Desde mi rincón…

Para evitar su perdida –u olvido –de las cosas que son nuestras, y de todos, y también para si alguno de nuestros lectores (y gracias, muy sinceras a todos ellos), y porque nos toca, en su memoria, y porque es nuestro gusto, vamos a copiar aquí, unas “láminas” que –en su día, concretamente, cuando se dio  orden de retirar de los ayuntamientos, de sus balcones, las banderas del “Movimiento Nacional”,  entre las que se usaba –sin permiso nuestro, y con un afán de desvirtuar, y ocultar, la oposición que el Carlismo hizo a la “Jefatura del Estado, que duró mucho, mucho tiempo, y continúa aún hoy día . Visto lo cual, por parte de las Autoridades Carlistas se dieron instrucciones de recuperar, todas las que fueran posibles, del REQUETÉ. Cosa que se hizo con el fin de evitar vejaciones e insultos,  y se recogieron también algunos gravados, y dibujos que hemos querido traer aquí.

Son nuestros. Representan a nuestra gente. A  nuestros mártires. A los que dieron todo lo que se les pidió, en aras de un Compromiso. Son láminas de una “ida”. No de un retorno –muchos no volvieron –lo harán el día que, entre todos, lleguemos a la meta que ellos nos marcaron. Y, como a ellos, los que fueron antes…

Helos aquí….

In memoriam de todos ellos…, de todos.

                                   La redacción

Estrategia y táctica… (definición y aplicación)

¿Qué es una estrategia? Una estrategia se define como un conjunto de acciones aplicadas con el fin de desarrollar un plan previamente establecido para conseguir un objetivo (Arte, traza para dirigir un asunto. Real Academia)

 Definición de táctica.

Según la real academia de la lengua española, la táctica es el “Método o sistema para ejecutar o conseguir algo.”, es decir, la forma en que se va a desarrollar o ejecutar un algo para conseguir un fin, u objetivo.

Podemos ver cómo siendo – aparentemente – lo  mismo, y complementario, la una está supeditada a la otra, para conseguir el fin qué, la primera ha establecido, aun siendo, en su manifestación, al parecer, distintas.

Llevemos esto a la situación actual (en cualquiera de sus aspectos). Preferiblemente al aspecto social y político que nos ocupa, y nos ocupará, en los próximos días. Con un solo y único fin: Demostrar, y que sea claro y díáfano que nada se ha dejado al azar – el azar no existe y como todo obedece a un “Plan” previamente establecido, y adaptado al tiempo en que cada acción (o reacción) debe desarrollarse. Trataremos de que sea lo más ameno y fácil de entender, con algunos ejemplos.

Así, si tratamos de obtener un fin –el que sea –será necesario, en primer lugar, “marcar” ese fin necesario, de forma y manera, que sea “fácilmente” asumible. Una vez se ha conseguido esto –y no es necesario que todos los que han de participar en ello así lo entiendan –se trata de que: ese “fin necesario” sea “único e importante”, al menos más importante que otros, y se ”convierta” en una cosa, sin la cual no existe sino un “vacío”, que hay que llenar, para que, quien así lo siente, no pueda ya pensar –al menos no con tanta intensidad –como si ya lo hubiera alcanzado. Y, satisfacer esa necesidad –que se ha creado –sea el motivo principal de todo lo que, después, se le va a exigir. Que será, en cada momento, lo que diga que “táctica” se ha de utilizar para conseguirlo.

Así, si se trata de un “Objetivo político”, como suele ser en los tiempos que vivimos, será necesario involucrar en él a cuantas más personas mejor. Así, se tratará de un “fin colectivo” (o se le dará ese aspecto), que, motivando a cuantas más personas sea posible, haga que, cada una de ellas, se sienta como una parte más de ese “todo”. Y, a la vez, imprescindible para el conjunto. (NOTA.- Se usará, para ello, todo lo que sea necesario: los sentimientos –parte muy vulnerable –y, al mismo tiempo “interior” de cada persona, y por lo mismo difícil, en términos generales, de “comunicar”, si no es a otras personas con las que, de alguna manera, se identifica. Con el solo fin de alcanzar el fin previsto. Que, a partir de ese momento, se ha convertido en un “objetivo común”, o así se siente). Esto es, y forma parte, de la “táctica” a emplear. (INCISO.- Lenin, el “padre” del bolchevismo, de infausta memoria, dijo en una ocasión: “la mentira es un arma revolucionaria…” pretendiendo con ello “indicar un camino” –a la vez que una absoluta falta de escrúpulos a seguir a los que, como él, carecían de todo lo que no fuese su propia ambición). Esa táctica, hoy en día, y por mor de que, también el tiempo, y el devenir de los seres humanos, hace que esa acepción, guarde, en muchos casos –no en todos – aversión a esos “métodos”. Por lo que se hace necesario, cuando no imprescindible, un “cambio de táctica”. Y en eso estamos…

Así vemos como se han adaptado otros, de más difícil interceptación, como son –o pueden ser –con frecuencia, los sentimientos, hacia la propia tierra, la cultura, la necesaria diversidad entre los pueblos y las personas, de tal suerte que: cualquier sombra, o sin sombra, de atentar contra ella, suponga –al mirar de esas personas, convenientemente dirigidas –un atentado contra sí mismas. Pero  no están –no del todo – exentos de aquella máxima leninista. Se ha “edulcorado el sabor” pero, el fin, es el mismo: la consecución de un “objetivo”, que se hace sentir como “colectivo”.

Así bien esa “táctica” que, necesariamente, se ha de “adaptar” al inmediato ambiente en que se ha de desarrollar. (Y adquiere, de esta forma, una “elasticidad” y una “adaptación” que, y a veces ocurre, puede “sorprender” a los que son participes de ese movimiento). El que sea. Entra en acción, en ese momento el factor “sentimiento de victima”, o algo así, con el único fin de obtener una reacción, que previamente prevista y PLANIFICADA, conducirá, o al menos es eso lo que se pretende, a aquél fin que, también desde el principio se ha preparado como “objetivo final”. Obtenido esto, y merced a la oposición –también planificada y asumida –que, el contrario va a llevar a cabo, suscita, por ella misma, una “reacción en cadena”, en el tiempo, pero necesariamente unida a esta, que no dará, a cualquier “observador mediano” (léase: medio de comunicación) otra opción que continuar con la “desinformación” –que también se ha preparado, a pesar o no, de los que la practican, y los que la sufren –como si una “reacción preparada de antemano, sea “espontanea”. El resto, a la vista está.

Y así por el efecto “acción – reacción”, convenientemente medido y preparado, se alcanza, o intenta alcanzar, el objetivo propuesto desde el principio.

Únicamente les puede frenar, el “factor tiempo” (y otro más, en el desarrollo de la acción, a lo largo de ese tiempo: el cansancio de la gente). Deberán pues  para ello “radicalizar sus métodos” con el fin de mantener “calientes” los ánimos que, desde el principio, se ha ocupado de soliviantar. (Unos y otros).

Vemos, pues, como las estrategias de unos y otros –pareciendo contrarias –son complementarias. Aún en direcciones opuestas. Y de eso se trata. De formar un TODO, que, aparentando cambiar, ¡no cambia nunca! Y ese es, en realidad, el fin que se persigue. Pero con la prisas por alcanzar aquella “Arcadia feliz”, se oculta, o pretende ocultar, ese fin, que les es común.

Alguien habla de las dificultades que entraña un “cambio social”, en una sociedad que cambia a muchísima velocidad, en la que se crean “necesidades inmediatas” (con la excusa, o pretexto, de “estar al día”) y en la que son los mercados –sobre todo el “mercado financiero” – quienes marcan su “ley”, a través del consumismo desaforado, y de una ABSOLUTA FALTA DE ESCRÚPULOS,  hacia todo lo que son las personas, y por ende las sociedades, como no sea alcanzar el “éxito -que solo lo es hacia afuera- personal”, a costa de lo que sea? (De ahí la necesidad –que ellos tienen –y esto también es “estrategia”, de: crear “mitos”, “ídolos”, “triunfadores” o “victimas” (caso de políticos encarcelados) que duran lo que dura un invierno –o un verano –según la época). NO! Y vemos como: unos quieren “recuperar el fin perdido” –por la causa de que no tienen el poder suficiente para haber evitado su pérdida –caso de ER de Cataluña, y “socios”, y la necesidad, de sus contrarios, de “mantener el orden establecido”. Poniendo en “solfa”, otra vez, aquél “ideal lejano” –y casi perdido –pero ¡ay dolor! Queriendo ser, cada uno de ellos –por separado –el nuevo “salvador”. Es, este error, lo que denota, y hace visible, la fragilidad de la forma, en que quieren –en el caso de que, realmente así lo desearan – y el camino para alcanzarlo. Y, por tanto lo equivocado no solo de su “táctica–que no han sabido “adaptar” – sino también de su “estrategia”.

Y, quien tenga ojos que mire (y lo haga bien, por favor). Y, quien tenga oídos, que oiga (lo mismo).

Nosotros, ya estamos –por lo hartos que estamos, de oír, y ver, siempre lo mismo –les aseguramos que, en esta ocasión, ni vamos a mirar, ni vamos a oír, a nadie de esos “pregoneros” que hablan sin decir nada, y que enseñan lo que, otros, les mandan.

Un saludo cordial y sincero

La redacción.

De los oportunismos, pérdidas de memoria, y otros asuntos… (menores…?) (1ª parte)

Es casi aburrido, y monótono, si otra cosa no, pero, al mismo tiempo, es nuestra obligación -y no solo por hacer justicia a nuestro encabezamiento – recordar, y traer aquí, que todo lo que, los “poderes fácticos” de hecho, ya sea por las armas (tres guerras perdidas llamadas “carlistas” y una cuarta, no propiamente así, pero con amplia participación de estos), o por una “legalidad” impuesta, y heredera de aquellos avatares, y aún de otros de reciente creación (autonomías y otras zarandajas por el estilo)nos hacen “gozar” de un “Estado del Bienestar”, que ya nadie sabe dónde está, ni cómo empezó, cuando aquél “feliz presidente” (Aznar lo recuerdan?) se le ocurrió poner ese “epíteto” a algo que no podía durar, basado cómo  estaba, en el especulación y el “ladrillo”. Y que dio lugar a la crisis económica – que todavía “disfrutamos” la mayoría – y a unos sueldos vergonzosamente ridículos, (y lo que durarán) y aun déficit en la Sanidad Pública, los llamados “recortes”, y los “sablazos” para pagar una deuda galopante, a las arcas de la Seguridad Social (ni zapatero, de infausta memoria se atrevió a tanto), que la han dejado al borde de la bancarrota, amén de otras “adjudicaciones” de “obra pública” innecesaria a todas luces – decimos que ese “Estado de Bienestar”, solo ha servido para llenar los “Archivos de Clientes” de los llamados “paraísos fiscales”. Y las cuentas corrientes de un pequeño -no tan pequeño ya -grupo de “espabilados”.

Así hemos llegado, sin duda alguna, a lo que se puede llamar, con toda razón, una nueva “Desamortización”, exactamente igual a la que hizo aquél infausto personaje que se llamó Mendizábal, en el siglo XIX cuando utilizó, el producto de la venta de los “comunes” -tierra que eran de los municipios, y de la iglesia, y que daban trabajo, y sustento, a muchas familias, que pagaban su “diezmo”, es decir la décima parte, del producto que extraían, a sus propietarios- vendida a los ricos (de ahí nacieron los “latifundios”, que aún perduran sobre todo en Andalucía, y que se utilizó para combatir a los carlistas), y de los que -hoy en día- se benefician -a tanto por hectárea- sus dueños actuales, por cuanto así se asignan las “ayudas” que llegan de Europa, en vez de, como sería lo normal, destinarlas a la producción, en contra, porque ese es el resultado, de los pequeños propietarios, que están llamados a desaparecer- y que Dios nos ayude si eso llegar a ser una realidad…

Hoy se hace de otra manera, como ya hemos dicho. Como? Es sencillo: Privatizando los Sevicios Públicos Esenciales.  (Sanidad, Transportes, Enseñanza, Aeropuertos, etc.etc.). Si eso no es una nueva DESAMORTIZACIÓN, por cuanto esos Servicios se han hecho, y mantenidos, con el dinero público. (No hay “Comunidad  Autónoma” que se libre de esa lacra…). Y no estamos en contra, en modo alguno, con las “Mutualidades” que se van creando con el esfuerzo de sus asociados. No es esa nuestra idea, ni nuestro afán. El Cooperativismo, ha salvado a los pequeños agricultores, casi en primer lugar, y luego a otras actividades -vease el “País Vasco”, como mejor ejemplo- y que tienen como primer objetivo el Bien de sus socios- y, en otros aspectos, otras sociedades sin “animo de lucro”, que cumplen una función social, encomiable. Cosa que no podemos decir de esas “concesiones” que “a dedo”, en su mayor parte, hacen los “poderes públicos”, a cambio, so también, de suculentas comisiones. Tantas que ya parece que “eso” sea lo normal. (¿Lo es en un “Estado de Derecho”? En este, se ve que sí.

Pero nos apartemos del tema que dice el encabezamiento…

Y era, la “perdida de la memoria” y otros administerios…

Se ha perdido, muy interesadamente, hay que decirlo, en aquello que les interesa, como ya viene siendo habitual. No vaya a ser que “cualquier tiempo pasado era mejor…” y sea cierto que se cumpla. Porque, como vamos a recordar –sin tener serios problemas de Legitimidad, y de Ejercicio –todo lo que los pueblos, y sus órganos naturales, que los hacían libres, sean recordados, y, peor aún, exigidos.

Y así tenemos como, los oportunismos de siempre, de los partidos políticos –también como siempre más atentos a su intereses particulares –que al compromiso que tienen con la sociedad, y con su país, se van “desnudando” públicamente, eso sí, “intentando lucir” su mejor cara. Igual que en el cuento aquél de aquél rey, víctima de su propia vanidad, que, engañado por sus sastres, se paseaba desnudo creyendo lucir su mejores galas…

(En esto pensaría, digo yo, ese mismo diputado que ahora luce elegantes corbatas y trajes a juego, en su apariciones públicas –lo recuerdan? Entonces iba “pudorosamente” tapando sus vergüenzas… Si, eso es! Hablo del diputado Albert Ribera) Hoy ya, desnudo de todo pudor, que, con el tema de la igualdad de todos los españoles, se “destapa” contrario a esa actualización –interesada naturalmente para el presidente del gobierno –de  ese “Concierto Vasco”. Pretendiendo que todos los españoles paguemos lo mismo, cobremos lo mismo, y ¿porque no? También nos vistamos igual, y cantemos las mismas canciones… (Digo yo, tal vez el “Cara al sol…”). O habla solamente de los derechos, y no de las obligaciones? Porque, de estas, ya no parece acordarse…

Y los vascos?

Los vascos hacen lo que pueden, pues en este país, de hoy día, llamado España –nosotros llamamos “las Españas” en atención a su diversidad que no a otra cosa –en el que lo único que parece importar, es el “poder adquisitivo” de sus habitantes, y eso, lamentablemente, por encima de toda otra consideración, aprovechan la debilidad de un gobierno –títere, más atento a tapar sus vergüenzas que al gobierno de todos sus pueblos –haciendo esto con total claridad, a la vista de todos, pues todos –los partidos –tienen algún interés allí, y ellos aprovechan esta coyuntura. Como haría cualquier otro en su lugar.

Y los vascos, ¿han perdido su afán por recuperar su memoria, y en consecuencia, volver a reclamar sus Fueros, y su antiguos  privilegios? Esperemos que no.

Los carlistas de esa entrañable tierra, nos consta que no.

Atentamente

Los del Oriamendi

EL GALLINERO… (CON PERDÓN)

Decía (San Gregorio Nacianceno) Cuando hablaba de los “sínodos”, de los obispos de su tiempo que: “..eran lo más parecido a un congreso de patos, en los que todos graznaban, sin ponerse, en nada de acuerdo…”

De manera que, con las debidas licencias, y el debido respeto a sus “Srias”, eso es lo que va a parecer, o se va a convertir el próximo “parlament” de Cataluña. Nos tememos… 

Razones?

 Son más que evidentes. Si son, “los mismos los que bailan con las mismas…”, y, la música que van a tocar, va a ser –también- la misma. Merecía la pena todo este alboroto? 

Merecía la pena enfrentar, incluso a miembros de la misma familia, y a otros que siempre fueron amigos –y que con un poco de suerte (la suerte no existe)-lo volverán a ser, pero con una pérdida de tiempo, que mejor uso se le podría haber dado. Y otras cosas que, por comentadas, y lamentadas, ya no merecen la pena ni nombrar?

 Merecía la pena, hacer soñar con cosas –ahora mismo imposibles- a un montón de gente, de aquí y de allá, que, de buena fe, salieron a la calle, no solo en Cataluña. Sin decirles, al mismo tiempo, como de LARGO, SINUOSO y ESTRECHO, es el camino anunciado?

 Prometer una “Arcadia feliz”, cuando no se pueden ni pagar las facturas! Y los de allá, los que no tuvieron, ni tienen –al parecer- la más remota idea (con la excepción de los navarros y lo vascos) de que “…cuando las barbas de tu vecino veas quemar…”. Y de que cuando, desde estas páginas, y otros tal vez mejor preparados, desde otras tribunas, advierten de ese riesgo. Donde está el “genio” (no tomado ahora como energía de carácter, sino como “sana incredulidad que aviva el ingenio”) español que “prepara” y “aviva” esa sensación? No ha mucho leía, quien esto escribe, un libro de cómo se puede, y de cómo se hizo –por parte del PSOE – ese “adormecimiento” del genio español. Tal vez en otro momento, copiemos aquí alguna de sus páginas. Cuando, hoy una “vieja gloria” de ese partido –por supuesto constitunacionalista-  decía a voz en grito: “…vamos a dejar a España que no la va a conocer ni la madre que la parió…” (Lo recuerdan, los de más edad? Si, ese mismo Alfonso Guerra, orgulloso “procer”  que  ya “vive de rentas”). Pues así es. Ya no la conoce ni esa “sabía señora” que es la Historia –común- y que la hizo GRANDE. Y, con ella,  a TODOS los pueblos que la forman.

 Y, si el Parlament, de Cataluña, es el “gallinero”, el “Parlamento “español, debe de ser (Ah! Pero es que no lo es?) la “granja”. Y recuerdan uds. ese libro, famoso ya, de “rebelión en la granja”, y de quien es el instigador, que luego traiciona a sus compañeros –haciéndose “compañero” del dueño, el granjero- lo recuerdan? El Cerdo! Les recomendamos, muy sinceramente, que lean ese libro…  (“Rebelión en la granja..” George Orwell) podrán aprender, con perdón, mucho de él.

 Y, si, nuestros jamones son famosos en el mundo entero. Y los hay de muchas clase y orígenes, cómo no! Pero antes de ser “jamón”, ¡que pasa primero con el cerdo? (Sin mala intención, naturalmente…)

 Solo quería, quien esto firma, hacerles –con su permiso- reflexionar un poco antes de tomar alguna decisión, ya sea traída desde la cabeza, o desde el corazón, sin mirar, y ver, lo más lejos posible, sus más que probables consecuencias….                                

                                                                                  Atentamente

                                                                                                        S.M.O. (el hijo de un labrador…)

“EL CANTO DEL CISNE…”

Se refiere a la última obra o actuación de una persona, generalmente utilizada cuando dicha acción fue positiva. Puede decirse que el cisne no canta nunca, sino que produce un sonido parecido a un graznido, como un ronquido sordo, pero la cultura popular sostiene que, justo antes de morir, este animal emite un canto llamativamente melodioso como premonición de su propia muerte. 

No es nuestra misión ser agoreros de nadie, y contra nadie. Pero, nos sobra experiencia (Casi 200 años nos avalan) que cuando una cosa es imposible, por si misma, por atractiva y buena que pueda parecer hay que “cotejarla” con la realidad y ver si tiene, o no, en el plazo inmediato, posibilidades de realizarse. Si no es así, será de razón, el aplazar su ejecución –sin que esto quiera decir, en modo alguno que se renuncie a esa idea, o Ideal – pues sería como “cortar al árbol su nuevo brote”, solo porque no da, el fruto apetecido, en el tiempo que nos parecía –o queríamos, por la razón que fuera –y no es de ese modo….

 Algo  así ha sucedido en Cataluña con el llamado “Procés”. Y se ha “jugado”, mejor no se han tenido en cuenta, los sentimientos de muchas personas que, teniendo un derecho inalienable, por cuanto cada hombre, y por lo mismo, cada sociedad, o pueblo, o conunto de pueblos  con raíces comunes, tiene derecho a elegir lo que cree es mejor para si mismo, y para otros. También para su futuro, no se ha tenido en cuenta ese tiempo necesario. Y se ha pretendido –y así se ha hecho, como a modo de un “melodioso canto” –igual que el cisne –ocultando que: el tiempo necesario para ello, no es, no era, el que ellos anunciaban. Y que solo podía tener –visto el desarrollo de los acontecimientos – y  de quiénes están “enfrente”. Era, de todo punto, imposible cumplir los plazos anunciados…

 Y, ahora, entrar en elucubraciones –más o menos bien intencionadas –en cuanto buscar la verdad de tantas “prisas”,  no será otra cosa que divagaciones, y asuntos que no son otro cosa que: “vender humo”. O como decimos en Castilla “Humo de pajas…”  Es decir: NADA POSITIVO, que no sea evitar: llevar a la “luz pública” algo que todos, y cada uno, de nosotros, intuimos como única razón, para ocultar las cosas que, en no demasiado tiempo, será evidentes. Aunque solo sea por el tamaño que tienen. Y, también, también por lo mal que huelen.  Y, en eso, por razones diversas –y personales de cada uno de los “artífices” del “proceso”, muy interesados en que no sea así– es donde nos hallamos ahora.

 No vamos llenar esta página con diatribas y comentarios de que ¿Porque si todos van a lo mismo: la “creación de un nuevo Estado”, no aúnan esfuerzos en lo que debería ser la “Causa común”? Sencillamente, porque se trata en primer lugar, de una ambición ESTRICTAMENTE PERSONAL.  Y conlleva, por sí misma, el olvido, o por lo menos el apartamiento, o aplazamiento,  de ese “Interés General” que debería ser la primera causa, y el primer objetivo a conseguir.

 Los hechos son tozudos, e inapelables una vez realizados. Y volveremos, otra vez a lo mismo. Con otros “cantos” muy similares a estos. Y todos, mientras no se demuestre otra cosa, con el mismo fin.

 Ahora iremos, quien vaya, a unas nuevas “elecciones”. Elecciones que, de haber sido convocadas cuando todavía tenía el poder de hacerlo (no ahora desde un “exilio”, más o menos, “cómodo y repartido con otros”) habrían supuesto la no aplicación de ese, famoso ya, artlo. 155, Y también un “paso hacia adelante”, completamente distinto al del que ahora se anuncia a “bombo y platillo”. Y de consecuencias a nivel de toda España. Y de sus “comunidades autónomas” (Y de esto ya advertimos en nuestras páginas anteriores) como es: “abrir la puerta, a toda intervención estatal” en cualquiera de las diez y seis restantes. Cataluña es, póngase cada uno como quiera, el “ensayo, previo y necesario” para todo lo que pueda venir. (Eso sí, tras escuchar un “melodioso canto…”)

 Déjese engañar quien lo quiera ser. Déjese seducir por el “canto del cisne”, hermoso en su entonación, quién no quiera otra cosa que sus “ensoñaciones”, y olvide, si es que puede, el final, que encierra en sí mismo.

 Nosotros, que no somos “oidores” de “cantos de sirenas”, ni de cisnes, ni tampoco de otros que, lamentablemente, solo “llenan el corazón” –y “enturbian la cabeza”, dicho sea de paso –solo queremos traer, para todos uds,, amigos lectores, nuestra humilde, pero muy sincera, voz. (Aunque sea por “escrito”).

 (NOTA.- Teníamos emisoras, y diarios, y revistas, pero “el régimen anterior”, y, las que se salvaron, el “actual”, se encargaron de cerrarlos, y crear un “silencio adecuado”. A sus intereses. Claro. Pero no podrán ¡NUNCA! Silenciar nuestra voz… Aunque, alguna vez, “suene” algo desafinada, o bronca, o sin un “ritmo adecuado”. A los “finos de oído”, desde ahora mismo, les pedimos disculpas…)

.                                                                                                                                Atentamente

La dirección

Los “apóstoles” de la Moral… (con su permiso…)

Cuanto más se habla de la “libertad de expresión” –si es que alguien ha respetado ese aforismo, en su totalidad, si es que ha sido respetado alguna vez –a que viene ahora, y hablo de los “medios de difusión”, el “escándalo” ese de la Policía Urbana de Madrid? En que, un grupo de compañeros de trabajo, del trabajo que sea, pues ese es uno tan digno como cualquier otro, y llevado a cabo por personas que son igual que el resto de mortales, con sus ideas y opiniones exactamente igual que los demás. Vienen esos “apóstoles morales”, o que pretenden “velar” por la moral ciudadana, y “hacen leña” durante todo el tiempo que les da la gana –y no es poco precisamente –del tema en cuestión. Con que fin? Para “escandalizar” a los televidentes, o a quienes les escuchan a través de sus emisoras de radio. Y, repito con que fin?

Cuando, esos mismos medios, “seleccionan” las noticias, a modo y manera, (o gusto) de quien les “paga” el producto. ¿O no es así? O es que, en otros casos –por ejemplo en tiempo de elecciones –dan a todos los candidatos el mismo tiempo, y a horas equivalentes, y con igual de oportunidades? (Y no hablamos de los que  son directamente excluidos).

Los medios de difusión, son ante todo, y sobre todo, Empresas privadas. Y como tales tienen una serie de accionistas, que quieren cobrar –legítimamente –unos beneficios por su inversión. Pero eso, pregunto, es suficiente razón para hablar, programar, “conducir la opinión”, o lo que es peor formar la opinión, de  los televidentes, o radioescuchas, según les interese al “poder” de turno, o al que más “pague” por sus “servicios”? y es algo tan evidente, como difícil de demostrar, si es que vamos a ello. Pero, en el “sentir común” de las gentes, así es. ¿O no?

Y cuando hay “cadenas” que se ocupan de traer a “la luz pública”, todas la “vergüenzas”, y “desvergüenzas”, de los “famosos”. Eso no es un atentado contra las buen costumbres, la moral, y la “formación de opinión” de los espectadores? ¿Entonces?

Un “cargo público”, lleva implicado en si mismo, que su trabajo, su forma de pensar y comportarse, sea “juzgado” por los ciudadanos, sea cual sea su trabajo, profesión etc. Pero romper lo que supones es una “conversación entre amigos”, que: Primero dice muy poco en “favor” del amigo que lo difunde. Segundo es “hacer leña” por parte de esos medios sensacionalistas, más atentos a sus propios intereses, que a esa “supuesta vigilancia y defensa de la moral pública”. Esto es así, le pese a quién le pese.

(NOTA.- Debiéramos, tal vez, cambiar el encabezamiento de este artículo, y poner, por ejemplo “Los vigilantes de la Moral”. Pero nos ha parecido, más grave, y por lo mismo más “profundo” el que le hemos puesto).

Por otro lado, esos “demócratas de toda la vida”, que se escandalizan, por esos temas, y hacen caso omiso de otros más importantes, de los que no hablan, tal vez deberían estar más atentos a los problemas reales, y dejar de dedicar, horas y horas, y día tras día, a lo mismo siempre. Pero, no, hay que ser sensacionalista, y cuanto más abyecto –eso sin llegar a faltar al “buen gusto”, no vaya a ser que…  -mejor para los “índices de audiencia”.

Cuando empezó la “Transición política”, en un Aplech Carlista, en la montaña de Montserrat, un carlista, viejo, y por lo mismo veterano ya en los quehaceres políticos, (D. Mauricio de Sivatte, q.e.p.d.) advertía: “… y que bien que vamos a estar todos, en este nuevo régimen, con tanta gente que se va a cuidar de que nada malo nos ocurra”. En ese “nada malo” a lo que se ve, está, también, la atención y  la información de lo que hacen, “los chicos malos”, esos de la policía, para que no nos fiemos de ellos.

Eso sí, ¡VUVA LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN! (pero en privado y según quien escucha, no vaya a ser que…)

Un fuerte abrazo a todos.

Editorial

Estamos oyendo, estos días -días de una inquietud, constante, y preocupante- por las calles de las ciudades y pueblos, no solo de Cataluña, sino también de otras tierras de España, unos calificativos, (de uno y otro, pues hay para todos los gustos –más diríamos nosotros –según el estado de ánimo de quien habla) refiriéndose a los comportamientos de muchos “líderes políticos”, y de sus seguidores, unos calificativos, que lejos de contribuir a la “calma general”, antes ayudan a enconar, rencillas, de unos contra otros.

No es bueno confundir las palabras, que no son lo mismo, y, si, solamente hacer una aclaración de los términos (para aquellas personas, no demasiado “duchas” en los términos utilizados). Dicho esto, sin pretender, otra cosa que la “adecuación”, si se nos permite, del término, de cada una de sus acepciones. Y que, cada uno, aplique, a su vocabulario, o voluntad, lo que mejor le plazca. La nuestra es la de que todo esto no fuera una razón –antes bien, los insultos son una “sin-razón” – para la vida cotidiana. Pues el respeto a la opinión, y más que a la opinión, a todas las personas -sea cual sea aquella – este por encima de toda diferencia –legitima – en su origen y en su pretendido, y noble fin. Suponiendo, en todo caso, que así sea ese fin.

Dicho esto… (Lo tomamos “prestado” de los diccionarios, de “uso común)

Mercenario

Un mercenario (del latín merces, – edis, «pago»), es un soldado o persona con experiencia militar, que lucha o participa en un conflicto bélico por su beneficio económico y personal, normalmente con poca o nula consideración en la ideología, nacionalidad, preferencias políticas o religiosas con el bando para el que lucha. Generalmente se les menciona como asesinos a sueldo, sicarios, etc. Sin embargo, cuando este término (mercenario) se usa para referirse a un soldado de un ejército regular, se considera normalmente un insulto a su honra.

El soldado, que representa a su nación, está dispuesto a luchar por una causa que es de su comunidad o país. Sin embargo, el mercenario lo hace solamente con ánimo de lucro. De ahí que a los mercenarios se les conozca también como soldados de fortuna.

También se les llama mercenarios a las personas que trabajan o actúan a cambio de dinero o de un beneficio personal, y sin motivaciones políticas, filosóficas, ideológicas o religiosas.

Cipayo.-

MILITAR Se refiere al soldado, o a la tropa, que sirve a un gobierno extranjero a cambio de dinero.

MILITAR despectivo: Mercenario, soldado a sueldo no pierdas el tiempo hablándole al cipayo de ideales y utopías

Y, no es, ya, hora de buscar responsabilidades en quien – sin duda alguna las tiene – pero nosotros pensamos, y creemos, que: después de todos los avatares – que sin duda alguna tienen una “naturaleza transitoria” – quedan SIEMPRE, las personas que forman los pueblos. Y que, esos pueblos, no deben, no deberían, cometer de nuevo, “errores heredados”. Pero si la cerrazón, y la tozudez, que no sirven sino a otros fines – sea cual sea el término utilizado – para designar a los responsables de un hecho, pero de fines, generalmente muy alejados, casi siempre, de lo que se ha dado en llamar “el Bien Común”, si ese es el fin… Entonces, ambos términos, tienen razón suficiente para ser aplicados, a quien se les quiera, o pueda, aplicar…

Y, nosotros, los del Oriamendi, somos, solamente, gente que tiene un Ideal, un Ideal de hermandad entre todos los pueblos. Entre iguales (“Inter pares”, que dicen los “Libros del Derecho Legítimo”, del “Derecho Natural” pues, quién pudo, no nos hizo iguales, en lo absoluto del término, pero si iguales, en derechos y libertades, y obligaciones), y por esa misma razón, si lo queréis calificar, hacednos el favor -o si no tampoco es importante- y dejadnos con ese Ideal, del que hemos hecho norma y conducta de nuestro “día a día”.

Un cordial saludo

El Equipo de Redacción

De las autonomías…

Estamos, Sr. Director, no el “espacio tiempo”, si en el “espacio mental” y “anímico”. Sobre todo después de ver –y oir – a los “medios de difusión”, en los primeros años, por origen y en los siguientes cien después, por la práctica, del siglo XIX. Año en que, en España, y en sus Reinos, Principados y Señoríos, se abolieron de “facto” y por la fuerza de las armas,TODAS LAS ANTIGUAS LEYES, que eran la GARANTIA, y la salvaguarda de sus antiguas Leyes y Privilegios.

Las Guerras Carlistas no fueron otra cosa que la RESISTENCIA POPULAR a ese atropello. Repetido en cuatro ocasiones (en la última, después de haber contribuido –los carlistas de todas las regiones –a esa victoria (ahora con “v” minúscula, vista la traición de los “vencedores”) que luego fue arrebatada, a todos, por la voluntad de un general, que no deseo, por conocido, nombrar aquí.

Vengamos al “ahora”, y a ese “rumor” que se escucha, primero tímidamente, y ya veremos si después a “bombo y platillo”, si se llega a abolir la Generalitat de Cataluña, a los restantes territorios –que les convenga –a saber: Navarra, País Vasco, y Castilla la Mancha. Cada uno con sus particulares modos, costumbres y culturas. Vengamos a ese “rumor” e intentemos, si quiera al nivel de lo posible –con la salvedad que da el “estar mosqueado” y visto lo visto –a averiguar, en el terreno de las posibilidades. Vamos a ello.

A quien “apuntan” los rumores? Veámoslo:

Navarra.- Antiguo Reyno de Navarra. (Esta “comunidad autónoma” ahora, negoció, con el gobierno de Adolfo Suárez, el AUTO ACORDADO de 1713, el mantenimiento del Fuero!) Fuero que nunca, nunca, nunca, ni el mismísimo “generalsimo”, pudo arrebatarles. (Luego han venido las “modernidades” y los “amejoramientos” –por la “parte que no suena” –del mismo). Y se han cambiado, para “mejorar y modernizar” las representaciones de los “valles” “anteiglesias” etc, que ahora es a través de los partidos políticos.

El “País Vasco” (otra “comunidad puesta en el “punto de mira” del gobierno del 155). El “Concierto Vasco” que permite que, en esa comunidad, no solamente sean más altos los salarios y el “nivel de vida”, sino que es una potencia –todavía lo es hoy –un lugar de España, donde el “nivel de paro” es sensiblemente menor que en el resto del país. Además de un control de los impuesto, y del propio gasto, que les permite, además de otras cosas, esa “proximidad” a sus habitantes y ciudadanos, para el mejor resolver sus problemas diarios. (Ya no existe la ETA, ni nada parecido, afortunadamente).

Y Castilla-la Mancha? Que tiene CASTLLA-La Mancha?

Pues tiene, primero, poca población. Y segundo muchos kms cuadradios de superficie. Gran variedad de productos agrícolas, puede ser fácilmente “colonizada”, cuando esos srs (?) del centro, quieran transformar en “Las Vegas” o en lo que les convenga, esa inmensa planicie. Pero, además un gobierno regional SUPERDEBIL, (PSOE- Podemos) que poca, o ninguna, oposición pueden hacer (no hablemos del PSOE, por no llorar, o por no insultar a nadie) si ese asunto llegara a producirse. O es que, alguno, con buena voluntad, puede creer que eso no se produciría, después de un “Bombardeo” incesante y machacón de las “ventajas” que supondría ser una “ciudad del ocio” –como ya se intentó con la Sra Esperanza Aguirre, con la nuevas “Vegas” de infausta memoria – estamos “viendo visiones”. Ud. Que piensa Sr. Director?

Y ahora, con dolor, a Cataluña…

Si aplican ese artículo, pasándose por el “arco del triunfo”, todas las precauciones –y todos los respetos –debidos, no será esta cosa, otra que: un “ensayo general” para lo que vendrá después. Y en eso están, sobre todo, sobre todo esos “adalides” de la “igualdad de todos los españoles” (Cs. Ciudadanos, o sus “jefes electos”). Mentirosos compulsivos de “flaca memoria” cuando se trata de cumplir las promesas que hacen a su electorado. Tener los mismo derechos, y las mismas obligaciones, no quiere decir ser, ni estar, “uniformados”. Y eso conviene que este, diáfanamente claro.

Hay, en la Plaza de los Fueros de Pamplona, un monumento a esas “viejas leyes” (Lege zaharra) que permite tener presente desde aquel lejano, ya 1713, ese “Pacto inter pares”, lo que un pueblo tiene derecho a consevar y mantener, con respecto a otros pueblos con los que comparte, historia y anhelos de ir, -cada día-, la vida de sus habitantes, no para ser la envidia, de los que le son limítrofes, sino para avanzar con ellos. Mientras estos mismos pueblos sean también fieles a si mismos, una Historia Común, un destino mejor, y un “ir hacia adelante”. La pérdida de esa libertad, por cualquiera de ellos, no será, si no el principio de un “efecto dominó” que acabara con todos, poco a poco, paso a paso, en pos de un centralismo jacobita, que nunca fue, NUNCA, la constante idea, y el primer sentimiento, de cualquier español, haya nacido donde haya nacido.

No comparto yo ninguna de las tesis “nacionalistas” tan en voga. Pero si entiendo que: humillar, como se pretende, a un representante de un pueblo –y eso no lo digo yo, lo han dicho esos “ganadores”, pues de eso es de lo que van –no es la forma, ni la manera, de querer llegar a acuerdo alguno.

Todos esos que “añoran” la vuelta a aquella modernidad, cuyas desgracias, aún estamos sufriendo. Y a sabiendas, que mi humilde opinión, les importa un bledo. Les diría: que un poco menos de arrogancia, egoísmo, y un algo más de generosidad con sus votantes, ya que sus conciudadanos, les importan un bledo (o menos)

 

Muchas gracias Sr. Director.

 

Más de lo mismo…

“Mientes tú, y quien te lo ha ordenado…”

(Capitán Comunero Juan Bravo. Castellano Leal.)

A: Carlos I. Guerra de la Comunidades. Castilla. Siglo XVI

Y, sin embargo la historia parece, repetirse – ¿O no?- en el siglo XXI.

En la “sacrosanta constitución”. Perdón! INTOCABLE -para los ciudadanos de a pie- Constitución, se dice que el Jefe del Estado, es el “arbitro” que debe ordenar, y, justamente, mediar entre las partes, con miras al mejor entendimiento entre las mismas… (También en el discurso que leyó, el ahora “emérito rey”, en su “proclamación”, y que se escribió en los “billetes de curso legal” entonces – ¿alguien guarda alguno? – se podía leer: “…para la Corona, y para todos los organismos del Estado, todas las aspiraciones son Legítimas. Y todas deben, por el Bien Común, limitarse recíprocamente…”.

Claro que aquellos billetes desaparecieron… (¿La “proclama” también? Pregunto)

Pues ha quedado, diáfanamente claro, que es así. En este siglo, recién comenzado. (Ojala! No lo necesitemos, entero, para “desfacer este entuerto”). Ojala!

Pues por más de una ocasión, y así se ha visto –y lo ha visto todo el mundo mundial – ese “arbitraje”, por el actual ocupante de la Jefatura, NO SE HA PRODUCIDO. No nos extenderemos en detalles que todos conocen. No hace falta. Pero lo que pueda venir, y ojala no sea nada irreparable – bastante habrá con arreglar lo estropeado – que lamentemos, los causantes, y los que no, todo este desaguisado, que se está produciendo. Y que, al parecer continuará, unos días aún.

Aquí, en Cataluña, no siempre se han hecho reivindicaciones independentistas. El “himno de “El segadors”, actual himno adoptado como “nacional”, era en su origen, una reivindicación social, como tantas otras, en tantos lugares de España y del mundo. Uno de sus “gritos” que sus participantes daban era: “Visca el Rei, i mori el mal govern!”. (“Viva el Rey, y muera el mal Gobierno”). Ese grito de entonces, no sería, hoy, posible, vista la alocución que, por dos veces, ha hecho – públicamente – el actual “Jefe del Estado”. Que, también se ha de decir, se hubiera comportado como un “arbitro”.

Hoy toma actualidad, aquello que, el “Comunero” Juan Bravo, dijo al emperador Carlos I, cuando en la Guerra de las Comunidades, y perdida esta, fue juzgado, y condenado, junto con otros dos Jefes Comuneros, que osaron enfrentarse, con el respaldo de su pueblo, no contra la autoridad del Rey, que no se discutía, sino contra leyes, y costumbres foráneas, que, sus consejeros le imponían.

No hay aquí gentes de afuera –por lo menos no a “la vista” –que hagan esa función de “consejeros” –no a la vista –pero si que, en algún lugar, alguien o algo, o la simple “no responsabilidad” que también “consagra” la constitución del 78, cuando dice: “…los responsables de los actos de la Corona, serán quienes los refrenden…”, no hace falta pues buscarlos. Pero sí que se pueden sentir defraudados –y muy defraudados –los que, de buena fe confiaban en esa mediación, o “arbitraje”. No es ese nuestro caso. Hablo de los carlistas. Que no esperábamos, aunque nos habría gustado equivocarnos, que fuera de otra manera.

(NOTA.- Hay quien esperaba un “apoyo”, distinto del logrado, de la Europa esa… Esa que no es una “Europa de los pueblos” sino de los Mercaderes. Y ahora tienen su respuesta. Lastimosa en Verdad. Ahora, y cada día más, se ve, cada vez más claro, cual es DEBER de cada uno…)

Un castellano Leal