Sobre: “el llanto y el crujor de dientes…” (Mateo 25.30)

 

Cuando las Escrituras hablan, no hace si no decir algo que, muy posiblemente, va a suceder… (En el supuesto caso, naturalmente, de que no se hagan las cosas como se debe… (En la política, se entiende el hacer lo mejor, o más conveniente, a los intereses generales. Es decir: de aquellos a los que se gobierna, o pretende gobernar).(Democracia?).(Democracia: el gobierno de los mas. Tampoco dice de: los más capaces,téngase esto en cuenta….).

Así, el próximo domingo, en esta amadísima tierra catalana, vamos a estar a punto de que se cumplan las Escrituras que dice el Evangelista… Con una pequeña-gran diferencia: aquí, “el llanto, y el crujir de dientes…” siempre nos toca a los mismos. Que le vamos a hacer ¿verdad?

El caso es que, con tanta gente preocupada por nuestro “bien estar” (¿?), deberíamos estar más que contentos con esa “maravillosa” oportunidad, si no fuera porque: la de, al ser TANTOS los que se encargan de ello, pues: que no queda ya casi nada para los otros…. (Bueno si, queda: el llanto… y todo lo demás…) y esos “otros”, casualmente, somos los de siempre.

Si entrásemos a mirar las cosas bien (que, como dice un amigo nuestro: es como mejor se ven…) nos daríamos cuenta que: aún falta mucho -y lo que tardarán- en llegar si no todas, si bastantes, o muchas, de las cosas prometidas. Por la razón anteriormente dicha. Y, además, porqué, lo primero, es: “entrar en el sistema…” lo segundo: mantenerse en él. (Con los “chollos” que se disfrutan en esos lugares, es lógico que: quien no sirve, o casi-no-sirve, para otra cosa, se preocupe mucho por él mismo, y por su inmediato futuro, al dejar el “cargo”). Y, luego, si queda algo de tiempo, y no se pone en peligro la “disciplina de voto”, aplaudir cuando toca, y ser “eco” -sin afonía alguna- de las ordenes recibidas…. Razón sobradamente “habitual”, en aquél gallinero llamado “congreso”, o “consell…”, o “junta…” (NOTA.- Excuse ud., amigo (a) lector (a)q que pongamos en “minúscula” dichos términos, pero entendemos que: al ser ellos mismos los que faltan al RESPETO, y no solo a la institución de la que forman parte -o desean formar- no es razón que: nosotros, cambiemos ese tratamiento. No en la actualidad.).

De modo que: a cuatro días, del “feliz acontecimiento” (no entraremos en “agravios comparativos” con otras regiones de España, en iguales, o parecidas, circunstancias : País vasco, Galicia, por ejemplo pues no es, ahora mismo, motivo de estas líneas, pero ahí queda dicho para días a venir…), que, el lunes, siguiente -si no hay problemas en la “confección de las mesas electorales”, veremos que da el tiempo…. Sin prisa, eso sí. Pues los plazos para la configuración de los resultados, y la “organización” de los cargos, llevará -legalmente claro- otro tiempo más…

Suficiente, creemos, para DOS cosas:

Sacar el “moquero” (pañuelo) para el llanto…

Poner la cabeza (y la IRA) en el refrigerador, en espera de la siguiente oportunidad.

(De haber hay otras, pero chocaríamos de frente, con las “normas electorales vigentes”, y eso, no tengan duda, también llegará).

 

Un sincero y cordial abrazo.

Oriamendi.org

Deja un comentario