Carta del director:

Preambulo:

(Quería yo escribir una carta al director, y da la circunstancia que ese soy yo… Pero vamos a la respuesta que, por perder un poco el tiempo, le doy al tal “individuo” “Cara de Plata”).

Y así: Carta abierta a un tal “Cara de plata”

Resulta que ese personaje, de teatro, tenía más carácter- y en el caso de haber existido realmente- más VALOR, del que tienes tú. Que cosas ¿verdad?

Pero no me extenderé en consideraciones. Vamos al grano…

Tu sabes, perfectamente, donde encontrarme.

Yo sé, perfectamente, quien eres tú. Y demás cosas…

Yo no necesito un “apodo rimbomante” -ni tan solo ficticio-para decir lo que pienso. Tú si.

Yo, Sulpicio Motilla, no necesito “llamar al primo de Zumosol” -léase Sr. Secretario del Partido Carlista- para que haga el “trabajo sucio” que, al parecer, tu si necesitas…

Pero como no tengo tiempo, ni ganas de perderlo, contigo. Te lo digo públicamente:

Me llamas. Quedamos. Y tenemos “bis a bis”, un encuentro ¿Que te parece? Es posible que, a uno de los dos, después no le queden muchas ganas de hablar, ni en público, ni en privado, del otro. Pero así son las cosas. Sr. “Cara de plata”.

No tengo más tiempo, para MEMECES, como las tuyas. Y escucha mi consejo: ¿Porqué no te ocupas en cosas mejores que andar “dando -si es que puedes- la vara” a tus compañeros del P.C.? No será que tus “jefes” no te lo permiten?

A mí me importa, lo mismo que tu. NADA. (Por si no lo sabías…)

 

Fdo. Sulpicio Motilla Olmo

(Director)

 

P.S. Ah! ten cuidado! Se de buena tinta, que el Covid 19 busca adeptos, (no sea que te llame).

Cuando dejen de hablar…

Digo yo, que: cuando dejen de hablar, de la “sra” de marras, (más conocida como princesa Corinna”) y de lo que nos cuesta, o han costado, sus “andanzas” – y los de otras “sras” de antes, durante, (y parece que ya la cosa, está un poco más difícil para el “protagonista”, por la simple razón de la “edad”, como a todo ser humano), y, esperemos que no haya un “después”. Aunque nunca se sabe… Digo yo, que los “mass media” (Tvs etc., pero sobre todo esos), se ocuparán de verdad,  de lo que importa (nos importa) a los españoles de “a pie”. Como puede ser la reactivación económica, la creación -de verdad- de puestos de trabajo. Saber, y comprobar, que las “ayudas sociales” llegan a su destino, etc. etc. Cosas, como pueden ver nuestros lectores, de “poca importancia…” ¿Verdad?

(Nota.- Tenía yo un compañero, cuando andábamos por esas montañas -éramos “montañeros de fines de semana”, porque el resto de los días había que acudir al trabajo- una de esas “personas, filósofos”, que hace la vida, y la experiencia- que nos hablaba, cuando,  en las noches  “vivaqueábamos” junto a la lumbre, o en alguna cueva- decía: “…la vida hay que buscarla en las pequeñas cosas…, que, todo lo demás, es podredumbre e cieno…”) Sabia filosofía la de este hombre -que sin renunciar a una vida mejor, había encontrado la manera de ser feliz– en la HONRADEZ, en el trabajo bien hecho, en el RESPETO a los demás. –Y esto lo añado yo, al -hoy tan “cacareado”, “medio ambiente”. Un saludo! amigo Ramón, donde quiera que estés… (Que, de bien seguro, será en el Paraíso…)

Ahora, el verdadero milagro, seria que dejasen de hablar. Que hicieran una “pausa” -entre anuncio y anuncio-, pero como eso es HARTO DIFICIL, pues que, por lo menos, digan TODA LA VERDAD. Y no solo aquello que por su naturaleza -la mas de las veces- es escabroso, feo, sucio, y que solo tiene cabida en sociedades en descomposición (alguien ha dicho EE.UU?), y transmitieran, si es que les dejan, un “soplo -bastaría con eso alguna vez- de aire fresco”…

Mucho me temo que, esto, es, de momento, una “hermosa utopía”. ¡Que le vamos a hacer!

Lo bueno del caso -y al revés lo escribo, para que me entiendan, los amigos lectores- es que les molestan los que no se “suben al carro de la conveniencia…” No lo pueden aceptar. Pero no por nada, solamente, y digo solamente, por esa -ahora tan “de moda”- “moral del rebaño…” (Aunque ahora lo aplican a los “contagios del covid 19”. Pero, a no tardar, y lo digo con total seriedad, se pondrá de moda. (Ignorando, la inmensa mayoría, es decir: el rebaño…) que de este “tipo social” ya existía en la antigua Roma: “panem et circem” (pan y circo…). Obra de muchos años de “fabianismo” (PSOE, por excelencia, aunque no solos…). Y ahí estamos.

Pero, seamos claros…

Nada de esto sería posible, sin conseguir primero: ¡la dimisión del hombre!  las “masas” no son sino una consecuencia de esa “dimisión”. El “rebaño” no existe, si no hay -primero- un “igualitarismo absorbente y nivelador”. Donde el primero es igual al décimo, y este al último, y aquel al número… que más da! Que una cosa es tener los mismos derechos, y las mismas oportunidades, y otra muy distinta ser iguales. De eso ya se encargaron los que hicieron esa “Declaración de los Derechos Humanos…” allá por los años 50 del pasado siglo XX. O sea, antes de ayer, como quien dice. “Declaración” que no respeta nadie -y otro día hablaremos de ella- porque es más fácil dirigir un “rebaño” que dar, a cada uno, dentro de los limites de un humanismo natural, y deseable, lo que le corresponde. 1º Por su condición humana y 2º por que el Orden Natural, sea ud. amigo lector (a) creyente o no, es el devenir, y la conservación de todas las especies creadas.

Llegados aquí, me toca  -a mi también- dejar de hablar… (Digo, si no les molesta…)

 

Atentamente

Sulpicio Motilla Olmo

(Director)

Cartas al director; En el día de hoy…

Cartas al director:

En el día de hoy…

Buenos días! Sr. director.

En el día de hoy, yo, un españolito de a pie, me dirijo a Ud. con el ruego de publicación de esta carta. Solo, tan solo, con la intención de que sepa que existo…

En el día de hoy, Agosto 19, me he levantado como todos los días -o casi- con la noble intención de contárselo.

En el día de hoy, he hecho lo de siempre… (Aseo personal, ligero desayuno, “ojeo” a las noticias -siempre repetidas- de los “telediarios”, de cualquier cadena, etc.)

En el día de hoy, he ido a hacer la pequeña compra del día… (El ama cuidaba a los chavales…) y, luego he vuelto a casa, a mi “cuarentena”. Esa que recomiendan, si uno vive en “zona contaminada…”

En el día de hoy, que resulta ser miércoles, y ¡que lo mismo da! pues me he dicho a mi mismo: “cuanta insensatez… ¿Quien promueve todo esto? y, sobre todo, ¿Qué beneficio saca de todo ello?”

En el día de hoy, Sr. director, he salido al pequeño balcón, y sin que nadie me oyera -no había nadie en la calle…- he gritado:

                                    “¡Hoy soy yo. Yo mismo.

                                                           Hoy, yo quiero vivir. ¡HACEDME SITIO!”

 

Muchas gracias, Sr. director.

NOTA DE REDACCIÓN

Tras unos tiempos, convulsos, que aún duran, El Equipo de redacción, en reunión extraordinaria, tomó la siguiente decisión, adoptada por UNANIMIDAD, de sus miembros.

1ª Aumentar, o cambiar, en su caso, el equipo que, hasta la presente, formaba parte de la redacción del mismo.

2ª Dar cabida a nuestros colaboradores habituales, y a cuantos, con sus cartas, y opiniones, nos hacen ser mejores -o al menos intentarlo- en nuestra misión de llegar a cuantos más lectores, si ello es posible. (Es un deber decir que: el parecer de los presentes ha sido casi unánime en este sentido, y así se ha procedido en consecuencia).

3ª Se conservan, sin modificación alguna, los apartados de: opinión, “cartas al director”, y otros. Si bien quedó aclarado -y aceptado por todos- que: los artículos que se publiquen, son de la exclusiva responsabidad de quién los firma. Con los , siempre conocidos, límites de, respeto, nada de palabras soeces o mal sonantes. Pudiendo ser firmados con un nombre, o “pseudónimo” a voluntad del que lo redacta. (Si bien en nuestra redacción, se conservara por parte de la Secretaría, el original remitido. Con el solo propósito de su archivo y conservación). Que, en nigún momento, será cedido a terceros, sin el consentimiento previo, y por escrito, de su autor.

4ª Se confirman en sus cargos al Sr. Secretario  y al Director. Que, en sus escritos públicos, harán constancia de este.

Se ratifica, por parte de los presentes, y después de estudiar algunas opciones presentadas, la de no cambiar, ni el formato utilizado hasta ahora, ni tampoco la “cabecera” de esta humilde página. Entendiendo que: es una representación de nuestra TOTAL historia en el devenir del tiempo. Cosa que es aceptada, por la mayoría de los presentes.

 

Y, yo, como Secretario Doy Fe.

 

 

El Secretario de Redacción

 

En un lugar de España a 15 de Agosto de 2020

(Festividad de la Asunción de la Virgen)

 

 

“El canto del cisne…”

“El canto del cisne…”

(NOTA.- El canto del cisne (griego antiguo: κύκνειον ᾆσμα; latín: carmen cygni) es una frase metafórica que se refiere al último gesto, obra o actuación de alguien justo antes de la muerte o jubilación)

Venga eso a colación con el esperpento, que no otra cosa, están haciendo en estos días los “representantes” del pueblo de Cataluña. Bueno, rectifico, de una parte -cada vez más pequeña-del pueblo catalán.  A los que, con todo respeto a sus ideas y afanes, esos “cantores” siguen queriendo involucrar al sano pueblo catalán, en “viajes a una Ítaca” que nunca existió…

(Mientras que sus “letrados”, pagados por TODOS, les niegan la autoridad para dejarlo escrito, y, por lo mismo su entrada en vigor, por falta de publicación. Si ya sé que los “medios de comunicación” “comunican” todo aquello que les traiga lectores, o espectadores, lo cual no invalida, en forma alguna, su ilegalidad, como no sea la que dice nuestra cabecera… Recordando a Vázquez de Mella: “una mentira repetida un millón de veces. NO ES UNA VERDAD, sino UN MILLÓN DE MENTIRAS”).  Sigamos.

Hablábamos del “canto del cisne”… para quien tenga oídos, y quiera oír. Y ojos, y quiera ver… Como esto no es otra cosa -además de la comentada- que un “marear la perdiz”, y distraer -intentar distraer- ese, casi pánico, que afortunadamente no ha de llegar, por lo absurdo de su falta de autoridad, conocimiento, y medios de ATAJAR, esa pandemia que, G. a D., parece que se va controlando…

El cisne -como la ilusión- es un animal hermoso y frágil. Casi como aquella, yo diría que: aquella lo es más. Que sabe, y acepta, su final. Así, su “canto”, es hermoso. Como es hermosa la gesta del héroe. Como el “adiós” del que sabe que, su recuerdo, perdurará en el tiempo y la memoria…  Pero ¡NUNCA! ha sido hermosa la mentira, el engaño, el odio a los que son diferentes… NUNCA  es ¡NUNCA!

No somos, jamás lo hemos sido -y no aspiramos a ello- a ser “consuelo de los afligidos”. Queremos, y así lo vamos a hacer, donde sea necesario, donde se pueda… Y allí donde no, será nuestro silencio quien hable por nosotros. Y por todos aquellos que, acallada su voz -nunca por el miedo- quien les diga, y lo repita, aún en el desierto, aquello que, siendo de todos, unos pocos quieran arrebatarnos.

Sea en un “parlamento regional”, o en el más alto foro (que, para lo que sirve hoy día) que existir pueda. En eso que llaman la UE. (Unión Europea). Que, a lo que parece, se “está poniendo las pilas”. (NOTA.- Aún nos falta por saber, si por salvar -de verdad- al continente, y sus pueblos, o salvar-se ellos mismos o sus propósitos de “colonización económica” al “viejo uso”). La cosa es que, a algunos países -ya no les llaman “naciones”, y entre ellos el nuestro, no les vendrá mal un poco de ayuda (aunque sea en forma de “hipotecas blandas” (Permitidme un INCISO.- Si el dinero no se “mueve” no sirve PARA NADA. Viene a ser como aquél pobre loco que llenaba su cántaro en la fuente, y, al llegar a su casa, “guardaba el cántaro en el armario, porque le gustaba el murmullo del agua de la fuente…”). Alguien les ha aclarado las ideas. Y se han puesto a trabajar, por el “bien común”. ¡Que remedio! ¿Verdad?

Bueno, dejemos que pase, un poco, el tiempo. Salgamos, lo antes posible de este laberinto del COVID 19, y libres de él, y con la mejor voluntad, sigamos trabajando, cada uno desde nuestro lugar en la sociedad, por el verdadero BIEN COMÚN.

Un cordial saludo

Nuria (Economista)