“Los Santos inocentes…” (y hablamos en serio…)

“Los Santos inocentes…”
(y hablamos en serio…)

Hoy día 28-12-2020, conmemoramos -mejor dicho: recordamos- aquél día que, Herodes, por miedo a perder su “reino” (sometido como estaba -pero eso ya era un “entendimiento” con la potencia romana- al poder de Roma) se dedicó a sacrificar a todos los varones recién nacidos, por miedo a lo que todos conocemos, o casi: La llegada del “Mesías” que había de salvar al pueblo de aquél dominio invasor… Hasta aquí, lo que nos dice la Biblia.
Hoy. De HOY, y desde hace un tiempo, el “sano-humor-trágico- español”, ha convertido, este día, en un día para el regocijo y las bromas… Pero es que eso, si fuera eso solo, no serviría más que para, de alguna manera, ayudar a pasar el crudo invierno que empieza también estos días…
Pero hoy, de HOY, o de ayer, los interesados medios políticos -cada uno a lo suyo- nos intentan “lavar el coco” (antes se decía, no ha mucho, “comernos el tarro”), haciéndonos pensar -mejor “no pensar”- que la Inocencia (desprovista, claro está, de su condición de “virtud”, al menos en sus contenidos) es un “Don”, de la democracia. (INCISO: “DON= Bien natural, o sobrenatural, que tiene el cristiano, respecto a Dios, de quien lo recibe).Y claro, en una sociedad “aconfesional” como la que disfrutamos, ese “don” es: el medio más común –
además no conocen otro- de seguir haciendo su ”agosto” (tiempo de cosecha en casi todos los pueblos del mundo) a costa de esa VIRTUD. Convenientemente disfrazada de “cotidianidad”…. Y aquí estamos.
Con “galas” como las de alguna “cadena televisiva” -no hace falta dar nombres- que la “adorna” con aquella sonrisa -entonces liviana e inocente, esta vez de verdad, de los “muñequitos” que se colgaban en la espalda del “despistado de turno”- que, tal vez, si, también “inocente” de una parte de la “audiencia”, les ayuda a conservarla (la audiencia).
Y claro, el “discurso” del Inquilino de la Zarzuela -escrito, vaya ud. a saber por quién- pues ha traído, en los días siguientes -hasta hoy 28-12-20- de “moda”, la de aquellos “muñequitos”, esos sí inocentes, de esta festividad. Un tanto deslucida, como es normal, pero que: a falta de otras noticias, como no sean las del Covid 19. Siendo, a mi modesto entender, nosotros los “muñequitos”. Y esa -depauperada virtud- la comparsa, muda, de una “festividad” que es de todo, menos eso.
Y no es que nuestros hijos y nietos, la hayan perdido al nacer, digo la Virtud. Nada de eso.
De “eso”, de la pérdida de la “Virtud de la Inocencia”, ya se encargan todos, o casi todos, los “ministros – as” que se van sucediendo en los sucesivos -valga la redundancia- gobiernos “democráticos” que nos van tocando en suerte (mala suerte, digo, y no miro a nadie, si no a los “inocentes”…). Que se creen, o casi, a los que hablan sin decir nada. Digo a muchos, muchos, muchos políticos. (Cada uno según le “va en el baile…” que dice el refrán).
Los “Dones”, son otorgados, según ha quedado claro. Y la misión del que los recibe, o reciben, es: conservarlos y, en lo posible, hacerlos crecer -en sus frutos- utilizarlos, vaciándolos de su origen y su contenido, es una villanía. (Villano: Que actúa, o es capaz de actuar de forma ruin o cruel). Y así, ni merece perdón, ni compasión alguna. Es un “elemento antisocial” por definición.
Así, amigos lectores, guardemos, en lo posible, nuestra inocencia natural, ese “Don” otorgado, y, al mismo tiempo, descubramos las mentiras -aun sin juzgar, que no es ese nuestro cometido- a los que las usan, en contra de TODOS.

Y que, el Año que está a punto de comenzar, nos traiga una parte de la ilusión perdida. Y, a los que nos dejaron, les de el reposo que, sin duda, ganaron con su ejemplo y sacrificio.

¡Feliz Año Nuevo! a TODOS, a TODOS, a TODOS.

Los del Oriamendi.

“S´ha vegut l´enteniment…” (Le han sorbido el cerebro….)

“S´ha vegut l´enteniment…” (Le han sorbido el
cerebro….)

Tal vez no sea esta, Sr. Director, la manera más correcta de
expresar una opinión, por el tema de que se trata, pero
considero necesario decirlo, pues creo es el sentir de muchas
más personas, además de la mía propia. Dígase, en primer
lugar, y con todo respeto, que no es una critica a las FF. AA., ni
a la institución a la que, muchos de nosotros, hemos servido,
con dedicación, voluntad de servicio, y, en cada uno de los
lugares que nos tocó en suerte, hicimos todo lo que se
esperaba de nosotros. Y aún alguno, o más de alguno, siguió
ese camino de servicio, que así se le llamaba entonces, y como
tal aceptábamos y entendíamos. (Esa forma del
encabezamiento es la que usamos en Cataluña, para decir
que: a alguien, o el solito, se ha “tragado” el sentido común).
Y no basta con que los medios de difusión, lo aireen a los
cuatro vientos -que no es cosa baladí el hacerlo, sirviendo
también, permítame decirlo, a no-se-sabe-que intereses. Pero
es una cosa que, sin alarmar a nadie (al menos no a un
servidor) decir, y firmar un “manifiesto” en el que se aboga, y
pretende dar por bueno, el fusilamiento de 26.000.000 de
compatriotas, (ni aunque fueran quince por decir un numero, y
digo 15) para “salvar a España”, de una “calamidad” irrefutable.
Buen Dios! a donde se podía llegar oyendo semejantes
noticias… Y más aún ¿quién es -o son- los intereses que ahí se
consideran?
Los “ecos mediáticos” sacarán punta a ese manifiesto, no cabe
duda alguna, con -es decir “sin”- al fin de: o bien obtener
mejores audiencias, o lectores, según sea el caso, y, sin decir,
como ya es habitual, las “fuentes” donde se nutren. Allá ellos.
Lo que si es importante es: que si el monarca actual, con todas
sus cosas, ha de verse amparado con tales argumentos, que
la Inmensa Misericordia de Dios Nuestro Señor, le auxilie en
este trance. Que falta le va a hacer. Pues de seguir ese camino
-y no entraremos, no hace falta en analizar si tienen, o no, los
“reservistas” poder, o autoridad, sobre las FF. AA., no es
motivo de inquietud, al menos no para quién siga teniendo su
mente despejada, y una visión, me atrevo a decir completa- de
las circunstancias de hoy mismo, y de los tiempos a venir.

No es, quien esto firma, defensor de la actual persona que
ocupa el trono de Recaredo. Pero, el sentido común, la
necesidad de decir alguna cosa que, sin animo de ofender, y
con asombro, que, pensaba ya lo había visto, y oído, todo, o
casi, no me queda otra que hacerlo publico.

Moltes Gracies. Muchas Gracias Sr.

Director.

Jordi S. (Antiguo Sgto.

de Milicias)
Hoy 8 de Diciembre. Fiesta de la Inmaculada

El perdón y el olvido ….

Un apunte (personal) sobre el perdón y el olvido…

“Porque todo será divino al perder la

memoria…”

(Luis Rosales)

Distinguiendo, en lo posible, una cosa de la otra, estamos asistiendo -día si día
también- a una sarta de reproches (mucho más que interesados), en ese lugar
llamado “Congreso de los Diputados” en el que, curiosamente, o no, todos van con
la lección aprendida… Naturalmente, según les mande el “líder” del partido de
turno. De tal suerte que, apenas suben al estrado, o desde el banco, (¿para que no
de cansen? Pregunto), ya sabemos por “donde van a ir los tiros…”.
Y se olvidan, y ¿como no? de otra cosa que no sea la lección aprendida, en la
sede del partido, o en alguno de esos despachos en lo que se reúnen, lejos, claro,
está de la “plaza pública”. Pero, el tema que traemos hoy no ese…
Perdonar no es olvidar.
Olvidar convierte en un nuevo enfoque: aquello que se desea conocer, o mejorar, o
estudiar, de que manera se puede lograr esa mejoría. Más si se quiere -como
debería ser- obtener lo mejor para todos, en la rama que sea…
Pero eso supone la aceptación por todos, de una diversidad -a veces incluso
contraria a la propia idea- que es absolutamente necesaria, para el orden social. Y
no es de balde. Y no es fácil. Y no se consigue en el primer embite, si es que, el
que lo hace, parte de su propio convencimiento para el fin que persigue. Y si es
bueno y conveniente, esto debería ser tarea de todos.
No perdonar, roza los limites del delito. No olvidar, es un anclaje a una situación
anterior, que supone un inmovilismo, que nada, o muy poco, puede ayudar a
mejorar lo que es de todos. Por eso, cuando se trata de hacer una nueva ley, o una
forma de cambiar, o intentar al menos, conseguir ese cambio -que se supone
beneficia a la mayoría- todo obstáculo debería ser “removido”, con la ayuda de
todos los intervinientes en él, para obtener el fin que se persigue. Pero no es así.
No, en esa especie de “gallinero”, en que todos son iguales, o casi, y por lo mismo,
sobran casi todos ellos. (Aquí el “interesado olvido”, tiene más de interés partidista,
y personal -sobre todo económico y de prebendas de cara a un futuro, personal
claro está, de bienestar, y holganza, en empleos, generalmente “públicos” o de
grandes empresas- o sea que: “olvidar” es sinónimo de: interés inconfesable, que lo
enunciado más arriba. Pero esto ya lo sabíamos desde hace mucho… O no?).
Por eso cuando se habla de “no dejar a nadie atrás” ¿a quien se refieren?. Será, en
primer lugar a los “suyos”, luego a los “colaboradores”, después a los necesarios
opositores, y después, si es que algo queda, es decir: “al furgón de cola”, los que
queden, si alguno queda, o el “sálvese quién pueda”. Y eso nos dicen que es “la
democracia”.
“Democracia”= Sistema político que defiende la soberanía del pueblo, y el derecho del pueblo a
elegir y controlar a sus gobernantes.

Alguno de uds. ¿ve eso por algún lado? (Cuando la “consti del 78” elimina
exprofeso, el “mandato imperativo”). Item más… Si en una región, de España –
antiguo Reino, Principado, o Señorío, sus habitantes, eligen a unos representantes
“X”, lo hacen en virtud de ese principio, y guste, o no, ellos son los que están
obligados a defender los motivos que, sus electores que los han enviado allí, han
hecho en virtud de esos principios. Falseamiento, total, alevoso e interesado del
Principio mismo “democrático” hacer lo que están intentado hacer, aquellos que
nos les gustan los “acuerdos” que, el gobierno de turno, en virtud de sus
prerrogativas -exactamente igual que ellos hicieron, no hace demasiado tiempo- los
critican tratando de crear una “sensación”, o vaya ud. a saber que, que siguiendo
sus propias conveniencias, OLVIDAN, que hicieron cuando les convino…
No nos alarguemos más con este asunto. Esta clara -diáfanamente clara- mientras
la VERDAD, este SECUESTRADA, por los intereses personales, y de partido,
tanto el perdón, como el olvido, serán irreconciliables. Nos guste o no. Y mientras
los electores no tengan el poder que la verdadera democracia, lleva consigo,
¡ESTO SERÁ UN CHARCO DE RANAS! guste o no, a las buenas, e ingenuas,
personas que confíen en este nauseabundo sistema.
Evidentemente, y a Dios Gracias, lamentamos que haya, por una vez, tanta
ingenuidad.

Atentamente

Los del Oriamendi.