Los voluntarios…

Definición: Se aplica al acto que se hace por propia voluntad o deseo.

2. Se refiere a la persona que realiza determinada actividad sin tener obligación de hacerla.

Hablemos, un poco de ellos, si os parece.

(INCISO.-Nosotros, los carlistas tenemos, si no la exclusiva, si el saber, por la propia experiencia, de que estamos hablando. Sin que ello sea, en forma alguna, “parte contra nadie”, pues que, teniendo esa naturaleza, quien así se comporta, y lleva esa decisión, hasta el extremo de poner en peligro la propia vida –otra cosa será el “suicidio religioso o fanático” que nada tiene que ver con la razón, merece, si más no, cuando se habla de ellos con respecto a lo que han hecho – el respeto sincero y afecto de todos. Incluso de los que, momentáneamente, son sus contrarios).

Siempre fue así, en España al menos, hasta que, el Liberalismo, y sus intereses, forzaron la creación de “Quintas” –llamada así por ser uno de cada cinco –los mozos “llamados a filas”, eso sí, bajo sanción económica, u otras, de no acudir a ella, en el plazo indicado. Con una salvedad –tomen Uds. nota –si podían pagar a otro que acudiera por él. Entonces se “libraban”. Los que pagaban, claro. Y adivinan uds ¿Quién iba entonces a la guerra? BINGO! Los de siempre.  Los pobres. (Que no eran pocos. Pues ya se habían encargado, tiempo antes –con la “desamortización” –de  privar a los “desposeídos de la tierra” de usar de esa “clausula de salvación” y de que fueran así, “desposeídos”, para el resto de sus días, En otro momento hablaremos para quien no lo sepa, lo que es, y fue, la “desamortización”). Y estos, los pobres, los humildes, los que tienen a gala su honradez, su trabajo, su palabra, y hombría de bien, y acaso, nada más que sus manos para el trabajo, y el amor por los suyos, y por la tierra que los vio nacer, estos son los VOLUNTARIOS, de los que hablamos, hoy. Aquí.

Hemos tenido, en estos días, ocasión de visitar tierras y lugares, de esta España  nuestra, donde se “batieron”, en contra unos de otros, en la última guerra. Pero antes también lo habíamos hecho en otros lugares en que lo hicieron antes. (Vvga. en las tierras de La Vendèe, donde cuarenta años antes que la primera Guerra Carlista, también los voluntarios de allí, vendeànos y chouanes –región norte de la misma región – en 1793) lo hicieron por su Rey, y por su Religión. No se trata pues, ni lo deseamos, una “enmienda” a una “funesta ley de Memoria Histórica”, que no ha servido para “cerrar heridas” antes al contrario, y, nosotros que si creemos en el perdón –aunque no en el olvido –podemos creer, y ,lo creemos, en aquellas palabras de Bonchamps: “No existe Gloria, en las Guerras Civiles…”. Un general que, en su lecho de muerte, herido en combate al otro lado del rio Loira, dio su última orden a sus voluntarios:

 “Perdón para los prisioneros…” (Salvó la vida a más de 5.000)

(En el correr del tiempo, el hijo de uno de aquellos hombres, un escultor de un cierto renombre en su época, le construyó, a Bonchamps, un mausoleo que se puede ver en la iglesia de Sant Martín le Viel, dpto. del Loira, en agradecimiento a haber salvado la vida de su padre, con esa misma inscripción).

Hablamos de esos voluntarios, sean quienes sean. Piensen como piensen. Y sean del lugar que sean.

(NOTA.- Esta página de la historia, nuestra historia, que traemos hoy aquí, no defiende sino la libertad de elección, que no es otra cosa que una muestra de la libertad personal, de cada uno para elegir aquello que piensa que es mejor, y que, siguiendo el dictado de su conciencia, y de su voluntad, toma un camino, y lo sigue, hasta sus últimas consecuencias. Recordemos, con vuestro permiso, lo que un sabio –D. Quijote de la Mancha, y su autor lo era, fue, un hombre sabio –decía sobre la libertad:

La libertad, amigo Sancho, es uno de los más grandes dones que a los hombres dieron los cielos… Con ella no pueden compararse los tesoros que la mar encierra, ni la tierra encubre. Por la Libertad, así como por la Honra, se puede y debe, aventurar la vida…”

                                                                 (D. Quijote de la Mancha. M. de Cervantes)

 Y, esto, la elección de una forma de vivir, mantenida por el “acto de la voluntad”, es lo que define, y “da señal” de lo que ese hombre –esos hombres, y mujeres – han hecho, y han dejado como herencia, a los que, después que ellos, han venido a este mundo. Y, lo repetimos, una muestra inequívoca, de su Libertad.

(Tomado la revista. AHORA, información)

Tengan uds, amigos lectores, un feliz, y libre, y voluntarioso Año  Nuevo.

Oriamendi Carlista.

(Nota. Aquí van las páginas de la Guerra de Secesión. No olvidarlo)

Deja un comentario