Enterados de la próxima visita de Don Carlos Javier de Borbón Parma, a España, concretamente a Madrid, para el domingo 4 de noviembre, festividad de San Carlos Borromeo, día de la Dinastía Legítima, esta asociación, como entidad cultural e histórica carlista, se adhiere a los actos que serán los siguientes:

-A las 10:00 asistirá a la celebración eucarística en la parroquia de San Sebastián sita en el nº 39 de la calle de Atocha.

-A las 12:00 imposición de Cruces de la Legitimidad, en el hotel Trip sito en el nº 83 de dicha calle de Atocha

-A las 14:00 Comida de hermandad en el restaurante de “La Favorita” sito en el nº 25 de la calle Covarrubias.

Desde la Asociación Oriamendi, amigos de la historia del Carlismo, no solo nos adherimos a los actos, sino que hacemos un llamamiento al Pueblo Carlista para que acompañe a nuestro abanderado en los mismos, renovando una vez más, el pacto dinastía pueblo.

En un lugar de las Españas, a 18 de octubre de 2018.

La Secretaría General

Correo-e: oriamendicarlista@gmail.com

“España camisa blanca…”

(Una hermosa canción, que nos venia a recordar, y a desear, que todos somos iguales)      (Victor Manuel San Jose / Victor Manuel San Jose Sanchez)

 España camisa blanca de mi esperanza,

reseca historia que nos abraza,

por acercarse solo a mirarla…

Paloma buscando cielos más estrellados,

donde sentarnos y conversar.

 

España camisa blanca de mi esperanza,

la pena negra nos amenaza,

la negra pena deja plomo en las alas.

Quisiera poner el hombro y pongo palabras,

que casi siempre acaban en nada,

cuando se enfrentan al ancho mar…

 

España camisa blanca de mi esperanza,

a veces madre y siempre madrastra…

Navaja, barro, clavel, espada.

Nos haces siempre a tu imagen y semejanza,

lo bueno y malo que hay en tu estampa,

de peregrina a ningún lugar,

de olor a incienso, de cal y caña.

Quién puso el desasosiego en nuestras entrañas,

nos hizo libres pero sin alas.

Nos dejó el hambre y se llevó el pan…

 

España camisa blanca de mi esperanza

aquí me tienes nadie me manda,

quererte tanto me cuesta NADA.

Nos haces siempre a tu imagen y semjanza

lo bueno y malo que hay en tu estampa

de peregrina a ningún lugar…

 

(La cantó una hermosa mujer llamada Cecilia de nombre artístico. En un tiempo en que, la esperanza en que, el futuro, debiera ser mejor… En el “antiguo régimen”, el de antes de aquél que, hoy, llaman “emérito”…

 

Un cordial saludo

Los del Oriamendi

“El siglo de las luces…” (¿?)

Hubo un tiempo en la Historia de la humanidad, que se medía esta -la Historia- por los logros, y los avances que, esta misma humanidad, conseguía en adelantos, ya fueran en el Arte, en las Ciencias, o en los avances políticos de los pueblos, en relación con otros pueblos. (Que nunca fueron fáciles -ni tampoco “pacificas”- muchas de las veces… Pero bueno, aquí hemos llegado…)

Hoy, este año, y los anteriores, están “marcando” este siglo XXI, y ojalá en los venideros sea simplemente una anécdota -aún estamos a tiempo de que sea así- en esa Historia de la Humanidad, y por ende, del planeta tierra…

Se decía, al poco de “entrar” en la UE, y lo decía un “flamante socialista” (Borrell): “piensa globalmente. Actúa localmente…”. Lo recuerdan?. En “aguda visión” de lo que cada uno puede hacer desde su “parcelita personal”, si es que, como se dice en Cataluña, “no tè el cul llogat,  seu quan  vol…)” (quien tiene el “culo alquilado”, no se sienta cuando quiere…”). Bueno tras esta, pequeña “introducción”, vamos a “hablar localmente”. Entendiendo como “localmente” a esta “parcelita” llamada España, y , dentro de ella Cataluña.

Quién les habla, nacido castellano, de ancestros vascos, y descendientes catalanes -y a mucha honra desde allí hasta el futuro- tenía la buena suerte de estar entre gente -catalana- de mucho espíritu de trabajo, emprendedores, solidarios. Gente que hacía de su esfuerzo diario, una razón -y un ejemplo- para la vida. Hoy, esa buena gente, no se si está en otro planeta, o que ha pasado con ella… Pues desde hace un tiempo (desde la “era Pujol” para acá), la mayoría, está en “estado de desaparecida”. No es que haya cambiado el carácter, que no se cambia así como así, es que, sencillamente, no se la ve, si no es en plano personal, y tampoco demasiado, si atendemos a los “telediarios”, los políticos de uno y otro bando, de uno y “otro color”. Que, como siempre, van a lo suyo. Ya se sabe…

Pero lo que yo hecho de menos, en un pueblo como el catalán, que sean siempre los mismos, es decir: la “burguesía de la ciudad Condal”, los que “marquen el paso” al resto de habitantes del Principado. No nos cansaremos de decir que: CATALUÑA NO ES BARCELONA! QUE ES ALGO MÁS! Que una ciudad, solo es una ciudad! Y no un pueblo. Y todo lo que está pasando en BCN, y cuyo “reflejo” en virtud de unos cuantos años, de “enchufes, prebendas, y otras cosas -largas de enumerar- y alguna que otra falta se escrúpulos  ¡ ay la humana fragilidad ! de gentes que, sin ser “profetas en su tierra”, si que aspiran a serlo  (y bien que se aprovechan de ello) y son, como decimos en castellano, “más papistas que el Papa…” Y, sin llegarse a creer -porque no se lo creen tampoco ellos- hacen como “si, si”. Entre otras cosas, porque ya no está “bien visto” seguir “chupando” -y eso es lo importante- del “régimen anterior”. (O del que les puso ahí). Pero hablemos del “ahora mismo”.

Cuando entre ellos mismos -hablo de los independendistas, que los hay de muy buena fe, y eso no está en cuestión- no se ponen de acuerdo. Pues lo más importante para algunos de ellos es el “sillón” (y lo que conlleva). Pero ¿como se puede llevar adelante -legítimamente- una Causa en la que no se cree? Una Causa que, otros “compañeros de viaje”, -si uds quieren utópica actualmente- si están convencidos de ella. ¿Cómo puede ese “pirómano” de Torrá, decir una cosa, “llevar de la mano” a unos actos que, el común de los catalanes, y de los que vivimos aquí, reprobamos? Cuando hasta esos mismos “seguidores” suyos, lo abroncan, en su “parlament”, y le llaman lo que le llaman?

En una pagina anterior a esta se escribió:

“Cuando una Causa, para triunfar se ha de imponer, en vez de convencer. Esa Causa esta muerta…”

Y esa aspiración legítima, de algunas buenas personas -según ellas entienden la libertad-se ve impuesta por los menos, sobre los más, esa, deja de ser una causa legítima, para ser una tiranía.  Ahí no estaremos nosotros.

Pero hablábamos de los “apellidos” de los siglos…

Este, el XXI, por lo menos aquí, en España -si no le ponemos remedio- pasara a la Historia como “el Siglo de la Estupidez Supina”. Nunca la “estulticia” humana (Estulticia = grado máximo de la estupidez, según el diccionario) llegó tan alto…

Pero no solamente, por culpa de algunos catalanes, no se equivoquen uds. amigos lectores. No por eso, si no también, y por la misma razón, de esos “jovencitos” del resto de España, de raíz más que discutible -democráticamente hablando- que también están intentando, por todos los medios a su alcance, hacer -haciendo que hacen- la “contra” a estos de aquí, llegar a lo más alto del poder, y para eso, alguno ya habla de “la pistola encima de la mesa…”, y otros “corifeos” -al parecer “rivales de ocasión”. Pero, en esta, cómplices– usan, con un descaro digno de mejor momento, aquello que les conviene, contra quién sea, y “ayudando” a quién sea, para lograr sus fines…

Un pueblo como el catalán no puede caer en el engaño que, algunos de sus miembros, le muestran como una meta fácil de conseguir. Por muy legítima que sea.

(Veáse como, alguno -más honrado que muchos- desde la misma cárcel, les muestra que no es ese el camino). No entramos en eso nosotros. Nosotros hemos defendido SIEMPRE, la libertad. Y hemos combatido un sistema -el Liberalismo- que en 200 años solo ha traído, de la mano de los “papás espirituales” de estos mismos de ahora, y aún de ellos mismos -y no solo en España- desolación, guerras, ruina de los más en favor de los menos… Mentiras vestidas de “verdades a medias” (la otra “media” nunca te la cuentan). Y poca cosa más pues si algo hemos adelantado, siempre, y digo SIEMPRE, ha sido un caro precio -el supuesto beneficio- que hemos pagado los mismos…

Pongamos, si les parece, por el bien de nuestros hijos y nietos – y ellos de los suyos- el “fiel de la balanza”, en su justo medio…

“Pesemos, los “pros y los contras” (los beneficios y los perjuicios) pero no solo para unos años (las sociedades de los hombres no se hicieron para una “temporada”, como si de una “moda” se tratase).Son algo más: Son la HISTORIA DE UN PUEBLO, y, a la vez, su FUTURO. No pensemos solamente en nosotros mismos, y en nuestras -a veces legitimas- aspiraciones. Vamos a ir un poco más allá…

Y, seguramente, encontraremos en ese camino -andado con honradez, con “altura de miras”- a mucha gente -personas- que, igual que nosotros, pensando diferente, desean llegar al mismo fin.

Pensar diferente, no es -no debe ser- NUNCA, un motivo de enfrentamiento. Quien eso propugna, MIENTE, si dice que lo hace por el “bien común”. Y oculta sus verdaderas intenciones…

Mientras esto no sea así, en la mayoría de los casos, solo la improvisación (y detrás de ella la TIRANÍA) será el precio que habremos de pagar, TODOS.

Leí, en un libro, que escribió un “hombre sabio”:

“Más respeto para los hombres capaces, y ¡abajo todos los partidos!

                                                                                                                                   (F. Nietszche)

Tal vez deberíamos recordar esto, de vez en cuando, y buscar a los mejores, piensen como piensen. Y hagámosles merecedores de nuestra confianza. (Y de nuestra ira, si no cumplen con ese compromiso).

Un cordial saludo.

De las “libertades institucionales” (y de las otras…)

Permítasenos, antes de seguir con el tema anunciado, que:

La Libertad. Amigo Sancho, es el DON más preciado, que a los hombres dieron los Cielos. Con ella no pueden compararse los tesoros que la mar encierra, ni la tierra encubre. Por la Libertad, así como por la Honra se puede, y debe, aventurar la vida…”

                                                                               (D. Quijote de la Mancha)

Vengamos al “ahora mismo”. Es decir a lo que ayer, a propuesta de un determinado grupo político, se aprobó en el Parlamento de Cataluña (antes llamado el “Consell de Cent”, por ser este el numero de representantes de los habitantes de Cataluña). Y no somos nosotros los “corifeos” de grupo alguno, sea cual sea. Pero si que nos arrogamos -doscientos años de lucha nos avalan en esta afirmación- la obligación de: siendo fieles a la Verdad, defender, seguir defendiendo, ese “Don” que habla D. Quijote a su escudero…

Dicho esto…

Nadie, y nadie es NADIE, puede acallar la voz de un pueblo, en su LEGÍTIMO DERECHO, de acatar, o reprobar, Aquello que fuere en contra de sus mismas leyes. De sus costumbres, de su LIBERTAD, De ese “Don” que nos habla el sabio. Más, si tenemos en cuenta la Historia, y como -quien ocupa, hoy, el Trono de San Hermenegildo- obra. Enfrentando unos contra otros. En aras de una “legalidad” más que dudosa, y de la cual muchos de nosotros, no estuvimos, ni estamos, de acuerdo. Y de la que, por los intereses, no de todos, sino de unos cuantos “próceres” (que, en su momento, es decir cuando les convenga, cambiarán de nuevo. Exactamente igual que hicieron el siglo XIX, y no tan lejos, en el XX -ya pasado, y parece que fue ayer- cuando en aquella “democracia orgánica” del que entonces era “Jefe del Estado”, en un “referéndum” -libre por la parte aquella que “no suena”- se aprobó la sucesión a la “Jefatura del Estado” dejando al padre -hoy llamado “emérito”- de el actual ocupante) que, según les convenga a sus intereses, o a los de “sus” amigos…

Ese día, en que, al siguiente, ya se anuncian denuncias a la contra, por parte de los de siempre, lo que está, meridianamente claro,  es que es: un NUEVO ATENTADO,  contra esa LIBERTAD de TODOS.  Y en eso no estamos, ni estaremos NUNCA, de acuerdo.

Un sistema político, el que sea, ha de contar con la anuencia, o por lo menos con la complicidad, y el acatamiento voluntario de aquellos sobre los que se pone… Dice el buen rey Alfonso X, llamado “el sabio”, en la proclamación del “Fuero de Cuenca” (allá por el año 1260) en su “preámbulo”:

“… porque se fizo, con el consejo de homes buenos e sabios, e con agrado de aquellos sobre los que se puso…”

No somos unos “benditos”, “bajados de las nubes” -el Cielo para quien lo merezca- y sabemos que no siempre “llueve a gusto de todos…” Pero si sabemos, y exigimos al que este al frente del gobierno, y le recordamos: la PRIMERA OBLIGACIÓN de un gobernante, es: el bienestar de sus pueblos. (España es una “suma de pueblos”) la paz entre ellos. Procurar la mejor forma, dentro del respeto a sus particulares formas de ser y pensar, que sirva a la mejor convivencia entre ellos. Acaso Cataluña, y los catalanes, no han dado muestras a lo largo de un montón de siglos-desde el XV sin ir más lejos, y aún desde antes- de ese afán por convivir? Es que los catalanes, no lucharon contra Napoleón, y en Cuba, y en Filipinas? Y acataron -el pueblo de Cataluña- a unos “desgobiernos”, imbuidos por un Liberalismo, absorvente y centralista, cuantos sacrificios le fueron exigidos?

No hubo en el sigo pasado, y en el anterior, un REY LEGÍTIMO  (D. Carlos VII, que devolvió a Cataluña, así como a Valencia y Mallorca sus Fueros y privilegios). Y no hubo en nuestra ultima contienda civil, un Tercio llamado Nª Srª de Montserrat, y otros de otras tierras de España, que creyendo de buena fe, que su lucha iba a devolver a libertad a sus pueblos, dejaron muestras de heroísmo, y de entrega, para que luego, un general, “pateara” por su propia ambición, todos los compromisos adquiridos?

Pero no  iremos atrás. Aunque las “raíces” de las cosas, nunca están a la vista. Pero déjenme nombrarle, en justicia, a un catalán, pequeño de estatura, pero GRANDE, muy GRANDE, en su entrega y en su voluntad, en el Aplech Carlista, en la sagrada montaña de Montserrat -D. Juan Casañes Balcells (q.g.h.)- en el año 1977, es decir antes de esa “sacrosanta” constitución, ya defendió públicamente esa libertad de la que estamos hablando. Y anunció -él y otros- este “estado del bienestar” que, algunos, están disfrutando.

Pero no. hay que seguir manteniendo  a un individuo -no es esto una falta respeto verdad? Y si lo es, pues “amén”- que no es responsable de sus actos -según la “constitución”- solo porque,  a una parte de los “favorecidos del sistema” les sirva. Hay que “inyectar el miedo” entra la gente sencilla… (O esto, o el “kaos”. ¡Pero si ellos son el kaos! ) para seguir manteniendo una “especie de monarquía, en la que el rey -así con minúscula- ni reina ni gobierna ni es responsable de sus actos..” lo dice la “constitución. Eso´, srs. míos, será de todo menos “monarquía”.

¿Y si no es, puede alguien decirme para que la queremos?

Levante cada uno su bandera, la que sea, mientras en ella se vean, porque están:

El respeto a las demás personas, piensen como piensen.

La Libertad de ser y entenderse con otros pueblos. Más si con ellos se comparten: sacrificios, vida e historia común,  (En un pequeño pueblo manchego, con ocasión de una exhibición de “castellers”, el “cap de colla” dijo:

 Nunca es más grande un pueblo, que cuando se “abre” a otro pueblo..”

yo estaba allí. Ese era mi pueblo).

No vengan ahora amenazando a NADIE, por no acatar, aunque sea con toda la educación, y el DERECHO, a quién es el primero en faltar a él, por muy encumbrado que esté.

Hay un conocido aforismo carlista -nosotros los monárquicos por excelencia- que dice, refiriéndose al Rey:

Señor, solos somos tanto como Vos…, y juntos, más que Vos.”

Venga, de una vez, la LIBERTAD, la de Verdad. La que todos deseamos para Nos, y para los demás. Y, entretanto, divirtámonos -si es posible- con estos “símbolos actuales” de guiñol y pandereta.

Muchas gracias, amigos (as) lectores por haber llegado hasta aquí.

Sulpicio Motilla Olmo

(Director)

P.S. Dice el profeta (Isaias)

“…de las lanzas forjaran arados, de las espadas hoces,

                                                               y nunca más levantará su mano pueblo contra pueblo…”