Lágrimas de cocodrilo…

(Nota: Cuando alguien finge dolor ante una desgracia decimos que “está llorando lágrimas de cocodrilo”. La expresión tiene su fundamento ya que los cocodrilos lloran mientras matan o devoran a sus víctimas y no lo hacen por un motivo emocional sino por razones estrictamente biológicas.).

Podríamos decir algo similar, o muy parecido, a las lagrimas que los políticos derraman cuando comparecen en publico a “felicitarnos” las Navidades, o sus “mejores deseos” para el Año Nuevo… Cosa que, sin duda alguna se debe a sus “asesores de imagen”, que, entre otros muchos “consejeros” -estos a nomina pública, pero sin “cargo alguno” que se sepa- también “chupan del erario público…”

Si leemos, con, o sin, detenimiento el “evangelio” veremos que el Maestro, dirigiéndose a los apóstoles les dice: “…por sus hechos los conoceréis…” y, claro uno se pregunta: ¿Los hechos de esta gente, donde están? Acaso en la renuncia a sus prebendas y emolumentos, que, de ninguna manera, renuncian a ellos -y eso que algunos cobran más que el mismo presidente del “gobierno central”- AH! claro es que ellos no son “apóstoles” al vejo estilo. Ni siquiera llegan a “aficionados profetas”. ¡Faltaría más! (Y mira que los hay eh! “profetas” digo, de “vía estrecha” y mejor vivir, que eso si que cuenta, para algunos, bastantes…). Por eso se “emocionan” públicamente. Y hasta algunos cambian de partido, por si acaso, no fuera a ser que… (elecciones a la vista…). En fin hablábamos de los cocodrilos…

Cuestión biológica, dicen que es este asunto… Y, así está diáfanamente claro, el asunto en cuestión.

Y, de esta manera -Ah! pero es que hay otras?- a punto de empezar el Año Nuevo, que, de verdad, muy sinceramente, deseamos mejor para todos, nos parece que: no siendo esta una “especie en extinción” (hablo de los cocodrilos, aunque por su tamaño, ¿debería decir: “lagartijas”? ), no deberíamos preocuparnos mucho por, si un día, los encontramos en falta…

Bueno, no me extenderé. Muchas gracias por publicar este pequeño apunte -si es que lo considera oportuno- Sr. Director.

 

Raimundo Arteta (explorador)

De todo corazón: ¡Muy feliz Año NUEVO!

Deja un comentario