Cartas al director…

Publicamos varias cartas dirigidas a nuestro nuestro director:

( De los tiempos pasados…)

Se decía, Sr. Director, de los carlistas -en tiempos pasados, no tan lejanos- por alguien que, dicho sea de paso, tampoco era de los nuestros que:

“Los carlistas, son como leones dirigidos por asnos…”

Hoy Sr. Director, y con dolor, le paso mi pregunta:

Con honrosísimas excepciones. ¿Cree ud. que hemos mejorado mucho?

                                                           Muchas gracias, Sr Director

 

Sr. Director de Oriamendi.org

Decía nuestro gran pensador (Elías de Tejada) hablando de este personaje, ya histórico: “No es un carlista, pero abrácense a él como a regazo de hermano…”

Estamos hablando, con palabras suyas de: Donoso Cortés, que fuera consejero de Papas, después haber conocido otras opciones (liberalismo por ejplo.) derivó hacia la Tradición Cristiana, como límite de la conducta humana.  Y suyas son estas palabras:

“La libertad no consiste solamente en la aceptación de un fin necesario, sino en poder elegir el camino, que, más o menos derechamente, nos lleva a ese fin necesario…”

Eso quiere decir, a mi entender, que no tenemos porqué, los carlistas incluidos, pensar de una manera “uniforme”. Si no, entender que yendo, o caminando hacia el mismo fin, libres somos de elegir ese camino.

Por eso mismo, quién impone – o trata de imponer- su criterio sobre el de los demás, al precio que sea, olvidando ese sabio consejo, lo que hace es, como poco, “ahuyentar” del debate, y, por lo mismo, de la acción necesaria para llegar a un fin -que en nosotros es máxima aspiración– los medios para conseguirlo, y hacerlo.

Así los que obran en contra, como los que NADA hacen por alcanzarlo… (Quién sabe si estos últimos, causando más perjuicio, que los que debaten -francamente- sus diferentes puntos de vista). Se equivocan en casi todo. Pues “cercenando” esa libertad (también llamada “libre albedrío”) acaban también con ese Derecho Natural, que, al ser humano, díole el mismo Dios, desde su Creación.

Conveniente será -o casi urgente- que se haga una reflexión, seria y ordenada de las cosas, antes, mucho antes de seguir (y van…) con actitudes que, hoy mismo, no hacen otra cosa que todo lo contrario que dicen esos dos Hombres Sabios, donde los haya. Y por eso es urgente que, esas rigidas, y muchas veces anacrónicas opiniones, e incluso actitudes CESEN de estar presentes. ya sea en reuniones en las que quién más tiene, o dice tener, “autoridad”,  más empeño tiene – en uso de aquella- que el resto de los asistentes, y que niega, con ello, el paso al  verdadero interés de seguir un camino común.

Quien esto firma, Sr. Director, no halla en la diversidad de criterios, causa alguna de enfrentamiento. Antes al contrario.

 

Muchas gracias. Sr Director

 

“…De la diferencia entre “Estrategia, y Táctica

 (Estrategia: Serie de acciones muy meditadas, encaminadas hacia un fin determinado).

(Táctica: Procedimiento o método que se sigue para conseguir un fin determinado o ejecutar algo. La forma en que se va a desarrollar o ejecutar un algo para conseguir un fin, u objetivo).

“La estrategia consiste en parecer que nada se hace, cuando no se puede hacer nada…”

                                   (Andrée Malrois. Comunista francés)

Estamos ante un verdadero artífice de las “maniobras políticas”. Propio, algo trasnochado, pero propio- de los ideólogos de esa “filosofía -por llamarla de algún modo- política.

Confundir las dos caras de la misma intención -obtener un objetivo- no puede tener otro fin que: llegar a confundir, esta vez de verdad, al adversario. Quién, no usando la logica diferencia que las separa, en la forma y en el tiempo, solo puede llevar al más sonoro de los fracasos… O, simplemente, se  es “tonto de remate” y por lo mismo “no apto”  para el trabajo que de ha de llevar a cabo.

El error es humano, pues nadie es perfecto en este pequeño mundo. Pero también lo es la rectificación, de una cosa que no alcanza sus objetivos, bien por una mala planificación, (Estrategia) o por un mal desarrollo de la acción. (Táctica). Persistir en el (error), y nada hay mejor para comprender esto que los resultados obtenidos -o su ausencia, en el tiempo y en la forma. No es sino hacer crecer ese mismo error.

Decía Cherteston:

”Si andando un camino, al llegar a una bifurcación donde hay dos direcciones, nos damos cuenta, al haber elegido una de ellas, que nos hemos equivocado, lo prudente -lo positivo- es volver a aquella bifurcación y coger la que habíamos dejado.. Aquí el “paso adelante es el paso dado atrás…”

En este caso es lo correcto.

En otros -demasiado frecuentemente- no es sino permanecer, y aún perjudicar -agravando el tiempo, y por ende la acción que se pretende realizar- perdidos, en esa confusión -no deseada- de la Estrategia, y la Táctica.  Generalmente, por la obcecación  de algunos, de creerse “leones” cuando no lo son…

 

Pido disculpas, Sr. Director, por mi larga extensión de esta carta

 

De Ud. Atentamente

 

(Uno de sus lectores habituales.)

De los, y las, O. N. G. (os?)

(Del latín fungus, un hongo es un organismo eucariota que pertenece al reino Fungi. Los hongos forman un grupo polifilético (no existe – o tal vez si – un antepasado común a todos los miembros) y son parásitos o viven sobre materias orgánicas en descomposición).

(NOTA.-Hemos acudido a nuestro “botánico especialista”, ya que no por la naturaleza del ser en si mismo, sino por la “semejanza” en el “sonido” de la acepción gramatical. La poesía tiene sus leyes, y el curioso “oído humano” las suyas. Desde ahí esta “libertad lingüistica –  sonora, que nos hemos tomado, con el permiso de nuestros amigos y lectores. A todos, de verdad, MUCHAS GRACIAS!)

No ha muchos días, un juez italiano, ha retenido -sin fecha de caducidad- al paquebote ese llamado, pomposamente “Open Arms” (“manos abiertas”) y se nos ocurre que, siendo un buque fletado en Bilbao, hace ya muchos años, pero en buen estado, a lo que parece, o sea español, porqué pone su nombre en inglés? Será, tal vez, una forma de ser “reconocido” en “alta mar”. (INCISO.- En alta mar las distancias suelen mas grandes, por razón de la visibilidad, y de momento, ese idioma sajón, es muy usado -hasta después del “Brexit” por lo menos- por los grandes trust internacionales, o los que los sirven).

Bueno, pues dicho juez italiano, hace honor a su condición de ser humano, y ordena el desembarco de los naúfragos recogidos en la mar, y confisca el barco, hasta nueva orden…

Se han preguntado uds., amigos lectores, esa cosa de “recoger a gente en la mar” como puede hacerse, sin saber -de antemano- la ruta que van a seguir? Que pasa, que el “Mare nostrum”, es un “charquito” de dos mil metros cuadrados?

Y quien conoce esa ruta, si no otros que -desde otro lugar- los encamina hacía allí? Y quién son esos “otros”) Usen su “instrumento de análisis”. Es decir su cabeza, y seguramente, seguramente, llegarán a la misma conclusión que hemos llegado nosotros:

Es decir: Quien se lucra -y no poco- con la desgracia ajena? En origen primero, y en segundo lugar? si es que logran llegar, (y de esta forma: “seguro de recogida” garantizado) Podría ser quien los transporta y “recoge”? Pregunta que muchas buenas personas -también los que “mandan” un euro a ciertas cuentas de ciertos “h-ong-os”, que, además, tienen ayudas y exenciones fiscales de los gobiernos de turno… hasta que llega un JUEZ, así con mayúscula, que, usando de su autoridad, desea poner en claro -o como se decía antes: “negro sobre claro”- para saber de la cuestión. Y acoge a las personas, y retiene a los medios.

“O.N.G. os” de cuantas especies conocen?

Cuando, en esa “África profunda” solo la visitaban los misioneros. Y se dejaban la vida en ello, en todos los países cristianos, un día ¡al año! se recogía dinero, donativos para esas personas. Lo recuerdan? Se llamaba, en España DO.MUND. (“Domingo Mundial de Caridad”), pero entonces no se habían encontrado, fuera de Sudafrica, diamantes y cosas de valor. Ahora si, diamantes, maderas nobles, y lo que es más “lustroso” aún: donde vender las armas que las “potencias” del “primer mundo” fabrican a destajo… Y se crearon -hace ya cuanto?- los “señores de la guerra”, y otras lindezas semejantes. Y claro también eso huele a “materia de descomposición -donde “florecen” los “ong.os”, que aún van durar un poco tiempo más…

Pero ese “cultivo”, como el las demás sustancias que necesitan “tocar el corazón” de las gentes sencillas, hay que “justificarlo”, y, para eso, ya están los “mass media” (léase: medios de comunicación) que ayudan, por un precio nada barato, pero rentable, al matenimieno del “negocio” He ahí la cuestión. (Remedando un poco al “Hamlet”, ingles)

Y no es barato, porque ningún miembro de esa colonia de “ongos”, ninguno, dice cuanto cobra por ese trabajo que hace, y al que contribuyen con su “euro”, la inmensa mayoría de las personas de bien.

Sabido es cual es la solución: Llevar allí, los medios de desarrollo, y de producción. Enseñar a esas gentes los valores -no materiales solamente- de la paz y la convivencia. Pero ¡Ay dolor!, y que hacemos entonces con el “negocio”? Habrá que inventar una nueva mentira. Y ahora mismo, al como está el “mercado” que ya Bush, padre, anunció (la “globalización” durante la “primera Guerra del Golfo” en la que no se atrevió a ir demasiado lejos.  Ya lo hizo el descerebrado de su hijo). Como ponemos en peligro el sistema? Mejor no “meneallo”. De momento.

Parece que hemos perdido -o poco le falta- el “sentido común”, por no hablar de la moral, o del Humanismo. Estamos ciegos y sordos -de conveniencia claro- sin darnos cuenta que: lo único que estamos sembrando, entre otras cosas, es la ruina TOTAL, de nuestros hijos, nietos, y del planeta Tierra, ENTERO.

Pero, ¡tranquilos! Dios es Misericordioso, y nos perdonara -allí o aquí- y, si no os lo creéis, pues nada, allí nos veremos.

 

Un fuerte abrazo.

Los del Oriamendi