Recordando a: S. M. D. Carlos-Hugo de Borbón-Parma. Rey Legítimo de España.

Han pasado los tiempos en que en que los Reyes, eran solamente Reyes por ser hijos de sus padres. Hoy los Reyes tienen que ganar con su esfuerzo, con su trabajo al servicio de la sociedad La Realeza que heredaron. Si falta esta realidad de servicio, la Legitimidad, carece de sentido…”

                                                                                                         (Montejurra  1958)

“Conozco a quienes trabajan, y por lo tanto, rinden. Y considero una obligación a aquellos qué todavía no se han lanzado, que lo hagan para no dejar, a los primeros, solos…, debo afirmar tajantemente, que: quienes no estén en primera línea, bien con su trabajo, bien con su aportación económica,  serán considerados como no pertenecientes al Carlismo. Solo los que se muestren eficaces ahora, podrán ser mis colaboradores mañana. Con sus realidades de hoy, cada uno demostrara su inteligencia, su capacidad y su sentido político.

            No quiero hacer un llamamiento a la generosidad, sino a la inteligencia. No me basta la generosidad de intenciones, ni la buena voluntad. Necesito eficacia. La buena intención es un pecado, cuando se necesita la acción.

            No vamos, por tanto a discutir sobre tácticas políticas, o sobre grandes proyectos, mientras no dispongamos de los medios necesarios para su realización.

Tener estos medios es un deber tan grave, que no tengo el derecho de tolerar que esta Organización Tradicionalista funcione con posibilidades tan limitadas que convierten nuestra enorme fuerza, prácticamente, en impotencia.

Quién no este dispuesto a buscar y encontrar estos medios. TIENE LA OBLIGACIÓN MORAL, de hacerme saber que siente INCAPAZ, de cumplir este DEBER.  La mayor deshonra para un Jefe, y para cualquier miembro dirigente, no está precisamente en la incapacidad, sino en el no saber sobreponerse a ella, o en la falta de nobleza de no reconocer esa incapacidad.

 Sabed que yo cumpliré con mi deber. Y mi primer deber como Príncipe, hoy es la victoria. Si os he hablado en estos términos, es porque el momento lo exige, y porque también el mismo afecto que os tengo, me ha impuesto la obligación de hablaros con esta dureza.”

   (Mensaje de D. Carlos Hugo, a la Junta Nacional Carlista. Octubre de 1961)

“La Monarquía, solo será factible, y encontrará su legitimación, si es capaz no solo de prever, sino de alumbrar la línea más audaz del futuro histórico; aquella que basada en la plena mayoría de edad del pueblo, lo incorpore de un modo plenamente responsable, a las tareas políticas.

   Porque los ciudadanos, en las dimensiones más reducidas de la esfera municipal y regional pueden  demostrar, de un modo natural –fácilmente comprobable – el espíritu cívico y la eficacia política. Quien no es capaz de patriotismo municipal, está incapacitado para  un servicio nacional.”

 (Abril de 1962. Declaraciones a la revista. “Azada y Hasta”)

“La historia se ha encargado de mostrar como acaban los Príncipes, que se aburguesan y no quieren, o no saben cargar en cada momento,  con el peso de sus responsabilidades…”

                                          (Misma publicación anterior. Mismo número)

Los catalanes tenéis a honor, el resolver problemas que otras tierra, no saben, o no pueden resolver por si mismas. Y esto no merece condenación. Porque es fruto de vuestro amor a la patria chica, a la proximidad de la Patria más inmediata a vosotros,  y esto no daña al amor a la Patria grande, sino todo lo contrario, quien no es capaz de amar lo pequeño ¿Cómo podría amar lo gande?”

 (23 de Noviembre de 1964. Hospedería del Real Santuario de la Salud. Sabadell).

DE LAS CUALIDADES DEL JEFE…

 “En cuanto a la selección de los hombres para los puestos de responsabilidad, conviene que nuestros futuros Jefes vean claramente una cosa: No vale para Jefe el hombre que se ofusca por unas formas, una opinión, o un emblema. El Jefe, y lo  sabéis mejor que yo, tendrá que hacer trabajar a hombres distintos, de distintas tendencias, que tienen una visión política a veces muy diversa. Esta característica difícil del Carlismo, esta libertad de opinión, este abanico abierto de opiniones, no lo hay en ningún otro grupo político del mundo. Pues en el terreno de la actuación política, está la nueva línea política. Esta línea política, como tal línea, no puede discutirse. Lo que si se puede discutir es como vamos a llevarla para que sea lo más eficaz posible en cada caso, en cada provincia y en cada región de España.

De modo que sí el Jefe se ofusca por opiniones, no podrá realizar esta labor de federar voluntades, para la acción política. Su papel está en coordinar  todas las tendencias para realizar la línea política, y no ofuscarse por ningún planteamiento intelectual.”

 (Junio de 1967. A los Jefes Provinciales y Regionales del Carlismo)

Y, ahora te decimos, amigo (a) lector (a):

Piensa, recuerda, reflexiona, sobre estas palabras de total e imperiosa ACTUALIDAD.  Y si hallas en ellas alguna incongruencia, o despropósito, o falta a la Verdad, Nos lo haces saber. Y, si a tanto llega tu enfado, no mires más esta página web. Que aquí hemos venido a SERVIR, y no a ser servidos. Ni tan solo “aplaudidos”. Que nos basta con cumplir el COMPROMISO, que, como carlistas y españoles, de todas las Españas, nos conformamos con haber cumplido.

De todos vosotros

La redacción.

Deja un comentario