“El siglo de las luces…” (¿?)

Hubo un tiempo en la Historia de la humanidad, que se medía esta -la Historia- por los logros, y los avances que, esta misma humanidad, conseguía en adelantos, ya fueran en el Arte, en las Ciencias, o en los avances políticos de los pueblos, en relación con otros pueblos. (Que nunca fueron fáciles -ni tampoco “pacificas”- muchas de las veces… Pero bueno, aquí hemos llegado…)

Hoy, este año, y los anteriores, están “marcando” este siglo XXI, y ojalá en los venideros sea simplemente una anécdota -aún estamos a tiempo de que sea así- en esa Historia de la Humanidad, y por ende, del planeta tierra…

Se decía, al poco de “entrar” en la UE, y lo decía un “flamante socialista” (Borrell): “piensa globalmente. Actúa localmente…”. Lo recuerdan?. En “aguda visión” de lo que cada uno puede hacer desde su “parcelita personal”, si es que, como se dice en Cataluña, “no tè el cul llogat,  seu quan  vol…)” (quien tiene el “culo alquilado”, no se sienta cuando quiere…”). Bueno tras esta, pequeña “introducción”, vamos a “hablar localmente”. Entendiendo como “localmente” a esta “parcelita” llamada España, y , dentro de ella Cataluña.

Quién les habla, nacido castellano, de ancestros vascos, y descendientes catalanes -y a mucha honra desde allí hasta el futuro- tenía la buena suerte de estar entre gente -catalana- de mucho espíritu de trabajo, emprendedores, solidarios. Gente que hacía de su esfuerzo diario, una razón -y un ejemplo- para la vida. Hoy, esa buena gente, no se si está en otro planeta, o que ha pasado con ella… Pues desde hace un tiempo (desde la “era Pujol” para acá), la mayoría, está en “estado de desaparecida”. No es que haya cambiado el carácter, que no se cambia así como así, es que, sencillamente, no se la ve, si no es en plano personal, y tampoco demasiado, si atendemos a los “telediarios”, los políticos de uno y otro bando, de uno y “otro color”. Que, como siempre, van a lo suyo. Ya se sabe…

Pero lo que yo hecho de menos, en un pueblo como el catalán, que sean siempre los mismos, es decir: la “burguesía de la ciudad Condal”, los que “marquen el paso” al resto de habitantes del Principado. No nos cansaremos de decir que: CATALUÑA NO ES BARCELONA! QUE ES ALGO MÁS! Que una ciudad, solo es una ciudad! Y no un pueblo. Y todo lo que está pasando en BCN, y cuyo “reflejo” en virtud de unos cuantos años, de “enchufes, prebendas, y otras cosas -largas de enumerar- y alguna que otra falta se escrúpulos  ¡ ay la humana fragilidad ! de gentes que, sin ser “profetas en su tierra”, si que aspiran a serlo  (y bien que se aprovechan de ello) y son, como decimos en castellano, “más papistas que el Papa…” Y, sin llegarse a creer -porque no se lo creen tampoco ellos- hacen como “si, si”. Entre otras cosas, porque ya no está “bien visto” seguir “chupando” -y eso es lo importante- del “régimen anterior”. (O del que les puso ahí). Pero hablemos del “ahora mismo”.

Cuando entre ellos mismos -hablo de los independendistas, que los hay de muy buena fe, y eso no está en cuestión- no se ponen de acuerdo. Pues lo más importante para algunos de ellos es el “sillón” (y lo que conlleva). Pero ¿como se puede llevar adelante -legítimamente- una Causa en la que no se cree? Una Causa que, otros “compañeros de viaje”, -si uds quieren utópica actualmente- si están convencidos de ella. ¿Cómo puede ese “pirómano” de Torrá, decir una cosa, “llevar de la mano” a unos actos que, el común de los catalanes, y de los que vivimos aquí, reprobamos? Cuando hasta esos mismos “seguidores” suyos, lo abroncan, en su “parlament”, y le llaman lo que le llaman?

En una pagina anterior a esta se escribió:

“Cuando una Causa, para triunfar se ha de imponer, en vez de convencer. Esa Causa esta muerta…”

Y esa aspiración legítima, de algunas buenas personas -según ellas entienden la libertad-se ve impuesta por los menos, sobre los más, esa, deja de ser una causa legítima, para ser una tiranía.  Ahí no estaremos nosotros.

Pero hablábamos de los “apellidos” de los siglos…

Este, el XXI, por lo menos aquí, en España -si no le ponemos remedio- pasara a la Historia como “el Siglo de la Estupidez Supina”. Nunca la “estulticia” humana (Estulticia = grado máximo de la estupidez, según el diccionario) llegó tan alto…

Pero no solamente, por culpa de algunos catalanes, no se equivoquen uds. amigos lectores. No por eso, si no también, y por la misma razón, de esos “jovencitos” del resto de España, de raíz más que discutible -democráticamente hablando- que también están intentando, por todos los medios a su alcance, hacer -haciendo que hacen- la “contra” a estos de aquí, llegar a lo más alto del poder, y para eso, alguno ya habla de “la pistola encima de la mesa…”, y otros “corifeos” -al parecer “rivales de ocasión”. Pero, en esta, cómplices– usan, con un descaro digno de mejor momento, aquello que les conviene, contra quién sea, y “ayudando” a quién sea, para lograr sus fines…

Un pueblo como el catalán no puede caer en el engaño que, algunos de sus miembros, le muestran como una meta fácil de conseguir. Por muy legítima que sea.

(Veáse como, alguno -más honrado que muchos- desde la misma cárcel, les muestra que no es ese el camino). No entramos en eso nosotros. Nosotros hemos defendido SIEMPRE, la libertad. Y hemos combatido un sistema -el Liberalismo- que en 200 años solo ha traído, de la mano de los “papás espirituales” de estos mismos de ahora, y aún de ellos mismos -y no solo en España- desolación, guerras, ruina de los más en favor de los menos… Mentiras vestidas de “verdades a medias” (la otra “media” nunca te la cuentan). Y poca cosa más pues si algo hemos adelantado, siempre, y digo SIEMPRE, ha sido un caro precio -el supuesto beneficio- que hemos pagado los mismos…

Pongamos, si les parece, por el bien de nuestros hijos y nietos – y ellos de los suyos- el “fiel de la balanza”, en su justo medio…

“Pesemos, los “pros y los contras” (los beneficios y los perjuicios) pero no solo para unos años (las sociedades de los hombres no se hicieron para una “temporada”, como si de una “moda” se tratase).Son algo más: Son la HISTORIA DE UN PUEBLO, y, a la vez, su FUTURO. No pensemos solamente en nosotros mismos, y en nuestras -a veces legitimas- aspiraciones. Vamos a ir un poco más allá…

Y, seguramente, encontraremos en ese camino -andado con honradez, con “altura de miras”- a mucha gente -personas- que, igual que nosotros, pensando diferente, desean llegar al mismo fin.

Pensar diferente, no es -no debe ser- NUNCA, un motivo de enfrentamiento. Quien eso propugna, MIENTE, si dice que lo hace por el “bien común”. Y oculta sus verdaderas intenciones…

Mientras esto no sea así, en la mayoría de los casos, solo la improvisación (y detrás de ella la TIRANÍA) será el precio que habremos de pagar, TODOS.

Leí, en un libro, que escribió un “hombre sabio”:

“Más respeto para los hombres capaces, y ¡abajo todos los partidos!

                                                                                                                                   (F. Nietszche)

Tal vez deberíamos recordar esto, de vez en cuando, y buscar a los mejores, piensen como piensen. Y hagámosles merecedores de nuestra confianza. (Y de nuestra ira, si no cumplen con ese compromiso).

Un cordial saludo.

Deja un comentario