Aprendido de la vida….

Aprendido en la vida…
“No hay mejor manera de hacer daño a una Causa, que defenderla con malos argumentos.”
(Nietzsche)

Y así, alguien me quiere explicar que narices -y soy educado, muy educado- está haciendo ese individuo llamado Torrá, de apellido ( de sobrenombre, esperamos que no por mucho tiempo) “President de la Generalitat de Cataluña” (NOTA.- Presidente de la mayor parte -generalitat- igual a mayoría.)Enfrentando a unos contra otros, cuando le viene por la narices. Con un hemiciclo ¡cerrado hace 8 meses! donde se supone que, esa supuesta “mayoría” debe hacer valer sus postulados -sean estos cuales sean- y con sus representantes, dirimir sus diferencias con quienes tienen una opinión distinta de la suya, y así, entre TODOS, buscar la mejor solución para los problemas comunes.
Es esta la “democracia” -o deberíamos decir, como alguna vez oímos, hace ya tiempo, “Dedocrácia” o “demoniocrácia” que sería más acertado. Si esta es esa que nos ofrecieron entonces, a quien le puede extrañar que algunas formaciones políticas, estén creciendo -por gran parte de la geografía nacional- y tengan en “ascuas” a los defensores de aquella “democracia” prometida. Señores míos, “de aquellas aguas… estos lodos…”
Y lo que está haciendo este individuo, que no es otra cosa que: obedecer las
consignas del Huesped de Waterloo. Ese otro elemento, que alguna vez, intentamos comprender, y aún de alguna forma, no añadir “leña al fuego”. Ahora es un prófugo, hablemos “en plata”: un COBARDE, que, mientras sus compañeros de aventuras, se esfuerzan en defender unas ideas, él se lo pasa de “p. m. para arriba”, viviendo en un palacete, que le paga quién sea (me temo que todos, o entre todos), y ni siquiera se atreve -cosa que haría todo hombre de bien- a presentarse ante los jueces, y decir bien alto: “Yo soy quién ordenó esto. Yo soy el responsable, primero y último, de lo que aquí se juzga…” Pero no, utiliza un “pelele” (llamado Torrá), para, además de enfrentar entre si a un pueblo que nunca antes lo había hecho. Aún defendiendo ideas distintas, ahora no solamente lo ordena (eso si desde la barrera) sino que lo hace,
desde esa misma impunidad. ¿Como pretenden ese, y este, “iluminados”, conseguir sus fines. Por muy dignos de respeto que fueren? Como? Pregunto.
Luego vendrá el llanto y el crujir de dientes… Cuando esos otros, los del 155, se
encuentren “el terreno abonado”, para otras tantas tropelías, estas desde “la legalidad vigente”, y se “carguen otra vez” (y van…) una oportunidad, nueva. Otra oportunidad más, de arreglar la cosas “inter pares”. Entre iguales. Que iguales somos, como hombres y mujeres, nacidos donde sea. Y como iguales hemos luchado SIEMPRE, por nuestra Patria Hispana, hasta que llegaron toda esta jauría de aprovechados, de uno y otro color, a cagarse todo aquello que nos hacía hermanos, y compañeros, en el cotidiano hacer, vivir y caminar, en pos de algo mejor para todos.
A quién le puede extrañar, lo que se avecina?
Y den Gracias a Dios, los creyentes, a quien les de la gana, los que no los sean, de que: aún queda en Cataluña, y en el resto de España, una gran parte de buenas personas, de buenas gentes, que con su trabajo diaria, y con su ejemplo, de prudencia y de comprensión aunque muchas veces -estos y los otros- sigan como siempre han hecho estos DOS úlimos siglos, en no buscar otra cosa que su propio beneficio. Y no siempre por necesidad, sino por un más que reprobable, e insatisfecho siempre, ORGULLO y VANIDAD personal, a costa de TODOS los que, de buena fe, pensamos ser sus semejantes. Al menos así lo aprendimos, en los buenos libros, y también, en gran mayoría, de los ejemplos de los que nos precedieron.
No nos da ningún miedo el futuro. El futuro se hace cada día, con el esfuerzo y la voluntad de todos. Si alguien nos lo estropea, solo, tan solo, por esa razón que decimos, RESPONSABLE será ante los demás. Y, los demás, somos el resto antes – después ya veremos- de haber perdido el respeto a quién, por no hacer uso de el tampoco lo merece.

un cordial saludo a todos.
Sulpicio Motilla Olmo

Director

Deja un comentario