Editorial

Estamos oyendo, estos días -días de una inquietud, constante, y preocupante- por las calles de las ciudades y pueblos, no solo de Cataluña, sino también de otras tierras de España, unos calificativos, (de uno y otro, pues hay para todos los gustos –más diríamos nosotros –según el estado de ánimo de quien habla) refiriéndose a los comportamientos de muchos “líderes políticos”, y de sus seguidores, unos calificativos, que lejos de contribuir a la “calma general”, antes ayudan a enconar, rencillas, de unos contra otros.

No es bueno confundir las palabras, que no son lo mismo, y, si, solamente hacer una aclaración de los términos (para aquellas personas, no demasiado “duchas” en los términos utilizados). Dicho esto, sin pretender, otra cosa que la “adecuación”, si se nos permite, del término, de cada una de sus acepciones. Y que, cada uno, aplique, a su vocabulario, o voluntad, lo que mejor le plazca. La nuestra es la de que todo esto no fuera una razón –antes bien, los insultos son una “sin-razón” – para la vida cotidiana. Pues el respeto a la opinión, y más que a la opinión, a todas las personas -sea cual sea aquella – este por encima de toda diferencia –legitima – en su origen y en su pretendido, y noble fin. Suponiendo, en todo caso, que así sea ese fin.

Dicho esto… (Lo tomamos “prestado” de los diccionarios, de “uso común)

Mercenario

Un mercenario (del latín merces, – edis, «pago»), es un soldado o persona con experiencia militar, que lucha o participa en un conflicto bélico por su beneficio económico y personal, normalmente con poca o nula consideración en la ideología, nacionalidad, preferencias políticas o religiosas con el bando para el que lucha. Generalmente se les menciona como asesinos a sueldo, sicarios, etc. Sin embargo, cuando este término (mercenario) se usa para referirse a un soldado de un ejército regular, se considera normalmente un insulto a su honra.

El soldado, que representa a su nación, está dispuesto a luchar por una causa que es de su comunidad o país. Sin embargo, el mercenario lo hace solamente con ánimo de lucro. De ahí que a los mercenarios se les conozca también como soldados de fortuna.

También se les llama mercenarios a las personas que trabajan o actúan a cambio de dinero o de un beneficio personal, y sin motivaciones políticas, filosóficas, ideológicas o religiosas.

Cipayo.-

MILITAR Se refiere al soldado, o a la tropa, que sirve a un gobierno extranjero a cambio de dinero.

MILITAR despectivo: Mercenario, soldado a sueldo no pierdas el tiempo hablándole al cipayo de ideales y utopías

Y, no es, ya, hora de buscar responsabilidades en quien – sin duda alguna las tiene – pero nosotros pensamos, y creemos, que: después de todos los avatares – que sin duda alguna tienen una “naturaleza transitoria” – quedan SIEMPRE, las personas que forman los pueblos. Y que, esos pueblos, no deben, no deberían, cometer de nuevo, “errores heredados”. Pero si la cerrazón, y la tozudez, que no sirven sino a otros fines – sea cual sea el término utilizado – para designar a los responsables de un hecho, pero de fines, generalmente muy alejados, casi siempre, de lo que se ha dado en llamar “el Bien Común”, si ese es el fin… Entonces, ambos términos, tienen razón suficiente para ser aplicados, a quien se les quiera, o pueda, aplicar…

Y, nosotros, los del Oriamendi, somos, solamente, gente que tiene un Ideal, un Ideal de hermandad entre todos los pueblos. Entre iguales (“Inter pares”, que dicen los “Libros del Derecho Legítimo”, del “Derecho Natural” pues, quién pudo, no nos hizo iguales, en lo absoluto del término, pero si iguales, en derechos y libertades, y obligaciones), y por esa misma razón, si lo queréis calificar, hacednos el favor -o si no tampoco es importante- y dejadnos con ese Ideal, del que hemos hecho norma y conducta de nuestro “día a día”.

Un cordial saludo

El Equipo de Redacción

De las autonomías…

Estamos, Sr. Director, no el “espacio tiempo”, si en el “espacio mental” y “anímico”. Sobre todo después de ver –y oir – a los “medios de difusión”, en los primeros años, por origen y en los siguientes cien después, por la práctica, del siglo XIX. Año en que, en España, y en sus Reinos, Principados y Señoríos, se abolieron de “facto” y por la fuerza de las armas,TODAS LAS ANTIGUAS LEYES, que eran la GARANTIA, y la salvaguarda de sus antiguas Leyes y Privilegios.

Las Guerras Carlistas no fueron otra cosa que la RESISTENCIA POPULAR a ese atropello. Repetido en cuatro ocasiones (en la última, después de haber contribuido –los carlistas de todas las regiones –a esa victoria (ahora con “v” minúscula, vista la traición de los “vencedores”) que luego fue arrebatada, a todos, por la voluntad de un general, que no deseo, por conocido, nombrar aquí.

Vengamos al “ahora”, y a ese “rumor” que se escucha, primero tímidamente, y ya veremos si después a “bombo y platillo”, si se llega a abolir la Generalitat de Cataluña, a los restantes territorios –que les convenga –a saber: Navarra, País Vasco, y Castilla la Mancha. Cada uno con sus particulares modos, costumbres y culturas. Vengamos a ese “rumor” e intentemos, si quiera al nivel de lo posible –con la salvedad que da el “estar mosqueado” y visto lo visto –a averiguar, en el terreno de las posibilidades. Vamos a ello.

A quien “apuntan” los rumores? Veámoslo:

Navarra.- Antiguo Reyno de Navarra. (Esta “comunidad autónoma” ahora, negoció, con el gobierno de Adolfo Suárez, el AUTO ACORDADO de 1713, el mantenimiento del Fuero!) Fuero que nunca, nunca, nunca, ni el mismísimo “generalsimo”, pudo arrebatarles. (Luego han venido las “modernidades” y los “amejoramientos” –por la “parte que no suena” –del mismo). Y se han cambiado, para “mejorar y modernizar” las representaciones de los “valles” “anteiglesias” etc, que ahora es a través de los partidos políticos.

El “País Vasco” (otra “comunidad puesta en el “punto de mira” del gobierno del 155). El “Concierto Vasco” que permite que, en esa comunidad, no solamente sean más altos los salarios y el “nivel de vida”, sino que es una potencia –todavía lo es hoy –un lugar de España, donde el “nivel de paro” es sensiblemente menor que en el resto del país. Además de un control de los impuesto, y del propio gasto, que les permite, además de otras cosas, esa “proximidad” a sus habitantes y ciudadanos, para el mejor resolver sus problemas diarios. (Ya no existe la ETA, ni nada parecido, afortunadamente).

Y Castilla-la Mancha? Que tiene CASTLLA-La Mancha?

Pues tiene, primero, poca población. Y segundo muchos kms cuadradios de superficie. Gran variedad de productos agrícolas, puede ser fácilmente “colonizada”, cuando esos srs (?) del centro, quieran transformar en “Las Vegas” o en lo que les convenga, esa inmensa planicie. Pero, además un gobierno regional SUPERDEBIL, (PSOE- Podemos) que poca, o ninguna, oposición pueden hacer (no hablemos del PSOE, por no llorar, o por no insultar a nadie) si ese asunto llegara a producirse. O es que, alguno, con buena voluntad, puede creer que eso no se produciría, después de un “Bombardeo” incesante y machacón de las “ventajas” que supondría ser una “ciudad del ocio” –como ya se intentó con la Sra Esperanza Aguirre, con la nuevas “Vegas” de infausta memoria – estamos “viendo visiones”. Ud. Que piensa Sr. Director?

Y ahora, con dolor, a Cataluña…

Si aplican ese artículo, pasándose por el “arco del triunfo”, todas las precauciones –y todos los respetos –debidos, no será esta cosa, otra que: un “ensayo general” para lo que vendrá después. Y en eso están, sobre todo, sobre todo esos “adalides” de la “igualdad de todos los españoles” (Cs. Ciudadanos, o sus “jefes electos”). Mentirosos compulsivos de “flaca memoria” cuando se trata de cumplir las promesas que hacen a su electorado. Tener los mismo derechos, y las mismas obligaciones, no quiere decir ser, ni estar, “uniformados”. Y eso conviene que este, diáfanamente claro.

Hay, en la Plaza de los Fueros de Pamplona, un monumento a esas “viejas leyes” (Lege zaharra) que permite tener presente desde aquel lejano, ya 1713, ese “Pacto inter pares”, lo que un pueblo tiene derecho a consevar y mantener, con respecto a otros pueblos con los que comparte, historia y anhelos de ir, -cada día-, la vida de sus habitantes, no para ser la envidia, de los que le son limítrofes, sino para avanzar con ellos. Mientras estos mismos pueblos sean también fieles a si mismos, una Historia Común, un destino mejor, y un “ir hacia adelante”. La pérdida de esa libertad, por cualquiera de ellos, no será, si no el principio de un “efecto dominó” que acabara con todos, poco a poco, paso a paso, en pos de un centralismo jacobita, que nunca fue, NUNCA, la constante idea, y el primer sentimiento, de cualquier español, haya nacido donde haya nacido.

No comparto yo ninguna de las tesis “nacionalistas” tan en voga. Pero si entiendo que: humillar, como se pretende, a un representante de un pueblo –y eso no lo digo yo, lo han dicho esos “ganadores”, pues de eso es de lo que van –no es la forma, ni la manera, de querer llegar a acuerdo alguno.

Todos esos que “añoran” la vuelta a aquella modernidad, cuyas desgracias, aún estamos sufriendo. Y a sabiendas, que mi humilde opinión, les importa un bledo. Les diría: que un poco menos de arrogancia, egoísmo, y un algo más de generosidad con sus votantes, ya que sus conciudadanos, les importan un bledo (o menos)

 

Muchas gracias Sr. Director.

 

Más de lo mismo…

“Mientes tú, y quien te lo ha ordenado…”

(Capitán Comunero Juan Bravo. Castellano Leal.)

A: Carlos I. Guerra de la Comunidades. Castilla. Siglo XVI

Y, sin embargo la historia parece, repetirse – ¿O no?- en el siglo XXI.

En la “sacrosanta constitución”. Perdón! INTOCABLE -para los ciudadanos de a pie- Constitución, se dice que el Jefe del Estado, es el “arbitro” que debe ordenar, y, justamente, mediar entre las partes, con miras al mejor entendimiento entre las mismas… (También en el discurso que leyó, el ahora “emérito rey”, en su “proclamación”, y que se escribió en los “billetes de curso legal” entonces – ¿alguien guarda alguno? – se podía leer: “…para la Corona, y para todos los organismos del Estado, todas las aspiraciones son Legítimas. Y todas deben, por el Bien Común, limitarse recíprocamente…”.

Claro que aquellos billetes desaparecieron… (¿La “proclama” también? Pregunto)

Pues ha quedado, diáfanamente claro, que es así. En este siglo, recién comenzado. (Ojala! No lo necesitemos, entero, para “desfacer este entuerto”). Ojala!

Pues por más de una ocasión, y así se ha visto –y lo ha visto todo el mundo mundial – ese “arbitraje”, por el actual ocupante de la Jefatura, NO SE HA PRODUCIDO. No nos extenderemos en detalles que todos conocen. No hace falta. Pero lo que pueda venir, y ojala no sea nada irreparable – bastante habrá con arreglar lo estropeado – que lamentemos, los causantes, y los que no, todo este desaguisado, que se está produciendo. Y que, al parecer continuará, unos días aún.

Aquí, en Cataluña, no siempre se han hecho reivindicaciones independentistas. El “himno de “El segadors”, actual himno adoptado como “nacional”, era en su origen, una reivindicación social, como tantas otras, en tantos lugares de España y del mundo. Uno de sus “gritos” que sus participantes daban era: “Visca el Rei, i mori el mal govern!”. (“Viva el Rey, y muera el mal Gobierno”). Ese grito de entonces, no sería, hoy, posible, vista la alocución que, por dos veces, ha hecho – públicamente – el actual “Jefe del Estado”. Que, también se ha de decir, se hubiera comportado como un “arbitro”.

Hoy toma actualidad, aquello que, el “Comunero” Juan Bravo, dijo al emperador Carlos I, cuando en la Guerra de las Comunidades, y perdida esta, fue juzgado, y condenado, junto con otros dos Jefes Comuneros, que osaron enfrentarse, con el respaldo de su pueblo, no contra la autoridad del Rey, que no se discutía, sino contra leyes, y costumbres foráneas, que, sus consejeros le imponían.

No hay aquí gentes de afuera –por lo menos no a “la vista” –que hagan esa función de “consejeros” –no a la vista –pero si que, en algún lugar, alguien o algo, o la simple “no responsabilidad” que también “consagra” la constitución del 78, cuando dice: “…los responsables de los actos de la Corona, serán quienes los refrenden…”, no hace falta pues buscarlos. Pero sí que se pueden sentir defraudados –y muy defraudados –los que, de buena fe confiaban en esa mediación, o “arbitraje”. No es ese nuestro caso. Hablo de los carlistas. Que no esperábamos, aunque nos habría gustado equivocarnos, que fuera de otra manera.

(NOTA.- Hay quien esperaba un “apoyo”, distinto del logrado, de la Europa esa… Esa que no es una “Europa de los pueblos” sino de los Mercaderes. Y ahora tienen su respuesta. Lastimosa en Verdad. Ahora, y cada día más, se ve, cada vez más claro, cual es DEBER de cada uno…)

Un castellano Leal

Los aforados

(Datos obtenidos en la “red”) Son, por lo tanto, de “dominio público”.

¿Qué es un aforado y cuántos hay en España? En España hay actualmente casi 250.000 aforados, de los que algo más de 232.000 son miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad estatales o autonómicos, cinco de la Familia Real y el resto –17.603– pertenecen a instituciones del Estado y de las Comunidades Autónomas (políticos, miembros de las Carreras Judicial y Fiscal, integrantes de órganos como el Tribunal de Cuentas y el Consejo de Estado, Defensores del Pueblo estatal y autonómicos, etc.).

Cuantos hay en Alemania, Reino Unido, y EEUU? NINGUNO

En Portugal y Francia, el Presidente de la Republica y los ministros. (Vean y juzguen)

Estas personas no pueden ser juzgadas por los Tribunales Ordinarios. (Todos los ciudadanos son “iguales ante la ley…”) JA, JA, JA. Perdón!

(Cambiemos el “tipo de caligrafía”, para que quede claro, cual es el texto que “sale” de aquí. Para evitar confusiones y comparaciones, siempre inconvenientes…)

Y preguntemos, por preguntar (sin ánimo de que nos respondan, naturalmente): ¿Dónde están aquellos que, en su “programa electoral” tenían, por bandera, el FINAL DE LOS AFORAMIENTOS? y era su “estrella” conseguirlo.

¿Dónde están los “esfuerzos” que se llevaban a cabo en Andalucía?

¿Dónde, han quedado, los “no-acuerdos”, con el PSOE, si no se llevaba a término, la “limpieza de las instituciones”? Y no hablemos de otras regiones (Murcia, Valencia, etc. etc.)

¿Y las demás “promesas”?

Ah! Pero casi se me olvida, que todo esto es por “amor a la Democracia” y al “bienestar constitucional”. “Garante de la igualdad de todos los españoles, ante la Ley…” Ja, ja, ja. (Disculpen, por favor). Y por ese mismo “amor” (Hay “amores que matan…” dice la canción), que va a conseguir que aquí, en poco tiempo (¿Cuanto más?) Nos vamos a creer que estamos en el mejor de los mundos. Y si hace falta olvidar lo que se ha prometido, los compromisos que se adquirieron –no importa ya el tiempo transcurrido –pues nada. No pasa nada. (INCISO.- Los libros, algunos libros, recomiendan tener “capacidad de olvido”). No se preocupen uds., ellos predican con el ejemplo. Y son ¡tan felices! Porque no aprendemos?

Y los otros “compañeros de viaje”, hacía lo mejor de lo mejor, dónde están?

No deja de sorprender, a propios y extraños, la “resistencia pasiva” (No! Inexistente!) de sus mismos afiliados… (NOTA.- Confieso, humildemente, que: cuando empezó el siglo XXI, tenía, quien esto escribe, la ilusión, compartida con otras muchas gentes, de que se “abría” una nueva oportunidad para todos… Ay, dolor! El manzano es manzano, el gorrión, gorrión, y los im………, pues lo mismo. ¿Y, nosotros? También.

Y, puestos a preguntar, ¿Hasta cuando?

“Bienaventurados los dormilones, porque pueden, si pueden, soñar…”

“Éramos sonámbulos, queremos ser despiertos caminantes…”

(Zaratustra)

(Que así sea…)

Los “héroes anónimos” (in memoriam)

“Aquel día, él, retrasó.

Y, ella, empezó a preocuparse… (Total solo había ido buscar el pan, y a hacer la compra…)

Salió en su busca…

Lo encontró en la esquina, con la bolsa del pan, y la lista de la compra, que no había hecho, y los ojos arrasados en llanto… ¡No sabia regresar! (Los médicos, le dijeron que esto llegaría…)

Ahora cuida de él. Y sale, con él, a dar largos paseos, cada vez más cortos…

El, ya no le habla… Solo le escucha, y la mira…

El, ya no le sirve, casi ni la conoce…

Ella, le habla cada día, y, cada día saca, de su amor de ayer, la fuerza necesaria para el día siguiente… Y, así, todos los días.

Pongamos que hablo, de mi madre…

Muchas gracias Sr. Director

Espero no “salirme” de los limites establecidos,

Buenos días!

Espero no “salirme” de los limites establecidos, y que esta carta no sea molestia para nadie… Pero como catalán que soy, y amante de mis tradiciones, y mí pueblo -gentes y tierras- si desearía exponer mi opinión, sobre lo que está pasando en Cataluña…

Unos obcecados en “darse contra una pared”, que, otros han levantado, donde no la había.

Si hablan de “democracia” (o debiera decir “demoniocracia”, es que yo soy Creyente, sabe ud.) porqué no dejan que expresemos, libremente, nuestra opinión? La Libertad es un Don inherente al ser humano desde su nacimiento. En España, en el Reino de España, suma de otros, y con esos otros, vivió y convivió en paz y armonía, como hermanos, Cataluña, y el resto de pueblos. Solo la intervención de “Agentes extranjeros” (ingleses en el siglo XVIII) después otras organizaciones (masónicas, capitalistas y otras), y hoy los grandes “trusts”, necesitados de “atomizar” los pueblos -supongo que para su mejor dominio: “divide y vencerás”- han colocado a una gran parte de este pueblo mío, mis “paisanos”, y están enfrentado -con la ayuda de una “miopía interesada” y más cosas- a familias enteras…

No me extenderé. Apelo al “sentido común”, a la “Historia Común” de siglos y siglos de hermandad y convivencia entre los pueblos. De sacrificios compartidos. Y ahora, ha de ser, mi vecino, un extraño?

Muchas gracias

“Las fronteras”

Con ocasión de pasar unos días en tierras castellanas (Cuenca concretamente) tuve la oportunidad de ver, en un pequeño pueblo de allí, una “exhibición”, o “actuación” de una “Colla Castellera” catalana.

Durante la presentación, en la Plaza Mayor, y después de los intercambios de regalos, y pequeños presentes, y después del parlamento de las Autoridades, tomó la palabra el “Cap de Colla”, y, entre otras cosas dijo:

“…nunca es más grande un pueblo, que cuando se abre a                                                  otro pueblo…”

Tal vez convendría, recordárselas, a estos…, y a aquellos.

Muchas gracias, Sr. Director.

Nota

En este apartado, se publicaran las cartas que, recibidas en esta redacción, no contravengan los fines de esta Asociación, y se atengan a lo que se ha expuesto en el apartado: “Quienes somos…”. Esta redacción se reserva el derecho de extractarlas -según su longitud, no de manipularlas, ni alterar su contenido, en forma alguna- no se establecerá “contacto personal” con ningún remitente, ni será esta página, un “foro de debate”, entre comunicantes. Simplemente, como allí se dice, y así se expondrán al publico conocimiento. Muchas Gracias).

(Nuestro “correo electrónico”: asociación@oriamendi.org)

Lo hemos leído en los libros…

Yo no sé muchas cosas, es verdad. Digo tan sólo lo que he visto. Y he visto: Que la cuna del hombre la mecen con cuentos, que los gritos de angustia del hombre los ahogan con cuentos, que el llanto del hombre lo taponan con cuentos, que los huesos del hombre los entierran con cuentos, y que el miedo del hombre… ha inventado todos los cuentos. Yo no sé muchas cosas, es verdad, pero me han dormido con todos los cuentos… y sé todos los cuentos.

                                                                                                   (León Felipe)