Un apunte sobre el Liberalismo.

Definición:

“El liberalismo es una doctrina que se basa en la defensa de las iniciativas individuales y que busca limitar la intervención del Estado en la vida económica, social y cultural (1). Se trata de un sistema filosófico y político que promueve las libertades civiles y que se opone al despotismo”

 

El liberalismo clásico es un concepto amplio usado para englobar las ideas políticas que suceden durante los siglos XVII y XVIII, contrarias al poder absoluto o intervención del monarca o el Estado en asuntos civiles, y opuestas a los privilegios legales que detentaban los aristócratas, el clero oficial y los gremios, con el objetivo de que el individuo pueda desarrollar sus capacidades individuales y su libertad en el ámbito político, religioso y económico. Es una corriente originaria del liberalismo que aboga por las libertades civiles bajo el imperio de la ley y por una economía de mercado

Sus bases racionales son el realismo y fundamentalmente el empirismo sustentado bajo el derecho natural, con mucha mayor atención, por lo tanto, a los cambios observados en los hechos, por lo que se distingue del idealismo y del deductivismo propios del racionalismo continental europeo, más tendiente a formular verdades absolutas. Se trata de un racionalismo analítico, más que justificativo.

Su visión de la condición humana es realista, suponiéndole una motivación fundamentalmente egoísta en aras de la satisfacción del propio interés, esto lo vincula a dar preferencia especial al liberalismo económico o liberismo.

Dicho laicismo, empirismo y utilitarismo, propios del liberalismo clásico, favorecen la convención más que la convicción, mediante un programa político basado en el consenso, por lo que considera la ley y la institución creaciones artificiales, evaluándolas por sus resultados y omitiendo su concordancia con cualquier principio trascendente. Debido a esto último es que aceptan la monarquía constitucional siempre y cuando esta garantice la libertad y el bien común. (¿?)

(O algo parecido a: “haz lo que yo -nosotros- te decimos, u ordenamos, y seguirás siendo “rey”, o “jefe de Estado”. Para muestra un “botón”, o unos cuantos “votones” vengan de donde vengan sin que eso importe mucho… O no?)

Convención:

Norma, o práctica, admitida por responder a precedentes o a la costumbre. (O para “cambiar” la costumbre…)

Convicción: Seguridad que tiene una persona de la verdad o certeza de lo que piensa o siente.

También: Ideas religiosas, éticas o políticas en las que cree una persona.

 

Así:

Si atendemos a la “convención”  -o sea: a “lo que conviene”, en vez de a aquello que pensamos y creemos, y que, de alguna forma, o muchas, no has hecho ser lo que somos, tendremos, por deficinición -además “lógica”- que “cambiar las cosas, cada vez que esas mismas cosas, nos parecan, antiguas -irrelevantes-o meramente estemos cansados de ellas…”

Y ASI:

Pero eso si, sin cambiar el sistema, podremos “cambiar los gobiernos”, los “jefes del estado”, aquello que nos parezca oportuno y todas cuantas cosas, nos “pasen por las narices”, o el gusto, o lo que -aquellos que “dirigen, por el “Bien de todos” (ja, ja, ja…) nos digan que: es lo mejor, y lo más “conveniente”.

O no?

1.- Eso de la “limitación del Estado”, es su propia definición.

  Los carlistas siempre hemos dicho:  “MÁS SOCIEDAD, Y MENOS ESTADO…” que quede muy claro.

 

 

Un saludo afectuoso y cordial

 

Los del Oriamendi.

Deja un comentario