Pueblo, Nación, Estado… (1ª parte)

Pueblo

Algunos hombres dicen que pueblo se llama a la gente menuda, así como menestrales y labradores, mas esto no es así, y antiguamente en Babilonia y en Troya, que fueron lugares muy señalados y ordenaron todas las cosas con razón y pusieron nombre a cada una según convenía, pueblo llamaron al ayuntamiento de todos los hombres comunalmente: de los mayores, menores y de los medianos, pues todos estos son menester y no se pueden excusar, porque se han de ayudar unos a otros para poder bien vivir y ser guardados y mantenidos.

(Siete Partidas, Partida Segunda, Título 10, Ley 1. Alfonso X el Sabio, Corona de Castilla, 1265).

Nación…

Conjunto de personas de un mismo origen étnico que comparten vínculos históricos, culturales, religiosos, etc., tienen conciencia de pertenecer a un mismo pueblo o comunidad, y generalmente hablan el mismo idioma y comparten un territorio.

Estado…

Comunidad social con una organización política común y un territorio y órganos de gobierno propios que es soberana e independiente políticamente de otras comunidades.

(También: Situación en que está una persona o cosa en relación con los cambios que influyen en su condición).

Así pues, siguiendo este orden, vemos que:

el pueblo es anterior a la Nación, y

que, la Nación, es anterior al Estado…

y que, este, el “Estado”, puede cambiar de forma, sin que se alteren los demás elementos que lo constituyen.

Así: Podemos cambiar la “forma de Estado”, sin cambiar, necesariamente, ni alterar la “composición humana” de sus miembros. Pues son anteriores a él.

Ahora mismo, en ESPAÑA, país de todos los que en ella habitamos y estamos, tenemos un “sistema de Estado” -palabra que llena muchas bocas de los políticos actuales, que no se quieren comprometer, por el momento, al menos no todos, con los cambios que se “detectan”, y que otros desean, y que, la mayoría, esta empezando a “atisbar” en el, no lejano horizonte- un “sistema de Estado”, basado en el principio de “Monarquía Parlamentaria”. Es decir:

Un sistema en que, el “Monarca”, ni “pincha, ni corta”, ni hace otra cosa que holgar, y vivir de una “asignación”, y “gastos pagados”, por el resto de las personas que formamos este pueblo. Esta nación. Es algo tan evidente, que no necesita aclaración.

Y ¿como hemos llegado aquí?

(NOTA.- Repasar la Historia en su totalidad, arduo trabajo, y un sin-fin de hojas para explicar algo, que está en la memoria de casi todos. Es decir de los últimos DOS SIGLOS. Es decir desde la irrupción del Liberalismo -fruto de la Revolución Francesa, la primera, pues en Francia, hoy en día, andan por la 5ª República- donde se “sentaron las bases” de todo lo que llegó después: capitalismo, comunismo, fascismo etc. etc.)

Pero, observemos que: dado que no se pueden cambiar los dos primeros elementos mencionados: pueblo y nación. Si que se cambia la “forma del Estado”.

Y así pasamos, de “monarquía” a “república” de aquí a “dictadura”, y hoy -bueno hace ya cuarenta años- a una “Monarquía Parlamentaria”. Es decir un “híbrido” entre una y otra. Con la particularidad de que: esta nueva “monarquía”,  es decir su titular, vive -o “sobrevive”, porque “vive encima de todos los demás”- sin ninguna responsabilidad. Como así “reza” en las leyes actuales. (Gozando, además, de inviolabilidad absoluta)

Y decimos que esto es un “híbrido” -fruto de un “apaño” – del mismo Liberalismo, pues que lo necesita, no como elemento decisorio, sino como “tapadera” y “cómplice”  del propio sistema de “estado liberal” (Pomposamente llamándose a si mismo: “demócrata”).

Y, entonces…?

DEMOCRACIA. Sistema político que defiende la soberanía del pueblo y el derecho del pueblo a elegir y controlar a sus gobernantes.

En este sistema de gobierno (hay seis -6- tipos de la misma, vamos a transcribir aquí la Democracia Liberal. Tipo 2), que es la más extendida en los países del “primer mundo”, entre ellos el nuestro, y que reza así:

En este tipo de democracia, los ciudadanos disfrutan de derechos y libertades, tanto individuales como colectivas, pluralismo democrático, tolerancia política, social y religiosa. La alternancia en el poder es requisito fundamental en este modelo. Además existe un modelo de control a los gobernantes, que les monitorea la duración del mandato”.

Ja, ja, ja… (Perdón)

(NOTA.- Ese “modelo de control” lo elimina, en su artículo 67.2. donde dice Textualmente: Los Diputados y Senadores no están sometidos al Mandato Imperativo.

Mandato imperativo:  En política, el mandato imperativo designa un modo de representación en el que los funcionarios electos tienen la obligación de respetar las directivas de sus votantes, sobre la base de la cual fueron designados, bajo pena de revocación.

¿Creen uds. que con esa premisa -en una “Ley Fundamental”- se puede confiar en un sistema como ese?

Ya dice el refrán castellano: “…que baje Dios, y lo vea” (Con todo respeto)

Y, entonces, que es un pueblo? ¿Dónde queda, el primer elemento del que estamos hablando?

(INCISO.- Todos los pueblos tienen poetas que les cantan sus glorias y sus penas. Todos los pueblos tienen “Héroes” y “leyendas” que les hablan de los tiempos de Gloria. Todos. Pero hay muchos “intereses creados” que convienen -a los que los detentan- que solo sean eso: leyendas, y cuentos para niños… De tal manera que, demasiadas veces, olvidamos lo que somos: PUEBLO. Y eso no deberíamos olvidarlo NUNCA.)

Aquí, en aquellos tiempos, hace ya cuarenta años, cuando todavía -en medio de una “transición política”, que así se llamó a esa “transformación” de una dictadura en otra- había esperanza de “ir a mejor”, una mujer, una poetisa de aquel tiempo,(Mara Ostiz, una navarra de los pies a la cabeza), lo aclaraba a quien quería oírla…

Un pueblo es…

Con una frase no se gana un pueblo

ni con un disfrazarse de poeta,

a un pueblo hay que ganarlo con respeto,

un pueblo es algo más que una maleta

perdida en la estación del tiempo,

esperando sin dueño a que amanezca.

 Con una frase no se gana un pueblo

ni con una palmada en su paisaje

ni con un aprender de su lenguaje

ni con una canción que impregne el odio

y que llene tu negocio…

 Un pueblo es,

abrir una ventana en la mañana y respirar

la sonrisa del aire en cada esquina

y trabajar y trabajar,

uniendo a vida, vida…

el ladrillo en la esperanza,

mirando al frente y sin volver la espalda.

 Con una frase no se gana un pueblo

ni con un disfrazarse de poeta,

a un pueblo hay que ganarlo frente a frente,

respetando las canas de su tierra,

que los retoños medren al cobijo del sol

esperando sin miedo a que amanezca.

 Ahora que llega el Año Nuevo, y que -psicológicamente- todo empieza, ¿empezaremos también, siendo los mismos, otro nuevo sistema para todos?

Os deseamos, a TODOS, Un feliz Año Nuevo. Los del Oriamendi.

Donde estabas tú´?

Donde estaba ese “Jefe del Estado”-intitulado “rey”- de todos los españoles? Donde?

Ah! si. En FI.TUR., en ese evento que ha de traer a las aracs públicas no se cuantos millones de euros… Para eso si hay tiempo. (Y para otras cosas también). Pero para acudir a un pequeño pueblo andaluz, donde unos centenares de personas -personas- se están dejando el aliento y la piel, para encontrar a un niño, caído en un pozo ¡dese hace casi diez días!

Para dar una palabra de aliento, a una familia, unos padres, destrozados por el dolor…

Para dar un abrazo a un motón de personas -humildes- que dan cuanto tienen, para ayudar a esos voluntarios, que hora tras hora, para eso no hay tiempo en la “agenda Oficial” por lo que se ve (y se nota).

(NOTA DE LA REDACCIÓN.- Cuando este escrito salga a la luz, es muy probable que todo haya terminado. Seguramente será así. Pero lo que no acabará, será esa falta de humanidad, por parte de los gobernantes -Ah! Pero gobiernan?- de cara a una familia que sufre, y con ella, muchos españoles, y de otras partes del mundo también, ante este drama que para nadie deseamos. Eso no acabará, pase el tiempo que pase… Y esto lo digo yo, basándome en la “sacrosanta constitución” donde dice: “…que de los actos del “Jefe del estado” serán responsables los que los refrenden. También de los que no hace? Pregunto.).

Y así. INDIGNADO, y no solo eso, si no más también, yo, bajo mi propia responsabilidad, humilde director de esta pequeña página.

DENUNCIO PUBLICAMENTE, a esas “autoridades”, donde haga falta, por

UN DELITO DE LESA HUMANIDAD.

No solo por faltar a ese cristiano, o lo que sea, deber de estar con el pueblo que sufre, si no, además de hacerlo, si se hace, MANIFIESTAMENTE CLARO. Y en cumplimiento del Orden Natural de las cosas, y sobre todo, sobre todo -si es se es capaz, ahora mismo lo dudo- de todo lo que un Gobierno debe, o debería, hacer por el bien se sus gobernados, y de su pueblo. (Al que, dentro de unos meses llamarán a “votar”-más de lo mismo). Entonces estarán en TODAS partes. Hoy, ya terminado el calvario de tantas buenas gentes, hoy, ya lo han olvidado.

Sulpicio Motilla Olmo

(Director)

P.S. Sabemos de las incógnitas suscitadas por este luctuoso suceso. También, de alguna forma las compartimos. Pues la Justicia -sobre todo- para un inocente muchacho, se ha cumplir. Nosotros no haremos comentario alguno. Diremos, eso sí, que tenemos a la mejor gente preparada para que eso se cumpla. Vaya, para ellos nuestro sincero respeto y agradecimiento.