100 años (de un esfuerzo común)

Ayer se cumplieron 100 años de la Cooperativa agrícola de Gandesa. Una de las zonas más desfavorecidas, de las comarcas de la Cataluña rural.
Ayer se cumplió la regla de que, el esfuerzo común de sus socios -eran 19 cuando se empezó- tiene, con la voluntad de todos, su continuidad, y su progreso, compartido por todos, y su permanencia en el tiempo, y con él, la supervivencia, de una forma de vida, de un amor a la tierra de los antepasados -que pasa a ser la de uno desde el momento que nace en ella- y la ama… Y con ella el legado de sus mayores. A eso llamamos -nosotros, los carlistas-TRADICIÓN.
Que la Tradición no es “conservadurismo”. La Tradición es: recibir algo de tus antepasados, hacerlo evolucionar, y crecer, y mejorar -a través del tiempo- y del esfuerzo de todos, los que comparten ese amor a las cosas, a la tierra. El respeto a los que fueron antes. Y con el esfuerzo de todos, hacerlo perdurable, en el tiempo, y aún en contra de las adversidades, que pueden surgir. Y que no son pocas.
Tiene, este edificio -centenario hoy- en si mismo todo eso que estamos comentando. Basta con ver su construcción… Esas bóvedas, construidas a base de ladrillos, de humildes ladrillos de barro, como todos juntos, uno al lado del otro, cuando no se usaba el “encofrado”, ni había hierro para otra cosa que para las grandes empresas, que lo gastaban en beneficio de otros grandes poderes económicos, la mayoría bastante alejados -o muy alejados- de estos
pequeños pueblos, donde se vivía -o “malvivía”-detrás de un arado, y un trabajo, de sol a sol, a la espera de una cosecha incierta. Y después de ella que llegaran “los ricos”, a “hacer su agosto”, a costa -como siempre- de los más humildes. Este edificio, centenario desde ayer mismo (y otros con él, de ese mismo arquitecto, en esta misma tierra, en estos mismos pueblos) nos dice, nos habla, y nos muestra -ahí está para quien quiera verlo- la verdad de ese “esfuerzo común”.
Ayer, se demostró, para quién quiera verlo, como, los hombres y mujeres, cuando se unen en algo que les es común -como esos humildes ladrillos- nada puede volverse imposible. Basta la VOLUNTAD de desearlo así. Y luchar por ello.
Una vez leí, en un libro, que: “había unas gentes que tenían un templo…, y no entendían el silencio del templo. Total, que lo desmontaron… Y ahora solo tienen ¡un momtón de piedras!”
(*)
El esfuerzo común, el compartir, con otros, un fin, un propósito, un deseo de hacer mejor la vida del conjunto, eso es lo que une a los seres humanos. Y luego, cada cual, con lo suyo, que haga lo que le plazca. Que no importa sino aquello que nos hace -a todos- mejores. Eso es lo que importa.
Ayer, los que allí estuvimos, vimos mirando esos humildes ladrillos de barro como -después de cien años- como, desde algún lugar, aquellos 19, pueden sonreir, satisfechos…

Hoy solo nos queda, como testigos suyos -cien años después- reconocer su esfuerzo. Y estar agradecidos.
Y, ser felices, por ellos y nosotros.

Sulpicio Motilla Olmo
(El hijo de un labrador…)

a TODOS LOS SOCIOS… ¡MUCHAS FELICIDADES! Y CIEN AÑOS MÁS POR DELANTE!!

Aprendido de la vida….

Aprendido en la vida…
“No hay mejor manera de hacer daño a una Causa, que defenderla con malos argumentos.”
(Nietzsche)

Y así, alguien me quiere explicar que narices -y soy educado, muy educado- está haciendo ese individuo llamado Torrá, de apellido ( de sobrenombre, esperamos que no por mucho tiempo) “President de la Generalitat de Cataluña” (NOTA.- Presidente de la mayor parte -generalitat- igual a mayoría.)Enfrentando a unos contra otros, cuando le viene por la narices. Con un hemiciclo ¡cerrado hace 8 meses! donde se supone que, esa supuesta “mayoría” debe hacer valer sus postulados -sean estos cuales sean- y con sus representantes, dirimir sus diferencias con quienes tienen una opinión distinta de la suya, y así, entre TODOS, buscar la mejor solución para los problemas comunes.
Es esta la “democracia” -o deberíamos decir, como alguna vez oímos, hace ya tiempo, “Dedocrácia” o “demoniocrácia” que sería más acertado. Si esta es esa que nos ofrecieron entonces, a quien le puede extrañar que algunas formaciones políticas, estén creciendo -por gran parte de la geografía nacional- y tengan en “ascuas” a los defensores de aquella “democracia” prometida. Señores míos, “de aquellas aguas… estos lodos…”
Y lo que está haciendo este individuo, que no es otra cosa que: obedecer las
consignas del Huesped de Waterloo. Ese otro elemento, que alguna vez, intentamos comprender, y aún de alguna forma, no añadir “leña al fuego”. Ahora es un prófugo, hablemos “en plata”: un COBARDE, que, mientras sus compañeros de aventuras, se esfuerzan en defender unas ideas, él se lo pasa de “p. m. para arriba”, viviendo en un palacete, que le paga quién sea (me temo que todos, o entre todos), y ni siquiera se atreve -cosa que haría todo hombre de bien- a presentarse ante los jueces, y decir bien alto: “Yo soy quién ordenó esto. Yo soy el responsable, primero y último, de lo que aquí se juzga…” Pero no, utiliza un “pelele” (llamado Torrá), para, además de enfrentar entre si a un pueblo que nunca antes lo había hecho. Aún defendiendo ideas distintas, ahora no solamente lo ordena (eso si desde la barrera) sino que lo hace,
desde esa misma impunidad. ¿Como pretenden ese, y este, “iluminados”, conseguir sus fines. Por muy dignos de respeto que fueren? Como? Pregunto.
Luego vendrá el llanto y el crujir de dientes… Cuando esos otros, los del 155, se
encuentren “el terreno abonado”, para otras tantas tropelías, estas desde “la legalidad vigente”, y se “carguen otra vez” (y van…) una oportunidad, nueva. Otra oportunidad más, de arreglar la cosas “inter pares”. Entre iguales. Que iguales somos, como hombres y mujeres, nacidos donde sea. Y como iguales hemos luchado SIEMPRE, por nuestra Patria Hispana, hasta que llegaron toda esta jauría de aprovechados, de uno y otro color, a cagarse todo aquello que nos hacía hermanos, y compañeros, en el cotidiano hacer, vivir y caminar, en pos de algo mejor para todos.
A quién le puede extrañar, lo que se avecina?
Y den Gracias a Dios, los creyentes, a quien les de la gana, los que no los sean, de que: aún queda en Cataluña, y en el resto de España, una gran parte de buenas personas, de buenas gentes, que con su trabajo diaria, y con su ejemplo, de prudencia y de comprensión aunque muchas veces -estos y los otros- sigan como siempre han hecho estos DOS úlimos siglos, en no buscar otra cosa que su propio beneficio. Y no siempre por necesidad, sino por un más que reprobable, e insatisfecho siempre, ORGULLO y VANIDAD personal, a costa de TODOS los que, de buena fe, pensamos ser sus semejantes. Al menos así lo aprendimos, en los buenos libros, y también, en gran mayoría, de los ejemplos de los que nos precedieron.
No nos da ningún miedo el futuro. El futuro se hace cada día, con el esfuerzo y la voluntad de todos. Si alguien nos lo estropea, solo, tan solo, por esa razón que decimos, RESPONSABLE será ante los demás. Y, los demás, somos el resto antes – después ya veremos- de haber perdido el respeto a quién, por no hacer uso de el tampoco lo merece.

un cordial saludo a todos.
Sulpicio Motilla Olmo

Director

Cuantas veces habrá que repetir esto…

 

Esta Gacetilla, se repartía en la ciudad de Tortosa, en tiempos de la III Guerra carlista. Ahora que todos -o casi todos, menos nosotros que tenemos las cosas muy claras, andan “mareando la perdiz”, fruto de un Liberalismo decimonónico, trasnochado, arcaico, funesto como lo fue desde su llegada a España -allá por el siglo XIX, y que unos cuantos -bastantes- solo por mantener su “status quo”, pasándose por el “forro de aquello que no suena” los deberes que cada gobernantes tiene para con su pueblo, se dedican al expolio del Erario público. Con “cámaras legislativas que no son otra cosa que “reuniones de patos, ocas, y otras especies, que solo hacen que graznar, sin ponerse nunca de acuerdo…” (esto ya lo decía san Gregorio Nacienaceno de las reuniones de Obispos de su tiempo…)

A ver cuando esos “independentistas de bajo nivel -no solo intelectual- político, y otras lindezas que, el respeto, nos impide citar aquí, se enteran y nos dejan en paz, a TODOS los que vivimos en Cataluña, y por ende al resto de los españoles, y dejan de gastarse el dinero DE TODOS, en viajes, reuniones, conferencias, y banquetes privados. Y esa “especie de president” que se ha gastado en ocho meses, mas de 130.000 euros en “viajes a la NADA”, o si, tal vez, y digo tal vez, a pagar las “dietas” del “huésped de Waterloo”?

Y los demás (PP. Cs. y otros), a los que viene muy bien ese dispendio incontrolado, para ocultar el propio, y no hablar de aquello que, a los españolitos de “a pie”, nos hace falta arreglar. Y decimos TODOS, y queremos decir TODOS.

Tengan uds, amigos, y no amigos, un buen día.

 

Los del Oriamendi.

Otra vez el “fuego amigo?

 

Es asombroso -si no fuera lo cotidiano, y por ende, abusivo, aburrido, incongruente y
cansino- como estos políticos de “pacotilla” (NOTA de la R.- “pacotilla” es aquello que
los marineros pueden llevar para su comercio personal, que sin ser considerado
“equipaje”, y que no paga “portes” por su traslado de un lugar a otro, se hace con el
fin de obtener un beneficio.”) Se “hacen la cama” unos a otros, cuando se trata de
convencer -o engañar- a quienes les escuchan. Y, de esta manera, conseguir sus
propósitos. Los de cada uno, claro. (El “bien común” es algo que, algún día, de la
Eternidad del Señor, es posible que hasta llegue y todo. Eso si, a pesar de ellos).
Aún no ha empezado -oficialmente- la “Campaña electoral”, y ya se están “tirando,
algo más que los platos a la cabeza”. Ese “fuego amigo” que decíamos en el
encabezamiento. (Nada extraño, si se hace con los de otros partidos, pues ya se hizo,
con éxito, en el caso que se dio por llamar. “Cifuentes”. Y, como dicen las Escrituras:
“Mujeres de Jerusalén, no lloréis por mi. Llorad
por vosotras y por vuestros hijos. Porqué
llegará el día que se diga: si esto se hace con
tronco verde, que será con el seco…”
(Jesús en su caída camino del Calvario…)
Y, en esta misma página, insertamos, no hace mucho, una Proclama, tratando –
simplemente- de llamar tu atención, amigo (a) lector (a), donde decíamos:
“MAS RESPETO PARA LOS HOMBRES CAPACES, Y ¡¡ ABAJO TODOS LOS
PARTIDOS!!
No es nuestro empeño, tener siempre razón. Que el nuestro es, modestamente,
enseñar la Verdad, la diga quien la diga, y pensamos, y creemos -SINCERAMENTE-
en que: si la honradez de las personas se demuestra con sus hechos, estos
“politiquillos de pacotilla”, se cobran, NOS COBRAN, muy caros sus “servicios”. O no?
(Siempre claro que lo suyo sea un servicio. Quien esto firma lo duda muy seriamente).
Así, nos esperan unos días en los que, por simple prudencia, o por no hacernos “mala
sangre”, o por la simple tranquilidad, mejor nos abstenemos de según que cosas. Eso
si, sin abdicar para nada de nuestros derechos, que, como ciudadanos, y MAS COMO
PERSONAS, NOS MERECEMOS Y EXIGIMOS.
Un hombre sabio, como R. Tagore (Premio Nobel a principios del pasado siglo) decía
en unos de sus “Pajarillos sueltos…”

“No viene solo lo bueno. Que lo acompaña todo…”

Y nosotros, y yo mismo, decimos:

“Pues que se de prisa, o no nos encontrará…”

Donde estemos entonces, mejor “no meneallo” que diría algún gallego.

Sulpicio Motilla Olmo (Director)

El juego de la Oca…

El juego de la Oca…

(Ese bonito juego -infantil- en el que andamos, pues llamar, a los españoles:
tontos de remate, no es nuestro estilo…)
Pero si, dentro del respeto, nos vamos a atrever, a hacer un “simil” entre ese –
inocente juego- y lo que está llegando (desde hace tiempo) a nuestra España. Por
conocido no hace falta explicar su funcionamiento. (Lo que sale en el “dado”…, y
¡A jugar!). Naturalmente “dentro de unas reglas”…
(NOTA.- Unas reglas que no son intocables, sino que cambian cuando les da la
gana a los que juegan. A ganar. Claro)
Ahora resulta que, cumpliendo esas reglas, el -ya pronto ex-presidente del
gobierno- es un “felón”, un “traidor”, y no se sabe cuantas cosas más.
Ahora resulta que, cumpliendo esas reglas, el presidente (aún) en uso de su
“autoridad”, convoca unas, más que añoradas, y “cacareada necesidad” de
elecciones, y TODOS callan que: no tienen ni idea de que van a hacer si ganan.
Solo, que se vaya. (Que curioso, verdad? lo mismo que le decía Aznar a F.
González). Pero entonces, no estaban los de “Ciudadanos”, esos que van “con el
sol que más calienta” (cando no es el propio, claro). Porque, si aceptan uds.
apuestas, apostamos?
Apostamos a que: como ninguno va a sacar la mayoría absoluta, apostamos –
apuestan uds.- a que los de “Cs.” se alían, con ese “felón”, “traidor”, y no se
cuantas cosas más, para lograr esa “mayoría” que les permita, instalarse en la
Moncloa, aunque sea en “cargos de menos importancia”? Y de como de esa
aparente unidad, de la Plaza de Colón, donde lo que primaba era: el amor a
España, y no nadie de los que estaban, o pocos, en la tribuna de oradores (al final
claro), se va por garete, tan pronto empiece la “campaña electoral” (AH! pero no
hace tiempo que había comenzado? Señor, Señor, en que país vivimos…) se van
a “sacar los ojos…” los, ahora, tan “amigos.
Apostamos, a que el “dado” no da ni unos, ni otros, si no todo lo contrario? (Ay!
Señor…).
Porque, ahora todo son sonrisas…
Sonríe el “Casado” ese (que ya se ha olvidado de la Gurtel, y sus secuelas. O lo
intenta. No el NO, que lo olviden los demás…) y ya da por vendida la piel del oso
¡y aún no lo ha cazado!
Sonríe ese “ciudadano modelo”, que se llama Alberto (“La importancia de llamarse
Alberto”. O era Ernesto? Disculpen uds., amigos esta ligera digresión). Pensando
en que de nuevo (tiene en la mano -derecha claro- el dado), y piensa jugar
fuerte…

Y tiene también su oportunidad -y no soy yo partidario de muchas de sus cosas-
ese “recién estrenado” “VOX”- Que dicho, así al paso, es el único que dice las
cosas tal como las piensa. Les guste, o no, a los otros jugadores. Y quien este
con él sabe, o casi, hacia donde camina.
Porque el “nuevo rico de Vallecas”, no creo -y lo digo con toda sinceridad-
habiendo perdido, como le suele suceder a la “nueva izquierda”, en cuanto les
llega (a unos cuantos, claro, el “resto” es la “asamblea”) ese “personal estado del
bienestar”, (curiosa paradoja, ese “bienestar” solo le llega a unos pocos…) como
que se hallan “ausentes” de sus compromisos. Eso si, “dentro de la legalidad
vigente…” (INCISO. Menos mal que, en los libros, sabios libros que casi nadie
lee, está escrito: “Por sus hechos los conoceréis…”) y, de ahí , saquen uds. la
enseñanza.
AH! casi se me olvida. Pero no, lo he hecho conscientemente…
Hablar aquí, del que, ahora mismo, gobierna -cuando le dejan- el “tablero”…
Sin ser gran cosa como gobernante, tuvo -pues ya casi es pasado- la buena
voluntad, con apoyos más que dudosos, de arreglar, un poco, las cosas de la
mayoría… Y, aún gente que, actualmente esta “subjudice”, le dieron un poco de
confianza. Alguno de la cárcel, no todos claro. (Oros sueñan con un “dorado
exilio”, como el de su “jefe de filas”). Y, esta es mi opinión, al “darles ese capricho
electoral” -pero hacerlo así, casi de inmediato, y que ellos, los otros”, presentan
como una victoria- les ha dejado, en su mayoría, “con el culo al aire…”. Pero ay!,
el disimulo, la mentira, la conveniencia -de unos cuantos- y otras cosas que se
juntan, hacen que, otros, “sueñen” con aquello, que desde ahora mismo, los de
siempre, les van a arreglar. Que digo? a mejorar, de tal suerte que; la partida esta
ganada de antemano. (¿….?) “Benditos los que sueñan…” hasta que se
despiertan. (Esto lo digo yo).
Y, mientras tanto, el “Jefe del Estado”, de “veraneo” por Marruecos. Cumpliendo,
claro está, con sus “principios constitucionales…” Que pensaban Uds.?
Bueno, terminando.. A quién le toca “tirar el dado” ahora?
Nosotros hace casi doscientos (200) años que no jugamos con las “cosas de
comer…”

Los del Oriamendi.

Un apunte sobre el Liberalismo.

Definición:

“El liberalismo es una doctrina que se basa en la defensa de las iniciativas individuales y que busca limitar la intervención del Estado en la vida económica, social y cultural (1). Se trata de un sistema filosófico y político que promueve las libertades civiles y que se opone al despotismo”

 

El liberalismo clásico es un concepto amplio usado para englobar las ideas políticas que suceden durante los siglos XVII y XVIII, contrarias al poder absoluto o intervención del monarca o el Estado en asuntos civiles, y opuestas a los privilegios legales que detentaban los aristócratas, el clero oficial y los gremios, con el objetivo de que el individuo pueda desarrollar sus capacidades individuales y su libertad en el ámbito político, religioso y económico. Es una corriente originaria del liberalismo que aboga por las libertades civiles bajo el imperio de la ley y por una economía de mercado

Sus bases racionales son el realismo y fundamentalmente el empirismo sustentado bajo el derecho natural, con mucha mayor atención, por lo tanto, a los cambios observados en los hechos, por lo que se distingue del idealismo y del deductivismo propios del racionalismo continental europeo, más tendiente a formular verdades absolutas. Se trata de un racionalismo analítico, más que justificativo.

Su visión de la condición humana es realista, suponiéndole una motivación fundamentalmente egoísta en aras de la satisfacción del propio interés, esto lo vincula a dar preferencia especial al liberalismo económico o liberismo.

Dicho laicismo, empirismo y utilitarismo, propios del liberalismo clásico, favorecen la convención más que la convicción, mediante un programa político basado en el consenso, por lo que considera la ley y la institución creaciones artificiales, evaluándolas por sus resultados y omitiendo su concordancia con cualquier principio trascendente. Debido a esto último es que aceptan la monarquía constitucional siempre y cuando esta garantice la libertad y el bien común. (¿?)

(O algo parecido a: “haz lo que yo -nosotros- te decimos, u ordenamos, y seguirás siendo “rey”, o “jefe de Estado”. Para muestra un “botón”, o unos cuantos “votones” vengan de donde vengan sin que eso importe mucho… O no?)

Convención:

Norma, o práctica, admitida por responder a precedentes o a la costumbre. (O para “cambiar” la costumbre…)

Convicción: Seguridad que tiene una persona de la verdad o certeza de lo que piensa o siente.

También: Ideas religiosas, éticas o políticas en las que cree una persona.

 

Así:

Si atendemos a la “convención”  -o sea: a “lo que conviene”, en vez de a aquello que pensamos y creemos, y que, de alguna forma, o muchas, no has hecho ser lo que somos, tendremos, por deficinición -además “lógica”- que “cambiar las cosas, cada vez que esas mismas cosas, nos parecan, antiguas -irrelevantes-o meramente estemos cansados de ellas…”

Y ASI:

Pero eso si, sin cambiar el sistema, podremos “cambiar los gobiernos”, los “jefes del estado”, aquello que nos parezca oportuno y todas cuantas cosas, nos “pasen por las narices”, o el gusto, o lo que -aquellos que “dirigen, por el “Bien de todos” (ja, ja, ja…) nos digan que: es lo mejor, y lo más “conveniente”.

O no?

1.- Eso de la “limitación del Estado”, es su propia definición.

  Los carlistas siempre hemos dicho:  “MÁS SOCIEDAD, Y MENOS ESTADO…” que quede muy claro.

 

 

Un saludo afectuoso y cordial

 

Los del Oriamendi.

Unos “apuntes de Historia”

Nuestro amigo (que formó parte de él en sus últimos días, El Ingeniero D. Esteve Montoliu Martí, nos remite un cuidadoso, y la vez breve, estudio-resumen, sobre esta pequeña, en su número, GRANDE en su voluntad de servicio “fuerza armada”-todos ellos eran voluntarios, y, que se sepa nunca tuvieron estipendio alguno por sus servicios). Y aclara, con detalle, los avatares que motivaron su desaparición. Que no fue otra cosa que la conveniencia de los “poderes fácticos” (cosa por lo demás habitual, en estos tiempos de un Liberalismo, perfectamente dirigido al sostén de esos mismos poderes, eliminando, y así hay que decirlo, todo aquello que, de alguna manera pudiera escapar a su control). No haremos reproche alguno a hechos consumados. No es ese nuestro estilo, pero si, brevemente, contaremos los detalles, y verán uds., amigos, en alguna fotografía adjunta, como ese entrañable “cuerpo armado”, su voluntad, su esfuerzo se dirigía -siempre- a la “paz social” de sus conciudadanos. Ahí empezaba su misión, y terminaba. Ahora, pasado el tiempo, nuestro recuerdo, y nuestra simpatía hacia los que formaron parte de él, esperamos quede aquí de manifiesto, para todos nuestros lectores. A quienes agradecemos su interés, demostrado. Al par que ponemos nuestra humilde página a su disposición.

 

“A “SO MATENT” (“tocan las campanas…”)

Es decir, al sentir esta llamada -de socorro- los vecinos tiene que acudir, a ayudarse y perseguir a los malhechores, o afrontar los males (incendios, inundaciones etc).

Así se pone en marcha un mecanismo de solidaridad vecinal, que, convertido en un verdadero ejército popular, se inserta, vigorosamente, en el tenso escenario de poder, disputado entre, el monarca, los nobles, y los municipios.

El SOMETENT, detrás de la invocación de la persecución de los delincuentes, “canaliza” las dificultades sociales y políticas de la Baja Edad Media. Y, en cambios posteriores se ofrece como evocador referente de la idealización, identitaria, que se pretende reemplace.

Sumergido como estaba en el conjunto institucional de la Corona de Aragón,, sería suprimido a comienzos del siglo XVIII, junto con todsa las instituciones, de origen medieval, por el Decreto de “NUEVA PLANTA”, que siguió a la “Guerra de Sucesión” (INCISO.- Que no “secesión”, que algunos propugnan. Más desde hace algunos años, hacía hoy mismo, falseando la Historia).

En ese mismo siglo, ya entrado el XIX, es reinstaurado, para luchar contra la Francia revolucionaria, con finalidades defensivas.(* Ver el poema, que se adjunta de Mosén Jacinto Verdaguer, sobre la batalla del Bruch).Y, así, a pesar de su carácter popular -y merced al mismo- a pesar de su poca “disciplina militar”, adquiere un gran protagonismo, por su estrategia (adaptación al terreno, ambiente propicio etc.) obteniendo sonoras victorias. O contribuyendo a ellas.

En el mismo (siglo XIX) en medio de todos los conflictos que en él suceden, la presencia del “somaten” entre liberales y conservadores,(años 20) y, posteriormente en la Guerras Carlistas, no es extraño pus que este Cuerpo armado sea reestructurado en el año 1875 (final de la 3ª Guerra) en el conjunto del país, bajo el lema: “Pau, pau y sempre pau” (“Paz, paz, y siempre paz”)(*ver fotos).

También el Gral. Primo de Ribera,(Dictadura), vista la efectividad de esta institución, trató de instaurarla en el resto de España. Pero dada la estructura del gobierno de entonces, perdía parte de su esencia. Por otro lado en algunas regiones del resto de España, los grandes intereses económicos y territoriales, pretendían convertirla

en un “a modo de…guardia de corps”, lo cual provocaba, y no solo eso, un evidente deterioro de su imagen, y fines.

Al advenimiento de la II República, evidentemente, fue disuelto.

               =================================

No obstante, durante la Guerra Civil, y como consecuencia de ella, hubo puntos del territorio -sobre todo zonas rurales- o de “protección oficial” por la incorporación al frente bélico, de Guardias Civiles, de Asalto etc., y de ahí derivó un descontrol, y “terreno abonado” a malhechores y delincuentes que, enarbolando las banderas que le vinieran al gusto, o provecho, se dedicaron a lo suyo.

(Así pues la Generalitat de entonces, restableció el “somaten” como fuerza de orden -vecinal- aún siendo, como era -la Generalitat- un gobierno republicano).

Finalizada la contienda, fue, nuevamente disuelta su organización. Siendo recuperada, a su vez, hasta la llegada del gobierno socialista de Felipe Gonzales. Disuelto de nuevo, por ese gobierno.

(NOTA.- En las fotos adjuntas se pueden los colores republicanos de una época, y los de la bandera nacional en la otra… Así como el emblema de la Montaña de Montserrat, y la palabra PAZ, siempre Paz.

En un próximo capitulo, daremos más noticias, y comentarios, sobre esta noble, y popular Institución)

 

Muchas gracias, a todos por vuestro interés.

 

Esteve Montoliu Martí

(Ex – miembro del Somatén de Cataluña)

 

(Traducción al castellano:  “Cataluña, año 8 /  Un día, encima de las montañas del Pirineo/ el águila francesa su vuelo detenía. /Girando alrededor, mirada atenta, vio como, el león español aún dormía /  “Ahora es la hora, gritó: ¡España es mía! / Y, con pérfido afán, de su corona, y de ella quiso hacer su presa, y, con sus garras de hierro la estrujaba… / Los catalanes, alerta estaban, y a la Madre Patria /al contemplar cautiva, pasándose el trabuco, comentaban: / “Mientras el león de España se despierta,/  Levantamos el somaten, y a la águila francesa, tan altiva/ voy esperarla, a las cimas del Bruch”.

 

Mosén Jacinto Verdaguer  1808

(Sacerdote y poeta catalán)