“Los Santos inocentes…” (y hablamos en serio…)

“Los Santos inocentes…”
(y hablamos en serio…)

Hoy día 28-12-2020, conmemoramos -mejor dicho: recordamos- aquél día que, Herodes, por miedo a perder su “reino” (sometido como estaba -pero eso ya era un “entendimiento” con la potencia romana- al poder de Roma) se dedicó a sacrificar a todos los varones recién nacidos, por miedo a lo que todos conocemos, o casi: La llegada del “Mesías” que había de salvar al pueblo de aquél dominio invasor… Hasta aquí, lo que nos dice la Biblia.
Hoy. De HOY, y desde hace un tiempo, el “sano-humor-trágico- español”, ha convertido, este día, en un día para el regocijo y las bromas… Pero es que eso, si fuera eso solo, no serviría más que para, de alguna manera, ayudar a pasar el crudo invierno que empieza también estos días…
Pero hoy, de HOY, o de ayer, los interesados medios políticos -cada uno a lo suyo- nos intentan “lavar el coco” (antes se decía, no ha mucho, “comernos el tarro”), haciéndonos pensar -mejor “no pensar”- que la Inocencia (desprovista, claro está, de su condición de “virtud”, al menos en sus contenidos) es un “Don”, de la democracia. (INCISO: “DON= Bien natural, o sobrenatural, que tiene el cristiano, respecto a Dios, de quien lo recibe).Y claro, en una sociedad “aconfesional” como la que disfrutamos, ese “don” es: el medio más común –
además no conocen otro- de seguir haciendo su ”agosto” (tiempo de cosecha en casi todos los pueblos del mundo) a costa de esa VIRTUD. Convenientemente disfrazada de “cotidianidad”…. Y aquí estamos.
Con “galas” como las de alguna “cadena televisiva” -no hace falta dar nombres- que la “adorna” con aquella sonrisa -entonces liviana e inocente, esta vez de verdad, de los “muñequitos” que se colgaban en la espalda del “despistado de turno”- que, tal vez, si, también “inocente” de una parte de la “audiencia”, les ayuda a conservarla (la audiencia).
Y claro, el “discurso” del Inquilino de la Zarzuela -escrito, vaya ud. a saber por quién- pues ha traído, en los días siguientes -hasta hoy 28-12-20- de “moda”, la de aquellos “muñequitos”, esos sí inocentes, de esta festividad. Un tanto deslucida, como es normal, pero que: a falta de otras noticias, como no sean las del Covid 19. Siendo, a mi modesto entender, nosotros los “muñequitos”. Y esa -depauperada virtud- la comparsa, muda, de una “festividad” que es de todo, menos eso.
Y no es que nuestros hijos y nietos, la hayan perdido al nacer, digo la Virtud. Nada de eso.
De “eso”, de la pérdida de la “Virtud de la Inocencia”, ya se encargan todos, o casi todos, los “ministros – as” que se van sucediendo en los sucesivos -valga la redundancia- gobiernos “democráticos” que nos van tocando en suerte (mala suerte, digo, y no miro a nadie, si no a los “inocentes”…). Que se creen, o casi, a los que hablan sin decir nada. Digo a muchos, muchos, muchos políticos. (Cada uno según le “va en el baile…” que dice el refrán).
Los “Dones”, son otorgados, según ha quedado claro. Y la misión del que los recibe, o reciben, es: conservarlos y, en lo posible, hacerlos crecer -en sus frutos- utilizarlos, vaciándolos de su origen y su contenido, es una villanía. (Villano: Que actúa, o es capaz de actuar de forma ruin o cruel). Y así, ni merece perdón, ni compasión alguna. Es un “elemento antisocial” por definición.
Así, amigos lectores, guardemos, en lo posible, nuestra inocencia natural, ese “Don” otorgado, y, al mismo tiempo, descubramos las mentiras -aun sin juzgar, que no es ese nuestro cometido- a los que las usan, en contra de TODOS.

Y que, el Año que está a punto de comenzar, nos traiga una parte de la ilusión perdida. Y, a los que nos dejaron, les de el reposo que, sin duda, ganaron con su ejemplo y sacrificio.

¡Feliz Año Nuevo! a TODOS, a TODOS, a TODOS.

Los del Oriamendi.

Deja un comentario