Llanuras de Castilla …

En el camino,

ilusión,

he llenado mis manos,

con tu sangre de virgen…

 

Te he amado,

como águila de paso…

 

-Páramos de Soria,

 

Meseta castellana…-

 

¡Nacerá un nuevo Albor!

 

-Libre-

 

En él, se verá España…

 

 

¡Díganlo los poetas

Cartas al Director…

Desde el gallinero… (porqué le escribo, Sr. director, desde este gallinero donde he pasado la noche) me ha dado por pensar -a veces, durante el “camino”- (voy andando “camino de Santiago”) y escucho las noticias, en mi transistor, o en algún albergue, que paro a descansar, y veo -un rato- la “tele”. Y me da por pensar…
“ELECCIONES” ¿de nuevo? ¡UY, que miedo! (debería decir, o preguntar: pero quien tiene miedo?) Y lo pregunto: ¿Quién tiene miedo a unas nuevas elecciones?
Serán, por, fortuna, esos -o esas- que no tienen “cromos para cambiar” (Aunque todos, con diferente color, son exactamente IGUALES). O aquellos que pretenden que se “olviden” que hicieron -y no hicieron más porque no pudieron- con la “Ley Electoral”, o la “Ley de Hont”, y que ninguno de ellos cuestiona -no les conviene- a día de hoy? O es que ya, más que hartos de lo mismo, los españolitos de “a pie”, esta vez si se van a quedar en sus casas, y la abstención va a ser morrocotuda?
El miedo, según el diccionario: Sensación de angustia provocada por la presencia de un peligro real o imaginario.
Ese es el MIEDO, así con mayúsculas, que tienen TODOS. Y todos son esos que acuden al pueblo -a pedir su “sufragio, cuando -como dice la definición del diccionario- “sensación de angustia por la presencia de un peligro real o imaginario..” .
Así es que, sr. Director, por no ponerme pesado, y para público conocimiento, le participo que: lo primero que le voy a pedir, a nuestro Santo Patrón Santiago, en cuanto llegue allí, que: de nuevo monte en su caballo, se de un “paseíto” por esta su España, y si conviene, que no la “cierre”, no. Que abra la puerta, pero para que se vayan -antes de que nos obliguen a echarlos- a TODAS ESTAS CUADRILLAS DE MANGANTES y MAL NACIDOS, que nos gobiernan, o que hacen “mangas y capirotes”, para que -pobrecitos nosotros- aun creamos que lo hacen todo por el “bien general”.
Muchas gracias Sr. Director

Antonio. En un lugar del “Camino”, una clara mañana de Junio…