de legra. (*)

 

En Hendaya, al entrar en el sexto año en que fui arrancado de mi hogar por haber querido redimiros, españoles, de la infamia.

Miguel de Unamuno

Estas palabras de Miguel de Unamuno, poco cercano, y por lo mismo poco dudoso de su imparcialidad, se pueden citar, hoy aquí -cambiando algunos, bastantes, nombres que en ese escrito se dice- y que por innecesarios, y de sobras conocidos por todos, vamos a poner en esta “web”. Y que conste que no nos falta el valor ni la gallardía, para hacerlo, sino porque, a base de repetirlo -machaconamente- los “medios de difusión” cada día y a todas horas, creemos muy sinceramente que no hace falta.

Que el pueblo está harto de servir de “claca” (NOTA: La “claca” eran aquellas personas que, en los teatros, jaleaban al artista de turno -aparentemente emocionados por lo que había en el escenario- convenientemente pagados, eso sí, para mover a lo mismo al respetable público. Con la diferencia, de que hoy, encima, nos cobran a nosotros). No hace falta decirlo. Sabido es por TODOS.

De manera, que, con todo respeto, y si querer ser “caudillos” de nadie, si que deseamos, igual que muchas gentes de bien, que se acabe de una vez, este “sainete” (casi drama-comedia) que no están haciendo pasar, mires la “cadena” que mires, y que nos dejen tranquilos.

El MIEDO que tiene todos -o casi- todos, aun descalabro MONUMENTAL, si hay nuevas elecciones, les lleva a continuar con el (el “sainete”) sin saber porque no tienen ni idea de como acabarlo, y así estamos. En un país PARALIZADO, a expensas de cualquier tiempo -o viento que sople con cierta fuerza- y todo, y todo es TODO, se vaya al “garete”.

Por lo demás, en algunos libros, al verano, le llaman la “estación quieta”. Y para toda esa banda, este verano, lo más probable, es que sea el ultimo…

Tiempo al tiempo, amigos.

Nosotros, después de ya casi 200 años, prisa no tenemos.

                                              

                                                                                   Un fuerte abrazo

Los del Oriamendi.

 

(*) Legra= Instrumento quirúrgico que sirve para raspar -quirúrgicamente- la superficie de un tejido. Especialmente, el útero o los huesos, para eliminar sustancias adheridas, o extraer muestras para su análisis.

Llanuras de Castilla …

En el camino,

ilusión,

he llenado mis manos,

con tu sangre de virgen…

 

Te he amado,

como águila de paso…

 

-Páramos de Soria,

 

Meseta castellana…-

 

¡Nacerá un nuevo Albor!

 

-Libre-

 

En él, se verá España…

 

 

¡Díganlo los poetas

Cartas al Director…

Desde el gallinero… (porqué le escribo, Sr. director, desde este gallinero donde he pasado la noche) me ha dado por pensar -a veces, durante el “camino”- (voy andando “camino de Santiago”) y escucho las noticias, en mi transistor, o en algún albergue, que paro a descansar, y veo -un rato- la “tele”. Y me da por pensar…
“ELECCIONES” ¿de nuevo? ¡UY, que miedo! (debería decir, o preguntar: pero quien tiene miedo?) Y lo pregunto: ¿Quién tiene miedo a unas nuevas elecciones?
Serán, por, fortuna, esos -o esas- que no tienen “cromos para cambiar” (Aunque todos, con diferente color, son exactamente IGUALES). O aquellos que pretenden que se “olviden” que hicieron -y no hicieron más porque no pudieron- con la “Ley Electoral”, o la “Ley de Hont”, y que ninguno de ellos cuestiona -no les conviene- a día de hoy? O es que ya, más que hartos de lo mismo, los españolitos de “a pie”, esta vez si se van a quedar en sus casas, y la abstención va a ser morrocotuda?
El miedo, según el diccionario: Sensación de angustia provocada por la presencia de un peligro real o imaginario.
Ese es el MIEDO, así con mayúsculas, que tienen TODOS. Y todos son esos que acuden al pueblo -a pedir su “sufragio, cuando -como dice la definición del diccionario- “sensación de angustia por la presencia de un peligro real o imaginario..” .
Así es que, sr. Director, por no ponerme pesado, y para público conocimiento, le participo que: lo primero que le voy a pedir, a nuestro Santo Patrón Santiago, en cuanto llegue allí, que: de nuevo monte en su caballo, se de un “paseíto” por esta su España, y si conviene, que no la “cierre”, no. Que abra la puerta, pero para que se vayan -antes de que nos obliguen a echarlos- a TODAS ESTAS CUADRILLAS DE MANGANTES y MAL NACIDOS, que nos gobiernan, o que hacen “mangas y capirotes”, para que -pobrecitos nosotros- aun creamos que lo hacen todo por el “bien general”.
Muchas gracias Sr. Director

Antonio. En un lugar del “Camino”, una clara mañana de Junio…

Carta abierta …

Carta abierta…

(A un individuo que responde al nombre de José Jesús Rodríguez Elvira)

ACLARACIÓN necesaria: le llamo: individuo, y no “señor”, porque…

1º No le falto al respeto. Y porque lo de “señor” le queda bastante, bastante GRANDE, y a mi me gusta ser justo con todos lo que lo merecen.

2º Tampoco le llamo “Caballero”, porque no hallo, en él, ninguna de las cualidades que requiere la tal condición.

Dicho esto…

Ud. -ese tratamiento lo hago en uso de la buena educación de la que dispongo- se ha dedicado, en un panfleto que circula por la “red”, en “poner a caldo” a unas cuantas personas, entre las que me cuento. O sea que le contesto, públicamente -de la misma forma que ud. ha hecho- pues nada hay mejor que pagar con la misma moneda. Para responder, siquiera una vez (más sería demasiado para lo ud, y los que le mandan), zanjando así un asunto, que no merece más tiempo que el que tardo en responderle. Siquiera por alusiones.

Es ud. un individuo impresentable. Hágaselo mirar por alguien que no sean esos que le utilizan cono “ariete”, por si pudiera poner remedio a sus desvaríos. Cosa que, por otro lado, veo harto difícil, pero de menos nos hizo Dios. Y así, tal vez en vez de “rebuscar” en el pasado de personas, entre ellas yo, a las que alude -muestra inequívoca de su incompetencia, y de la de aquellos que le han suministrado todo ese “historial” de esas  a las que nombra- eso sí con nombres y apellidos- ¡que “gloria y valentía” la suya! y de ellos (otra muestra de que: lo único que les mueve son: la envidia, el rencor, y la incompetencia, y me dejo “algo -aún- en el tintero”). Y encima se “honra” con ello, si es que la Honra, así con mayúscula, la encontró alguna vez en su camino. Cosa que dudo.

Digo pues, y con esto termino (no es mi deseo gastar mi tiempo en sandeces semejantes), digo que: la próxima vez que se le ocurra usar mi nombre, lo haga dirigiéndose directamente a mí. Y, al propio tiempo, ya de paso, me nombra a sus “padrinos”, y quedamos y nos vemos, ud. y yo, “cara a cara”. O bien se abstenga de ello. No es mi misión servir de “mensajero  a sueldo”, como tal parece ser la suya, y, repito, de aquellos a quién sirve. Pero olvidaba -que cosas verdad- que no es ud. un Caballero y que, esas cosas le vienen, bastante GRANDES…

No le deseo nada malo, no es necesario, pero si, por mi buena educación, antes nombrada, debo cerrar esta “carta abierta”, con un -casi- “saludo cordial”.

 

Frdo. Sulpicio Motilla Olmo

Director

A los 20 días de Mayo de 2019

Un año más, MONTEJURRA.

Tal y como estaba previsto, el pasado domingo día 5 de mayo, un año más los Carlistas nos reunimos en la montaña sagrada de Montejurra para rezar por los que nos precedieron tal y como venimos haciendo desde 1939.

Este año había una grata novedad, poco antes de las 10 de la mañana, llegó a la falda del monte, abarrotada de boinas Rojas, Don Carlos Javier de Borbón Parma y su esposa. Tras saludar a los presentes, los reyes, acompañados por los carlistas, entre los que se encontraban la Asociación Oriamendi, con su Junta Directiva, comenzaron el ascenso a Montejurra, rezando las estaciones del viacrucis, y recordando especialmente a los tercios de Requetés a los que está dedicado.

 

Una vez en la cumbre, ya en la gruta del cristo negro, se escucho la santa misa, y finalizada esta, Don Carlos dirigió unas palabras a los asistentes. Unas palabras, primero de recuerdo y homenaje, y después de compromiso con las Españas y con el Carlismo. Un acto que quedará en el recuerdo de todos, que se volverá a repetir sin duda alguna, y que finalizó, como no podía ser de otra manera. Con el canto del Oriamendi.

La secretaría general.

Hablemos, hoy, de la HONRA …

 

Respeto y buena opinión que se tiene de las cualidades morales, y de la dignidad de una persona.

También: Cosa por la que una persona se siente enaltecida y orgullosa.

“Al Rey, la hacienda y la vida, se han de dar. Pero la Honra, no. Porque la Honra es patrimonio del Alma, y el Alma solo es de Dios.”

(“El alcalde de Zalamea”. Lope de Vega)

 

Que alguien nos tache de “retrógrados” -o “anticuados” que lo mismo tiene- nos deja, sencillamente “al pairo”. Que dicen las gentes de la mar… Son los actos nuestros de cada día, los que “hablan” por nosotros. En eso demostramos -sin esfuerzo alguno, de otra forma solo seríamos unos embaucadores- a nuestros coetáneos, que usamos de esa noble acción, y, con ella, cumplimos con ese sagrado deber.

No señalaremos a nadie. Los actos de cada uno hablan por si mismos, y por él.

El pasado domingo en la Sagrada montaña de Montejurra, nuestros Reyes dieron ejemplo de ello. Llegaron a la cumbre, Él y Ella, (nuestra sincera admiración, además del afecto con que saben que cuentan). Y honraron, allí mismo, a TODOS, los que fueron antes… Y a nosotros con ellos. Y no atisbamos cansancio alguno en su mirada. Allí en la cumbre, mientras S. M. el Rey, nos hablaba, dos águilas (o era el “Águila Bicéfala” de nuestro escudo?) volaban en círculo sobre nuestras cabezas… Una por cada uno de ellos? Nuestro símbolo allá en lo Alto, como muestra de nuestra VERDAD de siempre?) Fuera como fuera, allí estábamos los “leales”, en nombre de todos los que no pudieron venir también: Él, nuestro Rey -el único Rey- de España, el que no necesita, el “adjetivo” de “Légitimo”. Porque solo puede haber uno. También las vio, y lo señaló con un sencillo gesto a quién lo pudo ver…

Ayer, en la Sagrada montaña de Montejurra. Pusimos, en nombre de TODOS,  los que somos sus “leales”, otra vez manifiestamente claro, LA VERDAD, de cuanto se dice más arriba.

Y, como el Vizconde de Orbe, dijera en su día a D. Carlos VII, repetimos aquí, a nuestro Rey D. Carlos Javier

“Ayer, hoy, mañana, SIEMPRE, con Vos.”

 

Un saludo cordial, a todos los que nos leen

 

Los del Oriamendi