«Poderoso Caballero es D. Dinero…»

“Poderoso Caballero es D. Dinero…”

(Luis de Góngora)

Dígase, lo que se diga, tenía razón el poeta, cuando escribió estas frases…

(PERDÓN! Queridos amigos, y lectores, por tanto tiempo “desaparecidos” de este espacio público que llaman la “red”. Razones las hay, pero que al ser -al menos las más notorias- del común conocimiento, se entenderán las causas… Bien. A la tarea!!)

Esto viene, si nos lo permiten uds, a cuenta con la negociación que -ayer mismo- acabó en Bruselas… Veamos:

En un “sistema capitalista” como el que “gozamos” -algunos, pocos, lo “gozan” verdaderamente, otros lo “ven pasar”- leer lo que  escribió, ya en aquél lejano siglo XVI, D. Luis de Góngora, tiene toda su actualidad, desde la “memoria de los tiempos…” Y, ahora, en que se ha “alcanzado un acuerdo” de “reparto de los atributos de sr. Dinero”, que -dicho sea de paso-solo es eso: dinero, ya hay quienes formando parte del sistema, y lo que es más aún si cabe: siendo fieles servidores del mismo, léase: PP, Cs., Vox, y otros advenedizos, se ponen a meter “los pollos en el corral”, diciendo que se podía hacer más… (NOTA.- Cualquier, medianamente, observador se da cuenta que: eso, ahora mismo es imposible.). Veamos:

En esta llamada U. E. en que, casi todo, se basa en la inter-relación de las naciones –lo de los pueblos, queda aún un poco lejos- el “casi todo”, se basa en la cuestión económica. Y, lo que llega, antes que nada, a las familias, y a los “ciudadanos de a pie”, es -al final de mes- lo queda, si algo queda, en los bolsillos… Que está por ver, pero bueno. (De la “moral”, y otras cosas, que parecen olvidadas, hablaremos otro día). En ello andamos.

Así, el acuerdo de Bruselas, que va a dar mucho que hablar -sobre todo a los que no tienen otro trabajo que “marear la perdiz”- es como se van a utilizar esos “fondos”, que, ayer mismo, se acordaron, y cuyas cifras, solo hace unos años, “mareaba”, leerlas.

Porque no se dirá la “letra menuda” del acuerdo. En España, menos aún. Y se puede suponer, sin que esto signifique una “norma” sino algo evidente, que los “recortes” que, los “países del Norte” imponen, tiene mucho que ver, no ya con las pensiones -que no pueden ser más bajas- NO con la “reforma laboral” (existen, en Europa, sindicatos NADA DOMESTICADOS, que negocian de “tú a tú” con los gobiernos, y las multinacionales, con los agricultores etc., no como los de aquí, España, que no son si no “la voz de su amo…” es decir: del gobierno de turno), si no con la “carga” que, para el presupuesto, representan las “fuerzas pasivas”, es decir: funcionarios públicos –léase: políticos, asesores, cargos de confianza, “consejeros reales”, senadores que, dicho sea de paso, ¿alguien sabe para que narices sirve el “senado”?- esas son la “clases pasivas”. Pasivas a la hora de producir algo para la nación, que para el “cobro” a finales de mes, y prebendas, exanciones, y otras lindezas, se pintan solos! Esas son las autenticas “clases pasivas”. (Y no olvidamos los sueldos de por vida, de los “presidentes autonómicos”, que esas son aparte…).

¿Puede, pues, extrañar que “los países del Norte”, un poco -bastante- más serios con los suyos, pongan inconvenientes al antes dicho reparto?

(NOTA.- Observe, amigo (a) lector (a) el número de funcionarios, en relación al número de habitantes, que hay entre los diversos países de la llamada UE. Y luego, si le parece, juzgue… Y el reparto de la “carga social”, y las subvenciones a los partidos políticos, sindicatos, ONGs, etc. y, seguramente, seguramente, entenderá a esos “bárbaros -en otro tiempo así llamados- del Norte”).

Pero ¡ay! el dinero…

(El dinero, tiene, en si mismo, un serio problema: debe circular. O, de lo contrario no sirve para nada. Recuerdo a un antiguo amigo que siempre decía: “…era un tipo tan pobre, tan pobre, que solo tenía dinero…) Yes verdad.

Si la UE, no se pone a trabajar, a exigir cambios, a quienes deben ser, en buena ley, sus “iguales”, o parecidos al menos, la UE, y con ella el continente europeo, se ¡¡va al GARETE!!,  y, lo que venga después, vale más que no lo veamos. Nosotros, ni nuestros nietos. Con un “ogro” en el horizonte, o dos, llamados: Trump, y China, ya tenemos bastantes preocupaciones.

O pensabais que no?

 

Un saludo cordial y sincero

Los del Oriamendi.

Deja un comentario